Mu­ni­ci­pal

Cons­ten­la afir­ma que las fir­mas de Car­los Faíl­de pue­den con­tra­tar con la Ad­mi­nis­tra­ción

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - O. P.

El te­nien­te de al­cal­de de A Es­tra­da, Juan Cons­ten­la, ofre­ció ayer la va­lo­ra­ción del eje­cu­ti­vo lo­cal so­bre la po­lé­mi­ca de las con­tra­ta­cio­nes de Ri­car­sat y Emer­sa­fe, vin­cu­la­das a Car­los Faíl­de, con las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, con el in­for­me en­car­ga­do por el al­cal­de a la se­cre­ta­ría en­ci­ma de la me­sa. Una «po­lé­mi­ca or­ques­ta­da de for­ma ar­ti­fi­cial pa­ra le­var a ca­bo un­ha ca­ce­ría po­lí­ti­ca», con una opo­si­ción que «que­ren man­ter un­ha som­bra ao re­dor do tra­ba­lla­dor mu­ni­ci­pal Car­los Faíl­de un­ha som­bra que non ten nin­gu­na xus­ti­fi­ca­ción». Por­que Cons­ten­la, en nom­bre del go­bierno, re­mar­có mu­cho esa idea: una ca­ce­ría de PSOE, Mó­ve­te y BNG ha­cia el al­cal­de Jo­sé López, el go­bierno lo­cal y el PP, y de la que Faíl­de ha si­do «un dano co­la­te­ral».

Faíl­de pi­dió ya la ex­ce­den­cia

Cons­ten­la avan­zó que Faíl­de pre­sen­tó su so­li­ci­tud de ex­ce­den­cia vo­lun­ta­ria por in­te­rés par­ti­cu­lar el pasado vier­nes, día 14, que se­rá in­for­ma­da en pró­xi­mos días por Se­cre­ta­ria. El go­bierno lo­cal no mos­tra­rá nin­gún im­pe­di­men­to, aun­que se­ña­la que no es la si­tua­ción que desea­ría. Una vez se ha­ga efec­ti­va la ex­ce­den­cia el eje­cu­ti­vo adop­ta­rá las de­ci­sio­nes opor­tu­nas so­bre Emer­xen­cias. Cons­ten­la agra­de­ció el va­lor del tra­ba­jo, pro­fe­sio­na­li­dad y de­di­ca­ción de Faíl­de a Emer­xen­cias, des­ta­can­do la ex­pan­sión del ser­vi­cio en su eta­pa, inau­gu­rán­do­se la nue­va se­de, con ma­yor do­ta­ción de me­dios, me­jo­ras que au­men­ta­ron su va­lo­ra­ción por el pue­blo de A Es­tra­da, lle­gan­do a dos mil ac­tua­cio­nes anua­les.

Di­jo que el tra­ba­ja­dor «adop­tou es­ta de­ci­sión pa­ra non se­guir sen­do ví­ti­ma nin dano co­la­te­ral da ca­ce­ría po­lí­ti­ca da opo­si­ción, que de­mos­tra­ron ata que pun­to es­tán dis­pos­tos a che­gar», pa­ra ata­car a López, la ima­gen de su go­bierno y to­do lo vin­cu­la­do al al­cal­de y al PP, «ti­ran­do de de­ma­go­xia e pre­xuz­gan­do de­ter­mi­na­das ac­cións, xo­gan­do a ser xuí­ces e fis­cais sen preo­cu­par­se po­lo dano po­lí­ti­co, per­soal e em­pre­sa­rial» que pue­dan cau­sar.

Se ocu­pó en las dos lí­neas ar­gu­men­ta­les de la opo­si­ción: re­cor­dó que la in­com­pa­ti­bi­li­dad la­bo­ral de Faíl­de por su vin­cu­la­ción con Ri­car­sat que­dó des­acre­di­ta­da tras el in­for­me de se­cre­ta­ría en­tre­ga­do a la cor­po­ra­ción el jue­ves 6 an­tes del pleno.

Y so­bre la in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­tra­tar con las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, pu­so so­bre la me­sa otra in­for­me de Se­cre­ta­ria, de ca­rác­ter ge­né­ri­co: 16 ho­jas que des­gra­nan los ti­pos y po­si­bi­li­da­des de con­tra­ta­ción de em­pre­sas con ellas. Re­su­mió los tres pun­tos cen­tra­les por los que el go­bierno con­si­de­ra que se caen las ar­gu­men­ta­cio­nes de la opo­si­ción. Por­que el in­for­me sos­tie­ne que la li­mi­ta­ción y prohi­bi­ción de con­tra­tar del tra­ba­ja­dor pú­bli­co que­da res­trin­gi­da a la ad­mi­nis­tra­ción en la que pres­te sus ser­vi­cios, pe­ro sin ha­cer­la ex­tens­ti­va a otras con las que no ten­ga re­la­ción la­bo­ral. Cons­ten­la in­di­có así que no exis­te som­bra de sos­pe­cha so­bre Faíl­de y su em­pre­sa en la con­tra­ta­ción con Xun­ta ou cual­quier ad­mi­nis­tra­ción dis­tin­ta al Con­ce­llo es­tra­den­se.

En se­gun­do tér­mino, so­bre la con­tra­ta­ción con la pro­pia ad­mi­nis­tra­ción del tra­ba­ja­dor, el in­for­me se de­can­ta por li­mi­tar­la en ca­so de que el em­plea­do pú­bli­co ten­ga una par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­rial re­le­van­te en la em­pre­sa, es­to es, por en­ci­ma del 10 %, «e non é in­ter­pre­ta­ción do equi­po de go­berno, é de Se­cre­ta­ría». Con­clu­ye así el te­nien­te de al­cal­de que Ri­car­sat pu­do con­tra­tar has­ta enero del 2014 con el Con­ce­llo es­tra­den­se, que fue cuan­do Faíl­de ad­qui­rió la em­pre­sa –has­ta en­ton­ces te­nía ese 10 % fi­ja­do co­mo lí­mi­te–.

Por úl­ti­mo, el in­for­me ana­li­za la contrta­ción con cón­yu­ges de em­plea­dos pú­bli­cos. Pa­ra prohi­bir­les con­tra­tar a los cón­yu­ges «ten­se que pro­du­cir un con­fli­to de in­tere­ses co ti­tu­lar do ór­gano de con­tra­ta­ción ou cos ti­tu­la­res dos ór­ga­nos nos que se hou­be­ra de­le­ga­do a fa­cul­ta­de de con­tra­tar». Y aña­de que el con­flic­to de in­tere­ses so­lo se da «can­do poi­da pro­bar­se que ten in­ci­den­cia di­rec­ta no pro­ce­de­men­to de li­ci­ta­ción». Cons­ten­la di­ce así que no hay sos­pe­chas so­bre las con­tra­ta­cio­nes he­chas con el Con­ce­llo por Emer­sa­fe –su ad­mi­nis­tra­do­ra es es­po­sa de Faíl­de–.

Con­clu­yó el edil que la opo­si­ción ven­dió la piel del oso an­tes de ca­zar­lo, pe­ro el oso si­gue vi­vo.

Cons­ten­la de­fen­dió la la­bor de Faíl­de en Emer­xen­cias A Es­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.