Flo­ra Li­ña­res atien­de a los pe­re­gri­nos en la igle­sia de Cas­tro-Do­zón y Ju­lio La­mei­ro en Ta­boa­da

Flo­ra Li­ña­res y Ju­lio La­mei­ro atien­den a los pe­re­gri­nos que vi­si­tan las igle­sias de Cas­tro, en Do­zón, y Ta­boa­da, en Si­lle­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO RA­MOS

So­lo ha­ce fal­ta ha­blar dos mi­nu­tos con ellos pa­ra de­jar­se con­ta­giar por su en­tu­sias­mo. Son los en­car­ga­dos de abrir las igle­sias de Cas­tro, en Do­zón, y la de Ta­boa­da, en Si­lle­da, a los pe­re­gri­nos que atra­vie­san es­tas tie­rras si­guien­do el Ca­mino de San­tia­go.

Ju­lio La­mei­ro No­guei­ras lle­va, con es­ta, ocho tem­po­ra­das ejer­cien­do es­ta la­bor, se­llan­do las cre­den­cia­les de los que pa­san y ex­pli­can­do las ma­ra­vi­llas del tem­plo de Ta­boa­da, una pa­rro­quia en la que se sien­te co­mo en ca­sa. Ex­pli­ca que «an­tes es­ta era úni­ca igre­xa aber­ta den­de Se­vi­lla ata San­tia­go po­la Vía da Pra­ta». Aho­ra des­de ha­ce al­go más de un año —es­ta es la se­gun­da tem­po­ra­da pa­ra ella— «te­ño xa un­ha com­pa­ñei­ra ». Ju­lio se re­fie­re a Flo­ra Li­ña­res Do­val, que ha­ce lo mis­mo que él pe­ro en la igle­sia de O Cas­tro, en Do­zón.

Am­bos fueron ele­gi­dos por los res­pec­ti­vos pá­rro­cos. Las igle­sias se abren a pe­re­gri­nos y vi­si­tan­tes en aras de un con­ve­nio fir­ma­do por el Obis­pa­do de Lu­go con la Xun­ta, con­cre­ta­men­te con la Di­rec­ción Xe­ral de Tu­ris­mo. Y los dos es­tán ba­jo la su­per­vi­sión de Fran­cis­co Mo­rei­ras, el sa­cer­do­te a car­go del se­cre­ta­ria­do de San­tua­rios y Pe­re­gri­na­cio­nes de la Dió­ce­sis de Lu­go, a quien le tras­la­dan pun­tual­men­te los da­tos de vi­si­tan­tes y su pro­ce­den­cia. Son quin­ce las igle­sias que se abren, es­tas dos en la zo­na. Ju­lio y Flo­ra coin­ci­den en que es­te año el nú­me­ro de pe­re­gri­nos au­men­tó. Su tra­ba­jo se pro­lon­ga des­de el 15 de mar­zo al 15 de oc­tu­bre. Los dos des­can­san los mar­tes. Ju­lio atien­de la igle­sia de Ta­boa­da de 8.30 a 15.00 ho­ras y Flo­ra de 15.00 a 21.40 ho­ras.

Flo­ra Li­ña­res ex­pli­ca que «ata maio ou xu­ño hai máis ca­mi­ñan­tes es­tran­xei­ros, de Ca­na­dá, Francia, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos — ti­ve­mos un­hos de Te­xas—, de Ir­lan­da, No­rue­ga, Ar­xen­ti­na, al­gún xa­po­nés, moi­tí­si­ma xen­te». Al­go con lo que coin­ci­de Ju­lio La­mei­ro, que su­ma a la lis­ta otros paí­ses co­mo Mé­xi­co, Nue­va Ze­lan­da, Co­rea, Po­lo­nia o Ru­sia.

Los me­ses de ve­rano, en cam­bio, se in­cre­men­ta el nú­me­ro de pe­re­gri­nos es­pa­ño­les y lle­gan más familias, gru­pos de co­le­gios o de aso­cia­cio­nes cris­tia­nas. Ju­lio Li­ña­res, que re­ci­be tan­to a los pe­re­gri­nos de la Vía da Pra­ta co­mo los que lle­ga­ron por el Ca­mi­ño de In­verno, co­men­ta el pa­so de gru­pos gran­des con uno de Ba­da­joz, for­ma­do por 72 per­so­nas, en­tre las que iba el pá­rro­co. Ex­pli­ca que «moi­tos gru­pos que ve­ñen cun sa­cer­do­te co­mo es­te apro­vei­tan pa­ra fa­cer un­ha mi­sa». Por Do­zón el pe­re­grino más jo­ven que pi­só la igle­sia de San Sal­va­dor de la O es­te año fue un pe­que­ño de nue­ve me­ses que via­ja con sus pa­dres, una pa­re­ja fran­ce­sa que em­pe­zó el ca­mino en Se­vi­lla en bi­ci­cle­ta. Cuen­ta que «le­va­ban o neno me­ti­do nun­ha es­pe­cie de ten­da de cam­pa­ña, e ía tan ri­ca­men­te».

