Fran­cis­co Ru­bia nos acer­ca his­to­rias del ri­co pa­sa­do de Li­ña­res con do­cu­men­tos iné­di­tos

El es­tu­dio apor­ta da­tos des­de la pintura mu­ral de un pe­rro a la va­ria­da co­rres­pon­den­cia que se con­ser­va

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - FRAN­CIS­CO RU­BIA ALEJOS

Pro­si­guien­do con los tra­ba­jos en el ar­chi­vo del pa­zo de Don Freán pa­ra sa­car a la luz a Li­ña­res de las ti­nie­blas de su pa­sa­do, trae­mos nue­va­men­te a es­tas pá­gi­nas una pe­que­ña nues­tra más del tiem­po ido. La in­ves­ti­ga­ción so­bre el pa­zo de Li­ña­res re­sul­ta ser co­mo en un po­zo sin fon­do. Un ma­nan­tial inago­ta­ble que da­do su cau­dal es ne­ce­sa­rio ir abor­dan­do con per­se­ve­ran­cia.

La se­rie de ar­tícu­los que ve­ni­mos pu­bli­can­do —sie­te con el pre­sen­te— con­fia­mos que sir­van pa­ra di­vul­gar los va­lo­res de la man­sión se­ño­rial de­za­na, y acre­cen­tar a la pos­tre los de sus his­tó­ri­cos pro­pie­ta­rios, los Se­ño­res de Ta­boa­da, que in­su­fla­ron vi­da al pa­la­cio has­ta 1920, año en que se cie­rra de­fi­ni­ti­va­men­te una eta­pa.

Pintura mu­ral de un pe­rro

Co­men­za­re­mos am­plian­do in­for­ma­ción so­bre las pin­tu­ras mu­ra­les exis­ten­tes en el in­te­rior del pa­zo de un pe­rro, que en su mo­men­to des­ve­la­mos se tra­ta­ba de la mas­co­ta de los Ta­boa­da lla­ma­da Pis­to­las. Fueron rea­li­za­das co­mo tes­ti­mo­nio al fiel com­pa­ñe­ro des­apa­re­ci­do. El in­te­rés de la fa­mi­lia Ta­boa­da por Pis­to­las que­da re­fle­ja­do en las car­tas es­cri­tas des­de Li­ña­res por el per­so­nal de ser­vi­cio al pro­pie­ta­rio del pa­zo, cuan­do re­si­día en Ma­drid, o pa­sa­ba tem­po­ra­das en Cam­ba­dos, don­de al fi­nal de las mis­mas siem­pre fi­gu­ra­ba no­ti­cia del pe­rri­to, por lo re­gu­lar con la fra­se Pis­to­las bueno.

Por ra­zo­nes tan ob­vias co­mo es la pre­sen­cia de es­tas pin­tu­ras en los mu­ros de un Bien de In­te­rés Cul­tu­ral, creí­mos opor­tuno dar a co­no­cer al­go más so­bre Pis­to­las, es­ta­ble­cien­do en pri­mer tér­mino la da­ta­ción de las pin­tu­ras, que si­tua­mos en 1902, cu­rio­sa­men­te más tar­días de lo que en prin­ci­pio se pu­die­ra pen­sar. Se sa­be por la do­cu­men­ta­ción ma­ne­ja­da que a par­tir del 7 abril 1902 el pe­rro de­jó de exis­tir, des­pués de vi­vir en Li­ña­res al­re­de­dor de una dé­ca­da.

En se­gun­do tér­mino la pintura fue he­cha por fo­to­gra­fía. La cá­ma­ra uti­li­za­da era for­ma­to 12 x 9 en pla­ca de vi­drio, pre­su­mi­ble­men­te per­te­ne­cien­te a don Carlos Ta­boa­da Ra­da. Pe­se al acu­sa­do de­te­rio­ro de la fo­to­gra­fía, ha­lla­da re­cien­te­men­te, se pue­de apre­ciar el co­jín don­de está sen­ta­do, el co­llar y la traí­lla con su mos­que­tón.

