Un cen­te­nar de ra­lis a sus es­pal­das y otros tan­tos que lle­ga­rán

Es­tu­vo ya a las ór­de­nes de trein­ta pi­lo­tos dis­tin­tos des­de el 2008 y nun­ca le ten­tó co­ger el vo­lan­te y com­pe­tir

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS DEPORTES - JA­VIER BENITO

Tra­ba­ja has­ta con cin­co pi­lo­tos por tem­po­ra­da, en la que su­ma 3.000 kms cro­no­me­tra­dos

En­tre sus hi­tos fi­gu­ra co­rrer seis fi­nes de semana se­gui­dos en otros tan­tos ra­lis

Los ha­dos se con­fa­bu­la­ron pa­ra ce­le­brar por to­do lo al­to una ci­fra tan se­ña­la­da co­mo el cen­te­nar. No ha­bla­mos de años sino de ra­lis con par­ti­ci­pa­ción del co­pi­lo­to de For­ca­rei, Jo­sé Mu­ra­do. Fes­te­ja­ba esa ci­fra re­don­da con la vic­to­ria en el Rali do Con­da­do el pasado fin de semana, a bor­do del Mit­su­bis­hi Lan­cer Evo de Al­ber­to Mei­ra. A sus 31 años, Mu­ra­do lle­va des­de el 2008 ejer­cien­do unas ta­reas que van mu­cho más allá del fa­mo­so ras a vi­va voz den­tro del co­che. Com­par­tió vi­ven­cias con una trein­te­na de pi­lo­tos, ase­gu­ran­do que nun­ca le pi­có el gu­sa­ni­llo de con­du­cir esas má­qui­nas.

A Jo­sé Mu­ra­do siem­pre le gus­tó el mun­do del mo­tor, los coches. Lle­va ca­si una dé­ca­da vin­cu­la­do a los ra­lis des­de que de­bu­ta­rá con otro for­ca­ri­cen­se, Ma­nuel Fi­lloy, a bor­do de un Mit­su­bis­hi Evo 6. Lo ha­cía en el Rali do Co­ci­do de Lalín del 2008. Por cier­to, con un ex­ce­len­te sép­ti­mo pues­to en la ge­ne­ral. Des­de en­ton­ces de­ce­nas y de­ce­nas de ca­rre­ras com­pa­gi­nan­do los cam­peo­na­tos ga­lle­gos y el na­cio­nal, tan­to de tie­rra co­mo so­bre as­fal­to. Pe­ro su ca­len­da­rio se in­ten­si­fi­có de for­ma es­pe­cial en los dos úl­ti­mos años, con vein­tiún ra­lis ca­da uno. Ate­so­ra dos vic­to­rias ab­so­lu­tas, en un Ra­lis­print en Can­ta­bria y la re­cien­te con Al­ber­to Mei­ra en O Con­da­do.

«No me con­si­de­ro un pi­lo­to frus­tra­do, al­go que sue­len acha­car a quie­nes es­ta­mos en el otro asien­to, pen­san­do que se lle­ga al co­pi­lo­ta­je de re­bo­te; a mí siem­pre me gus­tó ese rol», ex­pli­ca­ba Mu­ra­do. ¿Có­mo afron­ta ca­da prue­ba? Pa­re­ce una la­bor muy es­pe­cí­fi­ca pe­ro en equi­pos sin unos me­dios es­pec­ta­cu­la­res, al co­pi­lo­to le to­ca un tra­ba­jo mu­cho más allá de la ve­ri­fi­ca­ción de los tra­mos pa­ra dar las opor­tu­ni­da­des in­di­ca­cio­nes al pi­lo­to. «Te­ne­mos a nues­tro car­go to­da la lla­ma­da lo­gís­ti­ca, des­de ho­te­les, via­jes o co­mi­das a pla­near los en­tre­na­mien­tos, ve­ri­fi­car el tra­za­do, re­co­ger las ano­ta­cio­nes so­bre la ca­rre­ra, re­co­rrer las ca­rre­te­ras,...», cuen­ta el for­ca­ri­cen­se.

