Pro­ta­go­nis­ta

Afir­ma que el apor­te de pes­ca­do du­ran­te el em­ba­ra­zo con­di­cio­na la sa­lud del be­bé

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - SO­LE­DAD AN­TÓN

La pe­dia­tra es­tra­den­se Ro­sau­ra Leis cree que la ali­men­ta­ción de­be­ría ser asig­na­tu­ra ya en pri­ma­ria

Me­jo­rar el com­ple­jo pro­duc­ti­vo pes­que­ro a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción en­tre el sec­tor, los cien­tí­fi­cos y los es­pe­cia­lis­tas en so­cio­eco­no­mía. Esa fue la me­ta que se fi­jo la Coope­ra­ti­va de Ar­ma­do­res de Vi­go (Ar­vi) cuan­do ha­ce un año creó un co­mi­té ase­sor cien­tí­fi­co y téc­ni­co. El ge­ren­te de la en­ti­dad y pa­dre de la idea, Jo­sé An­to­nio Suá­rez Lla­nos, ex­pli­có en­ton­ces que se tra­ta­ba de po­ner en mar­cha una red in­ter­na­cio­nal de co­no­ci­mien­to pa­ra me­jo­rar el de­sa­rro­llo de la pes­ca. Ar­vi anun­ció ayer la in­cor­po­ra­ción a esa red de la pe­dia­tra y pro­fe­so­ra de pe­dia­tría de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, la es­tra­den­se Ro­sau­ra Leis. Es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción, es vi­ce­pre­si­den­ta de la Fun­da­ción de la Die­ta Atlán­ti­ca y coor­di­na­do­ra del gru­po de tra­ba­jo so­bre obesidad en ni­ños y ado­les­cen­tes, ade­más de ase­so­ra del co­mi­té di­rec­tor del pro­yec­to Ga­li­cia Sau­da­bel. —¿Qué par­te de su cu­rrícu­lo cree que ha lle­va­do a Ar­vi a pe­dir su co­la­bo­ra­ción?

—Su­pon­go que la de la re­la­cio­na­da con la die­ta atlán­ti­ca. El pes­ca­do ocu­pa en ella un lu­gar fun­da­men­tal jun­to con los ma­ris­cos, pro­duc­tos to­dos muy nues­tros, cu­yo con­su­mo apor­ta va­lio­sos áci­dos gra­sos Ome­ga 3, que pre­vie­nen la dia­be­tes, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo ce­re­bral. —La teo­ría la sa­be­mos, pe­ro la prác­ti­ca...

—Los cam­bios so­cia­les ex­pe­ri­men­ta­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das han da­do un vuel­co a tra­di­cio­nes que es­ta­mos per­dien­do. Te­ne­mos que vol­ver a po­ner­las en va­lor. La fal­ta de tiem­po no pue­de ser una ex­cu­sa, por­que no lo te­ne­mos pa­ra la co­ci­na pe­ro sí lo en­con­tra­mos pa­ra otras ac­ti­vidades me­nos im­por­tan­tes pa­ra la sa­lud. Pri­ma la co­mo­di­dad, por eso te­ne­mos que ser ca­pa­ces de fa­ci­li­tar el con­su­mo de pes­ca­do, si no pue­de ser fres­co ten­drá que ser a tra­vés de téc­ni­cas de con­ge­la­ción y ela­bo­ra­ción que pue­dan com­pe­tir con lo que en­ten­de­mos por co­mi­da rá­pi­da. —¿Qué hay más rá­pi­do que pa­sar por la plan­cha o co­cer un pes­ca­do o una ver­du­ra? —Cier­to. Pe­ro los cam­bios so­cia­les a los que an­tes me re­fe­ría ha­ce que la ma­yo­ría de los ni­ños co­man en el co­le­gio. Se es­tá per­dien­do la tra­di­ción de co­mer en fa­mi­lia y a la ho­ra de la ce­na, en la ma­yo­ría de los ca­sos, se abre la ne­ve­ra y se ti­ra de lo que hay. Los pa­dres si­guen los con­se­jos del pe­dia­tra has­ta que el ni­ño cum­ple un año, 18 me­ses co­mo mu­cho. Lue­go hay ni­ños que el úni­co ve­ge­tal que co­men son pa­ta­tas fri­tas.

—¿Así es co­mo es­ta­mos ca­mi­nan­do ha­cia un país de obe­sos? —Así. Es tris­te que vi­vien­do en un país con dos die­tas tan sa­lu­da­bles co­mo son la atlán­ti­ca y la me­di­te­rrá­nea la obesidad in­fan­til y ju­ve­nil, co­mo en el res­to de los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, se ha­ya con­ver­ti­do en la en­fer­me­dad más pre­va­len­te. Es el re­sul­ta­do de de­jar de la­do los ali­men­tos de to­da la vi­da, pes­ca­do, lác­teos, acei­te de oli­va, ver­du­ras... —Si la di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar obli­ga a mu­chos ni­ños a co­mer en el co­le­gio, qui­zá ha­bría que pen­sar en con­ver­tir la nu­tri­ción en asig­na­tu­ra.

—Sin du­da. Aun­que es jus­to re­co­no­cer que en Ga­li­cia se es­tá ha­cien­do ya un tra­ba­jo en ese sen­ti­do. Há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble es una de las op­ta­ti­vas en Se­cun­da­ria y es una de las más so­li­ci­ta­das. Es un paso, pe­ro la ali­men­ta­ción ten­dría que ser asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria des­de pri­ma­ria. En es­ta ma­te­ria, los pri­me­ros 1.000 días de vi­da de un ni­ño son muy im­por­tan­tes, in­clui­do lo que co­me la ma­dre. De he­cho, el apor­te de pes­ca­do en la mu­jer du­ran­te el em­ba­ra­zo pue­de con­di­cio­nar la sa­lud del be­bé. Los há­bi­tos ali­men­ti­cios em­pie­zan en el úte­ro ma­terno.

—¿De qué for­ma?

—Va apren­dien­do los sa­bo­res. Ocu­rre o mis­mo con la lac­tan­cia. Los ni­ños que ma­man cuan­do em­pie­zan a to­mar ali­men­tos só­li­dos acep­tan mu­cho me­jor los nue­vos sa­bo­res. Pa­ra que te gus­te un sa­bor tie­nes que pro­bar­lo, y ellos ya lo han pro­ba­do a tra­vés de la le­che.

Ro­sau­ra Leis se in­cor­po­ra a la nó­mi­na del co­mi­té ase­sor de Ar­vi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.