Co­men­ta que mu­chos de los que lle­gan «cren que a igre­xa é ro­má­ni­ca, pe­ro é neo­clá­si­ca». En el techo, nos se­ña­la la ins­crip­ción en pie­dra del año de cons­truc­ción: 1803. Las pin­tu­ras de es­te co­que­to y aco­ge­dor tem­plo son de prin­ci­pios del si­glo XX. Son cu­rio­sas las lí­neas de los ar­cos y los mo­ti­vos y lla­man la aten­ción unos án­ge­les. Ex­pli­ca que «houbo un se­ñor que era pro­fe­sor e que vi­víu aquí un tem­po e foi o que pin­tou os an­xos».

Tan­to Ju­lio co­mo Flo­ra coin­ci­den sin sa­ber­lo en sus res­pues­tas. Am­bos des­ta­can lo gra­ti­fi­can­te de su la­bor. Un tra­ba­jo con al­ma que se em­pa­pa día a día de las vi­ven­cias de los que ha­cen el Ca­mino. A ca­si to­dos, sean via­je­ros o pe­re­gri­nos, les sor­pren­de des­cu­brir una igle­sia abier­ta. Una vez den­tro, hay los que mi­ran y sa­len sin abrir la bo­ca y los que abren su co­ra­zón.

Ju­lio La­mei­ro apun­ta que «com­par­tes as vi­ven­cias, as pe­nas e as ale­grías e os ca­breos que ta­mén che con­tan. Hai xen­te que lle caen as ba­goas, lle acer­cas un pa­que­te de pa­ñue­los eéa­per so a máis agra­de­ci­da, es­te tra­ba­llo é pu­ro sen­te­men­to». Mu­chos de­jan cons­tan­cia de su pa­so en el li­bro de vi­si­tas. En sus pá­gi­nas, que agol­pan men­sa­jes en to­dos los idio­mas, co­mo «ji­nen­se con mo­chi­la. Ochios, ¡Vi­va An­da­lu­cía!, o quien da las gra­cias por ayu­dar­le a cum­plir unas pro­me­sas ». Ex­pli­ca que« hai re­pe­ti­do­res que fan oca mi­ño por an­dar e quen in­clu­so pa­sa en co­che e pa­ra a sa­lu­dar».

Des­cri­be la igle­sia ro­má­ni­ca de Ta­boa­da co­mo «moi aco­lli­da». Con una plan­ta de unos diez me­tros de lar­go por al­go más de cin­co me­tros de an­cho guar­da mu­chas cu­rio­si­da­des que Ju­lio se­gu­ro que des­gra­na a to­do vi­si­tan­te in­tere­sa­do, ex­pli­can­do que «moi­ta xen­te que en­tra dí que lle pon apel­de g ali­ña po­lo cu­ca queé ». Su mag­ní­fi­co re­ta­blo, que cum­ple 300 años, fue ob­je­to de un es­tu­dio rea­li­za­do por Jo­sé Ca­rro Ote­ro y se eva­lúa su res­tau­ra­ción. Es de ar­te ba­rro­co po­pu­lar co­ro­na­do por una cu­rio­sa in­ter­pre­ta­ción de la ba­ta­lla de Cla­vi­jo. De­di­ca­da a San­tia­go, a los pe­re­gri­nos les lla­ma la aten­ción tam­bién, la fi­gu­ra de los pas­to­res y la Vir­gen de Fá­ti­ma.

Ju­lio y Flo­ra des­ta­can lo gra­ti­fi­can­te de un tra­ba­jo con co­ra­zón que en­gan­cha con tan­tas his­to­rias co­mo ra­zo­nes tie­nen los pe­re­gri­nos pa­ra ha­cer el Ca­mino.

R. AMA­DO

Flo­ra Li­ña­res Do­val atien­de la igle­sia de San Sal­va­dor de la O en Cas­tro-Do­zón.

R. A.

Ju­lio La­mei­ro se­llan­do la cre­den­cial a un pe­re­grino en la igle­sia de Ta­boa­da.

R. A.

El tem­plo de Do­zón es neo­clá­si­co y en el in­te­rior del tem­plo pue­de ver­se la pintura de unos án­ge­les.

R. AMA­DO

La be­lle­za de la igle­sia de San­tia­go de Ta­boa­da enamo­ra a pe­re­gri­nos y aman­tes del ro­má­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.