Pro­ta­go­nis­ta

El pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­lano Ra­fael Po­leo es­tu­vo es­tos días en De­za y ana­li­za la si­tua­ción de su país

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - I. U. P. / J. B.

A Ra­fael Po­leo (Venezuela, 1937) se le pue­de de­fi­nir co­mo po­li­fa­cé­ti­co. Ha si­do acu­sa­do de per­te­ne­cer a la CIA, ocu­pó di­ver­sos car­gos en el par­ti­do Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, se exi­lió en el 2009 a Mia­mi,... Des­de allí ejer­ce co­mo pe­rio­dis­ta y di­ri­ge los me­dios Ze­ta y El Nue­vo País. Con­si­de­ra que la pie­dra an­gu­lar del fu­tu­ro ve­ne­zo­lano pa­sa por di­ri­mir la si­tua­ción po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca del área de las bo­cas del Ori­no­co, que se con­si­de­ra la ma­yor re­ser­va de pe­tró­leo del mun­do. Por ello, asu­me que di­fe­ren­tes ac­cio­nes de la Unión Eu­ro­pea —co­mo el per­dón de las san­cio­nes a Cu­ba— o de Es­ta­dos Uni­dos —co­mo la ace­le­ra­ción del pro­ce­so de cla­si­fi­ca­ción de per­te­nen­cia del Ori­no­co por par­te del se­cre­ta­rio del go­bierno de Do­nald Trump y hom­bre de Ex­xon Mo­bi­le, Rex Ti­ller­son—. Po­leo se en­cuen­tra es­tos días de pa­so por De­za, jus­to cuan­do hoy Venezuela se pro­nun­cia so­bre una con­sul­ta po­pu­lar que pue­de mar­car el rum­bo del país ca­ri­be­ño.

—¿Co­no­ce mu­cho Ga­li­cia? —He lle­ga­do a co­no­cer­la. He te­ni­do a mu­chos ami­gos ga­lle­gos. En 1986 fue la pri­me­ra vez que vi­ne, por­que es­ta­ba en la co­mi­sión de turismo ru­ral, en eco­no­mía en la Cá­ma­ra de Dipu­tados de Venezuela, vien­do la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar turismo ru­ral en Venezuela. Aquí me lla­ma la aten­ción de que no se ha­ya de­sa­rro­lla­do con las po­si­bi­li­da­des que hay del cam­po. El cam­po ga­lle­go es su­ma­men­te her­mo­so y aco­ge­dor por la gen­te, por la co­mi­da, por to­do lo que ofre­cen los paisajes, eso va­le mu­cho. —¿Qué es lo que más le gus­ta? —La gen­te y el pai­sa­je. Aun­que el pai­sa­je es va­ria­do, pe­ro a mí me gus­ta el pai­sa­je de la zo­na cen­tral es­pe­cial­men­te. El cam­po aquí es ab­so­lu­ta­men­te ex­cep­cio­nal. —Us­ted es­tá afin­ca­do en Mia­mi. ¿Cuán­to tiem­po lle­va allí? —Es­tá co­rrien­do mi oc­ta­vo año de des­tie­rro, con or­den de apren­sión de un tri­bu­nal ve­ne­zo­lano, des­de el 16 de sep­tiem­bre de 2009, por ha­ber re­cha­za­do que Hu­go Chá­vez fue­ra so­cia­lis­ta y ha­ber des­cri­to có­mo es que Hu- go Chá­vez fue un fas­cis­ta tí­pi­co. Yo he si­do se­cre­ta­rio po­lí­ti­co na­cio­nal de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, es el co­rres­pon­dien­te del PSOE en Venezuela. Y me lla­mó la aten­ción cuan­do vi­ne co­mo de­le­ga­do de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca pa­ra ver qué era lo que se pre­pa­ra­ba en el con­gre­so del 2000, que fue un pun­to de in­fle­xión del PSOE, que gen­te co­mo Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, gen­te co­mo Tri­ni­dad Gi­mé­nez, veían con sim­pa­tía a Chá­vez, lo veían co­mo un so­cia­lis­ta. Me mi­ra­ron ra­ro cuan­do tra­té de ex­pli­car­les que era un fas­cis­ta tí­pi­co. No ha­bía nin­gu­na di­fi­cul­tad en iden­ti­fi­car­lo, por­que te­nía to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas. —¿Có­mo vi­vió la re­cien­te sa­li­da de Leo­pol­do López de la cár­cel? —Leo­pol­do co­rrió un ries­go muy gran­de; yo le quie­ro mu­cho des­de que co­men­zó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca ha si­do co­mo un her­mano me­nor de mu­chos an­ti­guos po­lí­ti­cos ve­ne­zo­la­nos. Ve­mos con afec­to y con apre­cio una fi­gu­ra po­lí­ti­ca; se ha pre­pa­ra­do muy bien, le fal­ta al­gu­na ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca pe­ro eso se lo­gra. Yo pien­so que se­rá pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en al­gún mo­men­to. Nos ale­gró mu­cho, era al­go que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do. Yo pien­so que el pró­xi­mo go­bierno de Venezuela tie­ne que ser de uni­dad na­cio­nal, por­que nin­guno de ellos tie­ne fuer­za in­di­vi­dual pa­ra go­ber­nar so­lo. —¿Es Ga­li­cia un des­tino atrac­ti­vo pa­ra la cú­pu­la de Ma­du­ro? ¿Por qué?

