«A nues­tros po­lí­ti­cos les di­ría que de ellos ne­ce­si­ta­mos su me­dia­ción»

La co­di­rec­to­ra de las jor­na­das de Igual­dad, Ma­ría Jo­sé Méndez, abrió la úl­ti­ma se­sión

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - I. U. P. / J. B.

Las duo­dé­ci­mas jor­na­das so­bre Igual­dad en La­lín ba­ja­ron ayer el te­lón has­ta el pró­xi­mo año. El te­ma cen­tral fue­ron las emo­cio­nes y la ma­ña­na fue inau­gu­ra­da por la co­di­rec­to­ra del cur­so y pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción en la USC, Ma­ría Jo­sé Méndez. Su char­la gi­ró en torno a los «pro­ce­sos de apo­yo fa­mi­liar, pa­ra que los ni­ños ten­gan un de­sa­rro­llo afec­ti­vo y emo­cio­nal me­jor». Pa­ra Méndez es­te ti­po de prác­ti­cas se apo­ya so­bre cua­tro pi­la­res fun­da­men­ta­les co­mo la con­cien­cia, la em­pa­tía, la re­gu­la­ción emo­cio­nal y las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas. Las emo­cio­nes han de ser tra­ba­ja­das por los pa­dres en pri­me­ra ins­tan­cia pa­ra con­se­guir ayu­dar a los ni­ños en su edu­ca­ción emo­cio­nal. Méndez va­lo­ró que la cien­cia re­co­mien­da que tam­bién los adul­tos he­mos de ser cons­cien­tes de cuá­les son nues­tras emo­cio­nes, te­ner el po­der de sa­ber ma­ne­jar­las, co­mu­ni­car­las y po­ner­se «en el lu­gar de sus hi­jos y com­pren­der el mun­do des­de su pers­pec­ti­va y no des­de la del adul­to».

Pa­re­ce que en un mun­do que co­rre a di­fe­ren­tes ve­lo­ci­da­des, se es­tán des­apro­ve­chan­do opor­tu­ni­da­des pa­ra com­par­tir lu­ga­res o tiem­pos que an­tes for­ma­ban par­te del día a día de lo co­ti­diano. Pa­ra la ca­na­li­za­ción o re­gu­la­ción de las emo­cio­nes de los adul­tos, su­gi­rió que exis­ten «mil téc­ni­cas, des­de el con­trol de la res­pi­ra­ción, la mú­si­ca, el yo­ga», pe­ro que en la prác­ti­ca con los ni­ños, tam­bién «ten­dría­mos que adop­tar es­tra­te­gias, que yo siem­pre di­go que son los es­pa­cios de con­vi­ven­cia po­si­ti­va con la fa­mi­lia, de no tan­to ir a co­mer y sí sen­tar­nos cin­co mi­nu­tos a com­par­tir», aña­dió.

De cual­quier for­ma, hay que ha­cer­les sa­ber a los ni­ños «ve­te a dón­de quie­ras y lue­go yo es­toy aquí por si aca­so o haz­lo se­gún tu ma­ne­ra, si te equi­vo­cas yo te au­xi­lio, es­toy aquí», pa­ra así po­der do­tar­les de ma­yor li­ber­tad, sin por ello abu­sar de la so­bre­pro­tec­ción, agre­gó.

En cuan­to al pa­pel que desa­rro­llan las ins­ti­tu­cio­nes, Méndez di­jo que «a nues­tros po­lí­ti­cos y po­lí­ti­cas les di­ría que ne­ce­si­ta­ría­mos de ellos co­mo me­dia­do­res, co­mo ele­men­tos del con­trol de los re­cur­sos» y tam­bién que se les es­cu­che a los pa­dres «de ma­ne­ra po­si­ti­va», cuan­do exis­ten con­flic­tos en los que los ni­ños no re­ci­ben una pron­ta res­pues­ta, en un con­tex­to de aco­so, por par­te de los di­fe­ren­tes en­gra­na­jes ins­ti­tu­cio­na­les.

La se­gun­da con­fe­ren­cia es­tu­vo a car­go de la edu­ca­do­ra so­cial e in­ves­ti­ga­do­ra en el ICE-USC, Ai­xa Per­muy Mar­tí­nez, que se cues­tio­na­ba «¿por qué nos mo­les­ta­mos en me­dir la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en­tre mu­je­res y hom­bres?», si lue­go no se ana­li­zan de­bi­da­men­te los re­sul­ta­dos. Su char­la, so­bre la li­ber­tad y el pa­pel de la coedu­ca­ción de las emo­cio­nes, se cen­tró muy es­pe­cial­men­te en los ado­les­cen­tes. Per­muy con­si­de­ró que la li­ber­tad es tam­bién una res­pon­sa­bi­li­dad de la que hay que ser cons­cien­te, que mu­chas ve­ces los ado­les­cen­tes son tra­ta­dos y for­za­dos en ex­ce­so por la pre­sión de los pa­dres y que en mu­chos ca­sos «las emo­cio­nes tie­nen que ver con los ele­men­tos con­tex­tua­les y del sis­te­ma». La guin­da fi­nal a las jor­na­das la pu­so la poe­sía y la éti­ca de la mano de la es­cri­to­ra y ar­tis­ta es­cé­ni­ca Ro­sa­lía Fer­nán­dez. Ella pu­so en va­lor es­tas dos pa­tas di­dác­ti­cas pa­ra ayu­dar a los ni­ños a des­cu­brir otras for­mar de ex­pre­sar­se. Un buen ejem­plo de su for­ma de tra­ba­jar pue­de ver­se en el trái­ler del do­cu­men­tal Au­las sen pa­re­des.

ROBER AMA­DO

Méndez apeló a la ne­ce­si­dad de man­te­ner es­pa­cios de con­vi­ven­cia po­si­ti­va con la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.