Des­de Ho­lan­da pa­ra ha­cer vino con el co­ra­zón

Los her­ma­nos cam­ba­de­ses apar­can su vi­da ur­ba­ni­ta en Áms­ter­dam pa­ra res­ca­tar el le­ga­do de su pa­dre

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - BEA COSTA

Ha­ce años que Eva­ris­to (Ti­to pa­ra quie­nes lo vie­ron cre­cer en Cam­ba­dos) se de­jó caer por Áms­ter­dam, don­de creó su propio es­tu­dio de di­se­ño grá­fi­co. Pa­ris re­ca­ló en Madrid pa­ra tra­ba­jar en el sec­tor au­dio­vi­sual y en el 2010 aca­bó ins­ta­lán­do­se en Ho­lan­da pa­ra co­la­bo­rar con su her­mano, pre­vio pa­so por Du­blín pa­ra apren­der in­glés. Na­da ha­cía pre­sa­giar que fue­ran a vol­ver al terruño pa­ra ha­cer vino, pe­ro aquí es­tán. Su pa­dre, Eva­ris­to Gon­zá­lez, se ju­bi­ló en el 2010 y las cu­bas de la ca­sa de Cor­vi­llón de Arri­ba se que­da­ron un po­co huér­fa­nas. Los Gon­zá­lez Da­por­ta no se acos­tum­bra­ban a per­der es­ta su se­ña de iden­ti­dad, y como al ca­bo de cin­co años la bo­de­ga cau­sa ba­ja en el con­se­llo re­gu­la­dor, antes de lle­gar a es­te pun­to, Eva­ris­to y Pa­ris de­ci­die­ron res­ca­tar­la con­tra la opi­nión ge­ne­ral de fa­mi­lia­res y ami­gos. «Di­cían que era un­ha lou­cu­ra. To­ma­mos a de­ci­sión en agos­to e en se­tem­bro es­ta­ba­mos ven­di­man­do», re­la­tan.

Pa­ris de­jó atrás la Ve­nen­cia del nor­te y se ins­ta­ló de­fi­ni­ti­va­men­te en su tie­rra na­tal, don­de se en­car­ga de las cues­tio­nes de lo­gís­ti­ca del día a día. Eva­ris­to ha­ce el se­gui­mien­to des­de su ofi­ci­na en Áms­ter­dam y el tiem­po que tie­ne li­bre se es­ca­pa a Cam­ba­dos pa­ra tra­ba­jar y pa­ra dis­fru­tar. «Non pen­sei que fo­ra a en­gan­char­me tan­to. Ao prin­ci­pio víao ca­se como un­ha obri­ga, pe­ro ago­ra es­tou en­can­ta­do, es­ta­me axu­dan­do co meu es­trés, dur­mo me­llor... Isto non o fa­ce­mos pa­ra ga­ñar car­tos por­que é un­ha pro­du­ción moi pe­que­na, é un pro­xec­to de co­ra­zón, un tri­bu­to ao meu pai», re­la­ta.

Es­to de cul­ti­var y ela­bo­rar vino no les co­ge de nue­vas, ni mu­cho me­nos. Des­de niños es­tán fa­mi- lia­ri­za­dos con la vi­ti­cul­tu­ra, «le­vá­mo­lo no san­gue», di­cen. De aque­lla ex­pe­rien­cia, de lo que les si­gue en­se­ñan­do su pa­dre y de lo que leen y apren­den a dia­rio se sir­ven aho­ra pa­ra con­ver­tir­se en bo­de­gue­ros. Una vez arre­gla­dos los pa­pe­les en el no­ta­rio —una ta­rea na­da fá­cil por el lío que se mon­tó con las es­cri­tu­ras al lla­mar­se igual pa­dre, ma­dre, hi­jo e hi­ja—, Pa­ris y Eva­ris­to son ya los due­ños de la ca­sa de Sei­xi­do en la que pa­sa­ron tan­tos días de su in­fan­cia.

La esen­cia si­gue sien­do la mis­ma. El in­mue­ble en el que se asien­ta la bo­de­ga fue re­cons­trui­do en 1885 como vi­vien­da y bo­de­ga por Na­za­rio Pa­zos. En 1975, Eva­ris­to Gon­zá­lez am­plía los vi­ñe­dos con la ad­qui­si­ción de fin­cas en la desem­bo­ca­du­ra del Umia y en 1996 se re­nue­van las ins­ta­la­cio­nes, con­vir­tién­do­las en la bo­de­ga que es hoy. El al­pen­dre ha si­do acondicionado como zo­na La bo­de­ga. Es­tá si­tua­da en Sei­xi­do (Cor­vi­llón-Cam­ba­dos), en una ca­sa re­cons­trui­da en el año 1885.