Si le pre­gun­tas por coches, Mit­su­bis­hi se lle­va la pal­ma en múl­ti­ples mo­de­los y ver­sio­nes, ade­más de com­pe­tir en dis­tin­tas ca­te­go­rías de coches. El ni­vel de la má­qui­na in­flu­ye sus­tan­cial­men­te en los re­sul­ta­dos, ca­li­fi­can­do de muy me­ri­to­ria la úl­ti­ma vic­to­ria en el Rali do Con­da­do y so­ñan­do pa­ra el fu­tu­ro con un R5 pa­ra plan­tar ca­ra a los ri­va­les. En su pri­mer año con Al­ber­to Mei­ra, des­ta­ca la in­yec­ción de mo­ral que su­pu­so ese pri­mer pues­to, que les per­mi­te man­te­ner­se en la pe­lea por el ga­lle­go de ra­lis fren­te a ri­va­les con mon­tu­ras en teo­ría su­pe­rio­res.

Jo­sé Mu­ra­do guar­da es­pe­cial ca­ri­ño de su pri­mer rali: «Tu­vi­mos que tra­ba­jar mu­cho des­de bas­tan­te tiem­po an­tes del Co­ci­do y al fi­nal con­se­gui­mos unos bue­nos re­sul­ta­dos que su­pu­sie­ron la cul­mi­na­ción a ese sue­ño; re­cuer­do con ca­ri­ño esos ini­cios, el es­fuer­zo re­com­pen­sa­do». Ya es­tu­vo en una prue­ba va­le­de­ra pa­ra un mun­dial, en con­cre­to en el 2011 en el Rali de Cataluña, así co­mo en Ca­na­rias, pun­tua­ble pa­ra el eu­ro­peo. Re­co­no­ce que a ni­vel or­ga­ni­za­ti­vo se da un sal­to sus­tan­cial, no so­lo en ki­lo­me­tra­je de la prue­ba, «con unos me­dios es­pec­ta­cu­la­res».

Con un cen­te­nar de rali a sus es­pal­das, Mu­ra­do sue­ña con al me­nos otros cien más. En su ho­ja de ru­ta es­tá una prue­ba de tie­rra en Cer­ve­ra a prin­ci­pios de sep­tiem­bre con el pi­lo­to as­tu­riano Ro­ber­to Ro­za­da. Y es que tra­ba­ja con cin­co pi­lo­tos dis­tin­tos du­ran­te la tem­po­ra­da. To­do un re­to por­que, co­mo di­ce, «ca­da uno tie­ne sus ma­nías, su for­ma de tra­ba­jar, las no­tas son muy di­fe­ren­tes en­tre uno y otro; to­ca ser muy ca­ma­leó­ni­co en el sis­te­ma de tra­ba­jo en fun­ción del equi­po con el que com­pi­tas».

Co­mo ejem­plo de esa vo­rá­gi­ne en que a ve­ces se con­vier­te la vi­da de Jo­sé Mu­ra­do po­de­mos con­tar que com­pi­tió du­ran­te seis fi­nes de semana se­gui­dos con tres pi­lo­tos di­fe­ren­tes. Su­mó dos prue­bas en as­fal­to, dos de vehícu­los his­tó­ri­cos, uno del ga­lle­go y otro del va­len­ciano. Pe­ro se tra­ta de su pa­sión, que le lle­va a su­mar unos 3.000 ki­ló­me­tros cro­no­me­tra­dos al año, sin con­tar los neu­tra­li­za­dos, las ve­ri­fi­ca­cio­nes, las ho­ras de ofi­ci­na y pla­ni­fi­ca­ción,... Pe­ro di­ce te­ner cuer­da y li­bre­tas pa­ra ra­to.

Mu­ra­do fes­te­jan­do jun­to a Mei­ra la vic­to­ria con­se­gui­da la pa­sa­da semana en el Rali do Con­da­do.

El co­pi­lo­to for­ca­ri­cen­se de­bu­tó en el Co­ci­do del 2008 con es­te co­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.