—No, mi­ra, la cú­pu­la ma­du­ris­ta an­da bus­can­do dón­de re­fu­giar­se y es­ta es, ca­si yo di­ría, la di­fi­cul­tad fun­da­men­tal. El obs­tácu­lo más im­por­tan­te a la nor­ma­li­za­ción a la vi­da po­lí­ti­ca en Venezuela es que los je­rar­cas del ré­gi­men han si­do se­ña­la­dos, en al­gu­nos ca­sos, por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Pe­ro sí es sa­bi­do que hay, por par­te del Go­bierno es­pa­ñol, una dis­po­si­ción a re­ci­bir en asi­lo a los je­rar­cas del ré­gi­men ve­ne­zo­lano. Es­ta con­duc­ta muy in­te­li­gen­te del Go­bierno es­pa­ñol, fa­ci­li­ta­rá en al­to gra­do el cam­bio po­lí­ti­co en Venezuela. —En sus úl­ti­mos tuits es­tá muy pre­sen­te la con­sul­ta po­pu­lar de hoy, ¿qué efec­tos es­pe­ra? —Esa con­sul­ta va a de­mos­trar ya de una vez por to­das de una ma­ne­ra que po­dría­mos lla­mar le­gal el re­pu­dio a Ma­du­ro. Es­pe­ro que aquí la opi­nión es­pa­ño­la es­té en­te­ra­da de las pre­sio­nes es­pan­to­sas que ha­ce el ré­gi­men pa­ra que la gen­te no va­ya a vo­tar. Por­que ellas son per­so­nas muy pri­mi­ti­vas en lo personal. El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (Mai­kel Mo­reno) es­ta­ba cum­plien­do con­de­na por un ho­mi­ci­dio. Ma­tó a un se­me­jan­te. Y ese es el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Y que co­mo juez y co­mo abo­ga­do es una bi­rria. Es­ta­mos vi­vien­do una si­tua­ción de la cual si no fue­ra trá­gi­ca te reirías, por­que ellos lo que te dan es ri­sa. —¿Cree que va a ha­ber mu­cha par­ti­ci­pa­ción?

—Va a te­ner mu­cha par­ti­ci­pa­ción. Aun­que los re­sul­ta­dos se­rían en otras con­di­cio­nes un 15 o un 20 % ma­yo­res. Pe­ro va a ha­ber un cla­ro re­cha­zo al ac­tual ré­gi­men, va a ha­ber una cons­tan­cia de un re­cha­zo, que no so­la­men­te es que la opo­si­ción reúne con­cen­tra­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, in­clu­so con­tra las in­di­ca­cio­nes de los lí­de­res. Pe­ro es que la gen­te quie­re es­tar en la ca­lle y es­tá dis­pues­ta a pa­gar el pre­cio de los muer­tos. Pe­ro que eso que es vi­si­ble, que los ve­ne­zo­la­nos exi­gen un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co nor­mal, se­gún el pa­trón oc­ci­den­tal, va a que­dar aho­ra ex­pre­sa­do en nú­me­ros.

MI­GUEL SOUTO

Ra­fael Po­leo es­tu­vo es­tos días de pa­so por la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.