Ca­da vez me­nos jó­ve­nes se unen al ne­go­cio de la ga­na­de­ría en la zo­na

En De­za y Ta­bei­rós-Te­rra de Mon­tes so­lo hu­bos se­sen­ta al­tas de ese per­fil en el 2016

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - A. MAN­SO / J. B.

De­bi­do a la cri­sis que atra­vie­sa el sector des­de ha­ce ya al­gún tiem­po son ca­da vez me­nos los jó­ve­nes que de­ci­den de­di­car­se a la ga­na­de­ría y al sector pri­ma­rio. Es­te cam­bio pro­pi­cia que po­co a po­co las zo­nas del ru­ral ga­lle­go se va­yan despoblando y sean ca­da vez más las ex­plo­ta­cio­nes que de­bi­do a la es­ca­sez de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y a la cri­sis que atra­vie­san se ven abo­ca­das al aban­dono o se en­cuen­tran en si­tua­ción de pe­li­gro. La ex­pli­ca­ción de es­to es el ex­ce­so de pro­duc­ción y el hun­di­mien­to del pre­cio al que com­pran el pro­duc­to, que ma­la­men­te pue­de cu­brir los cos­tes de pro­duc­ción. To­do ello ba­jo las es­tric­tas nor­ma­ti­vas de la Unión Eu­ro­pea for­ma una tor­men­ta per­fec­ta pa­ra la que el cam­po ga­lle­go no es­ta­ba pre­pa­ra­do.

Por suer­te, a pe­sar de ser una mi­no­ría, aún apa­re­cen cha­va­les con ga­nas de to­mar las rien­das del ne­go­cio fa­mi­liar. Du­ran­te el año 2016 fue­ron has­ta se­sen­ta los que se in­cor­po­ra­ron a la actividad pe­cua­ria ga­na­de­ra en las co­mar­cas de De­za y Ta­bei­rós-Te­rra de Mon­tes, una muy bue­na ci­fra en com­pa­ra­ción con la del año 2015, con tan so­lo sie­te.

Mar­cos Vázquez es un ejem­plo de jo­ven in­tré­pi­do que tie­ne el pro­pó­si­to de de­di­car­se al sector. Su ma­dre, Isa­bel, cuen­ta que la cla­ve de aque­llos jó­ve­nes que se de­di­can a es­te ofi­cio, es la vo­ca­ción, «ten­che que gus­tar», y a su hi­jo le gus­ta y mu­cho. Pa­ra de­di­car­se a es­to, cuen­ta, se ne­ce­si- ta una de­di­ca­ción con­ti­nua to­dos los días del año. Co­ger­se un día libre o un pe­río­do va­ca­cio­nal co­mo en el res­to de tra­ba­jos es ca­da vez más com­pli­ca­do por­que lo po­co que de­ja el ne­go­cio se ne­ce­si­ta pa­ra sub­sis­tir y no se pue­de in­ver­tir en una per­so­na pa­ra que se que­de a car­go de los ani­ma­les. To­do es­to, uni­do al pro­ble­ma de los pre­cios, ha­ce que los jó­ve­nes no se ani­men a que­dar­se. Isa­bel tam­bién in­ci­de en que «máis que axu­das, o pro­du­to de­be pa­gar­se po­lo pre­zo que ten que pa­gar­se».

La otra ca­ra de la mo­ne­da es la de aque­llos que no cuen­tan con un re­le­vo ge­ne­ra­ción. La ex­plo­ta­ción de Ca­si­mi­ro, en Si­lle­da, es­pe­ró a la ju­bi­la­ción de su due­ño pa­ra el cie­rre. El pro­pie­ta­rio te­nía cla­ro que eso iba a pa­sar y a pe­sar de que sí que le da­ba pe­na que el fu­tu­ro de su ne­go­cio fue­se ese, no pu­do ha­cer otra co­sa: «Non axu­dan moi­to, é un tra­ba­llo moi la­to­so e ade­máis hai pou­ca ren­ta­bi­li­da­de».

La voz de los ga­na­de­ros de las co­mar­cas es un cla­mor con­tra las po­cas soluciones que se dan a la si­tua­ción que es­tán vi­vien­do. Los po­cos jó­ve­nes que que­dan pa­ra pe­lear con­tra la in­jus­ti­cia de po­lí­ti­cas y mer­ca­dos ten­drán que ha­cer fren­te a mul­ti­tud de re­for­mas y cam­bios pa­ra con­se­guir vi­vir de su pro­fe­sión en un mun­do ca­da vez más glo­ba­li­za­do y en don­de a ve­ces se nos ol­vi­da de dón­de vie­nen las co­sas.

M. S.

La lle­ga­da de jó­ve­nes a las ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras tie­ne ci­fras ba­jas por la cri­sis del sector.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.