De­nun­cian an­te la Guar­dia Ci­vil la po­da sin per­mi­so de un car­ba­llo cen­te­na­rio en Val do Ca­rrio

Los au­to­res ale­ga­ron a los due­ños que te­nían per­mi­so del Con­ce­llo y que ac­tua­ron por la pre­sen­cia de ra­mas se­cas so­bre un te­ja­do

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - JA­VIER BE­NI­TO

Una po­da ex­tre­ma de un car­ba­llo cen­te­na­rio en Val do Ca­rrio, de gran be­lle­za por su por­te y di­men­sio­nes, se efec­tuó el pa­sa­do fin de se­ma­na sin per­mi­so de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria. Un ejem­plar que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­clu­so me­re­cía la ca­te­go­ría de Ár­bo­re Sen­llei­ra y que aho­ra se en­fren­ta­rá al di­fí­cil re­to de so­bre­vi­vir. Que­dó es­quil­ma­do, co­mo la­men­ta­ba ayer En­ri­que Cou­so, quien pre­sen­ta­ba de­nun­cia en el cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil de La­lín. Nin­guno de los seis her­ma­nos Cou­so Souto, due­ños del ár­bol por trans­mi­sión he­re­di­ta­ria, ha­bían au­to­ri­za­do esa ta­la. Su au­tor ha es­gri­mi­do que te­nía luz ver­de del Con­ce­llo pa­ra lle­var a ca­bo esas la­bo­res sil­ví­co­las.

En­ri­que Souto se mos­tra­ba ayer cons­ter­na­do por el es­ta­do en que ha que­da­do el car­ba­llo. «Era una ma­ra­bi­lla, moi bo­ni­to e a xen­te vi­ña a mi­ra­lo», ex­pli­ca- ba so­bre es­te car­ba­llo cen­te­na­rio. Es­te ve­cino de Val do Ca­rrio in­clu­so di­ce que hay fuen­tes que si­túa su ori­gen en la fe­cha de un pa­zo co­lin­dan­te, en torno a se­te­cien­tos años. Al mar­gen de la edad real de es­te ár­bol, con­ta­ba con una al­tu­ra de unos 25 o 30 me­tros que que­da­ron re­du­ci­dos «a 10 ou 12 co­mo moi­to», re­fe­ría uno de sus co­pro­pie­ta­rios. Cuenta con dos tron­cos, con más de un me­tro de diá­me­tro en la ba­se, y tras la po­da rea­li­za­da que­dó to­tal­men­te diez­ma­do en sus di­men­sio­nes, co­pa y ra­ma­je.

Cor­ta ile­gal

El do­min­go se en­te­ra­ba En­ri­que Souto de lo ocu­rri­do y pe­día a uno de sus so­bri­nos que in­da­ga­se lo ocu­rri­do. Pu­do cons­ta­tar que una grúa con ces­to ha­bía lle­va­do a ca­bo esa po­da del ro­ble el sá­ba­do y que ha­bía pe­di­do ex­pli­ca­cio­nes a Ma­nuel Va­re­la, de­nun­cia­do co­mo au­tor de los he­chos, se­gún re­co­ge la de­nun­cia de la Guar­dia Ci­vil. Ar­gu­men­tan a la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria del car­ba­llo tener au­to­ri­za­ción del Con­ce­llo, sin que la mis­ma fi­gu­re por es­cri­to, se­gún in­ci­día En­ri­que Souto, aun­que pu­do ha­ber­la pre­sun­ta­men­te de for­ma ver­bal de al­gún con­ce­jal del go­bierno.

La úni­ca ar­gu­men­ta­ción que le dan des­de la par­te de­nun­cia­da a En­ri­que Souto «é que es­ta- ba se­co e ti­ña po­las se­cas que po­dían caer no te­lla­do dun al­pen­dre on­de gar­dan o ca­rro». Pe­ro nie­ga que el ro­ble es­té se­co y que en to­do ca­so si ha­bía al­gu­na ra­ma que po­día caer so­bre esa pro­pie­dad no era ne­ce­sa­rio efec­tuar una po­da de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, que po­ne en pe­li­gro ese ár­bol cen­te­na­rio. Ade­más na­die se ha­bía pues­to en con­tac­to con él pa­ra co­mu­ni­car que cor­ta­rá esas ra­mas. El de­nun­cian­te in­ci­dió en que se em­pleó una grúa con ces­to pa­ra aco­me­ter esas la­bo­res,

El ár­bol me­día al me­nos 25 me­tros, que que­da­ron re­du­ci­dos «a 10 ou 12 co­mo moi­to»

re­ti­rán­do­se mul­ti­tud de ra­mas y cor­tán­do­se los tron­cos prin­ci­pa­les a po­ca al­tu­ra.

En­ri­que Souto es­pe­ra que aho­ra se de­pu­ren res­pon­sa­bi­li­da­des. Ade­más de la de­nun­cia an­te la Guar­dia Ci­vil, que su­pon­drá una in­ves­ti­ga­ción del Se­pro­na, tam­bién se co­mu­ni­ca­ron los he­chos a Me­dio Am­bien­te. El de­nun­cian­te quie­re que el Con­ce­llo de La­lín cla­ri­fi­que si al­guien, aun­que sea de for­ma ver­bal, lle­gó a au­to­ri­zar esa ta­la pa­ra que tam­bién se asu­man res­pon­sa­bi­li­da­des.

Los pro­pie­ta­rios quie­ren que se de­pu­ren to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des por lo ocu­rri­do

J. B.

En­ri­que Souto po­sa del car­ba­llo po­da­do en Val do Ca­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.