El ím­pe­tu del no­va­to, su gran las­tre, le cos­tó me­dia cam­pa­ña

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES -

El asom­bro y el elo­gio son las reac­cio­nes na­tu­ra­les en­tre el en­torno de Ama­deo Abal an­te su ca­rre­ra me­teó­ri­ca. Su en­tre­na­dor, Jo­sé An­to­nio Ra­ma­llo, es el en­car­ga­do de po­ner el freno de mano. Por­que co­mo es ló­gi­co en un com­pe­ti­dor que se bau­ti­za con 19 años en un de­por­te co­mo el atle­tis­mo, «Ama­deo aún es­tá muy ver­de».

«Tie­ne al­gún pro­ble­ma de sus an­te­rio­res eta­pas de­por­ti­vas. In­ten­ta­mos co­rre­gir­le so­bre to­do la for­ma de co­rrer; va en­cor­va­do, muy sen­ta­do, y avan­za con los bra­zos muy abier­tos, un há­bi­to de pi­ra­güis­ta», des­gra­na el téc­ni­co. Sin em­bar­go, esos no son los las­tres más pe­sa­dos de los que de­be des­ha­cer­se el cam­ba­dés.

«El 5 de fe­bre­ro, tras ga­nar el tí­tu­lo na­cio­nal, le di­je a Ama­deo que me­jor era des­can­sar un po­co, pa­ra en­ca­rar bien la se­gun­da par­te del año. Pe­ro se ha­lla­ba eu­fó­ri­co, abu­só del gim­na­sio, y se le­sio­nó el pu­bis y tu­vo una pe­que­ña ro­tu­ra de fi­bras. En 5 me­ses, so­lo he­mos po­di­do en­tre­nar se­gui­do los 2 úl­ti­mos», fue­ra de for­ma pa­ra com­pe­tir. De ahí que, más allá de su me­jo­ra en el 5.000 y 10.000, la prio­ri­dad de Ra­ma­llo con Abal sea «for­ta­le­cer su ca­be­za».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.