La pro­duc­ción. Seis mil qui­nien­tas bo­te­llas de dos mar­cas. La ela­bo­ra­ción si­gue los es­que­mas tra­di­cio­na­les he­re­da­dos de su pa­dre.

de de­gus­ta­ción pe­ro las pie­dras y el la­gar si­guen sien­do los mis­mos. El vino, tam­bién. «Fa­ce­mos o vi­ño como se fa­cía hai cin­cuen­ta anos, de xei­to to­tal­men­te artesanal, con máis cor, máis aro­mas..., di­fe­ren­te aos Rías Bai­xas que es­tán ago­ra de mo­da», ex­pli­ca Eva­ris­to. Tan­to es así, que su mar­ca Vi­ño de Eva­ris­to no es­tá am­pa­ra­da por la de­no­mi­na­ción de ori­gen por­que no cum­ple los pa­rá­me­tros del con­se­llo. Es­te blan­co tra­di­cio­nal y su Rías Bai­xas Sei­xi­do de Eva­ris­to —es­te sí con DO— se pue­den de­gus­tar ya en va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos de Cam­ba­dos y se pon­drán a la ven­ta en la Fei­ra do Vi­ño de Autor que es­te fin de se­ma­na se ce­le­bra en Mea­ño. Se­rá la primera vez que el tán­dem Gon­zá­lez Da­por­ta se po­ne tras el mos­tra­dor con sus cal­dos, y afron­tan es­ta ci­ta con mu­cha ilu­sión. «Es­ta­mos moi or­gu­llo­sos do no­so vi­ño, á xen­te gús­ta­lle moi­to».

Es­tos dos ur­ba­ni­tas de­cla­ra­dos han vuel­to a sus orí­ge­nes, y no se arre­pien­ten. «Le­vo uns meses de non pa­rar, pe­ro en Cam­ba­dos ví­ve­se moi ben», se­ña­la Pa­ris. Na­da que ver con la gris ru­ti­na de Áms­ter­dam, don­de pa­ra que­dar a to­mar una cer­ve­za en el bar ha­bía que ti­rar de agen­da «e que­da­bas pa­ra den­tro de tres se­ma­nas», re­la­ta. La cam­ba­de­sa no se re­sig­nó y mon­tó un «gru­po de latinas» en el que aca­ba­ron con­flu­yen­do es­pa­ño­las e his­pa­noa­me­ri­ca­nas ávi­das de ca­ñas y de fies­ta. «Pa­re­cía a OTI» cuen­ta Pa­ris en­tre ri­sas. Las an­dan­zas por el mun­do de es­ta pa­re­ja de­jan no po­cas anéc­do­tas. «Non te vai che­gar a li­bre­ta», lan­za un vi­si­tan­te ines­pe­ra­do que nos sor­pren­de char­lan­do al­re­de­dor de un al­ba­ri­ño con os­tras y ja­món, gen­ti­le­za de la ca­sa. Ti­to, o Eva­ris­to G. Da­por­ta como se ha­ce lla­mar en am­bien­tes an­glo­sa­jo­nes, de­jó muy jo­ven su pue­blo pa­ra es­tu­diar y tra­ba­jar: en Nue­va York, en Ita­lia, en Madrid, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na... Im­po­si­ble re­sis­tir­se a con­tar su ex­pe­rien­cia con el hu­ra­cán Geor­ge en 1999. Nun­ca tal vie­ra. Los ár­bo­les y los ven­ta­nas sa­lían vo­lan­do y él tu­vo que aga­rrar­se a don­de pu­do pa­ra no se­guir el mis­mo ca­mino, in­clu­so lo lle­ga­ron a dar por des­apa­re­ci­do. «Que­dei trau­ma­ti­za­do. Eu si po­do di­cir que es­ti­ven no ollo do fu­ra­cán». Una bue­na his­to­ria pa­ra acom­pa­ñar de un al­ba­ri­ño.

MARTINA MISER

Pa­ris y Eva­ris­to en la bo­de­ga en la que se em­pa­pa­ron de la cul­tu­ra del vino des­de niños, con­ver­ti­da hoy en su nue­vo re­to vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.