Fal­ta de ser­vi­cio en las ins­ta­la­cio­nes de Po­zo do Boi de La­lín

Pa­pe­le­ras lle­nas de basura sin re­co­ger o el desuso de una ca­ba­ña pa­ra ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas mues­tran de­sa­ten­ción en el lu­gar

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - I. U. P. / J. B.

La pla­ya flu­vial de Po­zo do Boi, en la pa­rro­quia la­li­nen­se de Vi­la­tu­xe, es­tá si­tua­da en un es­pe­cial en­torno na­tu­ral por el que pa­sa el río De­za. Las ca­rac­te­rís­ti­cas del te­rreno po­si­bi­li­ta una ve­ge­ta­ción en­ri­que­ci­da con imponentes ro­bles y con­vier­ten es­te es­pa­cio en un des­tino de ocio pre­di­lec­to pa­ra ali­viar el ca­lor de mu­chos la­li­nen­ses, a tan so­lo diez ki­ló­me­tros del cas­co ur­bano. Sin em­bar­go, no to­dos los ser­vi­cios se en­cuen­tran dis­po­ni­bles ni al­gu­nas de las ins­ta­la­cio­nes pa­san por su me­jor mo­men­to.

Na­da más lle­gar a la zo­na se pue­den ob­ser­var ca­ren­cias co­mo la del cie­rre de ba­ños y ves­tua­rios, pues sal­vo uno pa­ra hom­bres y otro pa­ra mu­je­res el res­to de puer­tas mues­tran unas vi­si­bles te­la­ra­ñas, se­ñal de que ha­ce bas­tan­te tiem­po que es­tas de­pen­den­cias no se en­cuen­tran abier­tas al pú­bli­co. Lo mis­mo ocu­rre con las pa­pe­le­ras que hay re­par­ti­das a lo lar­go de la zo­na ver­de, que com­pren­de la par­te de jue­gos in­fan­ti­les y ban­cos de pie­dra. To­das ellas se en­cuen­tran lle­nas de basura sin re­co­ger, con prác­ti­ca­men­te to­das al pun­to de re­ba­sar el bor­de má­xi­mo de su capacidad.

Por otro la­do, la ca­ba­ña de ma­de­ra que pa­re­ce for­mar par­te del com­ple­jo de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas se en­cuen­tra en un apa­ren­te es­ta­do de desuso, pues en su in­te­rior tan so­lo al­ber­ga unas ca­jas de car­tón amon­to­na­das en una es­qui­na. Una de las ven­ta­nas de es­ta ca­ba­ña se en­cuen­tra ro­ta, y las hu­me­da­des han co­men­za­do a pe­ne­trar en una es­truc­tu­ra que tie­ne por te­cho un sim­ple ma­te­rial de ais­la­mien­to, del que se des­co­no­ce si es par­te de un pro­yec­to inaca­ba­do o no. Tam­bién den­tro de la zo­na de deportes se en­cuen­tra el cam­po de fút­bol, que aun­que si­mu­la es­tar ap­to y en bue­nas con­di­cio­nes, po­see una se­rie de zan­jas que lo ro­dean pa­ra dar salida al agua bas­tan­te ta­pa­das por la ma­le­za y sin se­ña­li­zar.

Otros de los in­con­ve­nien­tes son que uno de los co­lum­pios de los niños es­tá ro­to, los sue­los del com­ple­jo pre­sen­tan una pe­que­ña va­rie­dad de basura por re­co­ger y la fal­ta de al­gu­na ta­bla en el ac­ce­so de for­ma com­ple­ta a la se­gun­da zo­na de es­tar, tras cru­zar el pe­que­ño puen­te de ma­de­ra. Es­ta is­la que se en­cuen­tra al otro la­do ca­re­ce de al­gu­na pa­pe­le­ra. Una ba­ñis­ta la­li­nen­se que fue pre­gun­ta­da por la si­tua­ción de las ins­ta­la­cio­nes di­jo que las de A Ca­ri­xa en Mer­za «es­tán me­jor», pe­ro que «es­tá muy bien (te­ner es­ta op­ción de ba­ño) por­que a la pla­ya mu­chas ve­ces no se pue­de ir».

En de­fi­ni­ti­va, el área flu­vial de Po­zo do Boi es una bue­na opor­tu­ni­dad, no so­lo pa­ra ser un aña­di­do del tu­ris­mo in­te­rior en La­lín, tam­bién pa­ra los pro­pios ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio. El en­torno po­see una gran ri­que­za pai­sa­jís­ti­ca, pe­ro le fal­tan sin du­da de­ta­lles por me­jo­rar en cuan­to al man­te­ni­mien­to.

FOTOS: RO­BER AMA­DO

Ca­se­ta de ma­de­ra. Par­te de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas de las que apa­ren­te­men­te no se ha­ce uso. En su in­te­rior se pue­de ver el mon­tón de ca­jas de car­tón acu­mu­la­das.

Pa­pe­le­ras. Mues­tra de uno de los re­ci­pien­tes que se en­cuen­tran sin re­co­ger. La basura sa­tu­ra ca­si por com­ple­to el es­pa­cio y pa­re­ce dar mues­tras de lle­var cier­to tiem­po en ese es­ta­do.

Zan­ja pró­xi­ma al cam­po. Las di­fe­ren­tes zan­jas que ro­dean el cam­po de­por­ti­vo tie­nen co­mo ob­je­to dar salida al agua, pe­ro es­tán pró­xi­mas y se en­cuen­tran sin se­ña­li­zar.

Res­tos de basura. Mues­tra de va­rios desechos, al pie de la zo­na ver­de de los me­ren­de­ros, las bar­ba­coas, el puen­te de sue­lo de ma­de­ra y la zo­na de ba­ño di­rec­ta en pro­fun­di­dad.

Co­lum­pio. El asien­to de uno de los co­lum­pios de la zo­na in­fan­til se en­cuen­tra par­ti­do y se pue­den se­pa­rar con fa­ci­li­dad am­bas par­tes. Dos de los cua­tro jue­gos son de ma­de­ra.

Puen­te de ta­blas de ma­de­ra. El puen­te da ac­ce­so a la is­la pe­que­ña, que ca­re­ce de to­da pa­pe­le­ra, cuen­ta con ca­ren­cias, co­mo una de las ta­blas en uno de sus ex­tre­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.