Con­sul­ta­do a un pro­fe­sio­nal ex­per­to ca­nino a qué ra­za po­día per­te­ne­cer Pis­to­las, pa­re­ce que se tra­ta de un pe­rro de aguas de la épo­ca. Es­ta fo­to­gra­fía la mos­tra­mos co­mo ele­men­to con­sus­tan­cial a la obra pic­tó­ri­ca, y co­mo apor­ta­ción al apar­ta­do grá­fi­co del his­to­rial de es­ta ca­sa se­ño­rial la­li­nen­se.

Via­je por los Pi­ri­neos fran­ce­ses

Ha­cien­do uso de las fuen­tes ci­ta­das al co­mien­zo, mos­tra­mos una pin­ce­la­da del apar­ta­do de­di­ca­do a los via­jes de la fa­mi­lia Ta­boa­da rea­li­za­dos por el ex­tran­je­ro, y sa­ca­mos a la luz el Dia­rio de un via­je por los Pi­ri­neos fran­ce­ses en el s. XIX (ál­bum ma­nus­cri­to en­cua­der­na­do a la ho­lan­de­sa con lo­mo de cue­ro, com­pues­to de diez fo­lios y me­dio, que ha­cen 22 pá­gi­nas).

En al­gu­nos ca­pí­tu­los de es­te dia­rio apa­re­cen des­cri­tas si­tua­cio­nes dig­nas de des­ta­car, que ayu­dan a des­ve­lar la con­di­ción y ba­ga­je hu­mano del via­je­ro de Pra­do, allá don­de fue­re. Di­fe­ren­tes as­pec­tos de es­te ca­ris­ma de los Ta­boa­da fueron re­sal­ta­dos en fuen­tes im­pre­sas, co­mo en el li­bro de Salgado Toi­mil, El Cor­pi­ño, edi­ta­do en 1929, cuan­do al re­fe­rir­se a es­ta dis­tin­gui­da fa­mi­lia elo­gia su inago­ta­ble ca­ri­dad con el ne­ce­si­ta­do.

Se­lec­cio­na­mos en es­te sen­ti­do un par de frag­men­tos del via­je, don­de se re­co­ge la sen­si­bi­li­dad del ilus­tre de­zano. Li­te­ral­men­te di­ce de su pu­ño: «…La Rai­llé­re está a una me­dia le­gua, fran­ce­sa, de Cau­te­rets y los que van a to­mar ba­ños o a be­ber el agua, son con­du­ci­dos en si­llas de ma­nos. Se de­ja de ser hu­mano, pre­ci­so es con­ve­nir que el gol­pe de vis­ta se mag­ni­fi­ca en ir de ca­mino a la vez 25 o 30 si­llas de ma­nos, to­das igua­les, to­das con­du­ci­das con la mis­ma re­gu­la­ri­dad, sor­pren­de, pe­ro yo con­fie­so que es­to me hi­zo una tris­te im­pre­sión, ver a los hom­bres, el ofi­cio re­ser­va­do a los ani­ma­les, ver así de­yen­da­do el nom­bre, del hom­bre, que Dios hi­zo a su ima­gen, cuan tris­te es ¡O po­der del oro! Y cuan en él de­be ser a es­tos in­fe­li­ces hu­mi­llar has­ta ese gra­do lo digno de se­res hu­ma­nos; cuan­do veía con­du­cir una mu­jer her­mo­sa, una inocen­te ni­ña, en­ton­ces mi sen­ti­mien­to no era tan ho­rri­ble, pe­ro al ver jó­ve­nes ro­bus­tos Lions bar­bu­dos en­ton­ces ca­si te­nía en mi al­ma igual ca­bi­da, la có­le­ra y el do­lor». Con­vie­ne lla­mar la aten­ción so­bre el es­ta­ble­ci­mien­to bal­nea­rio de La Rai­llè­re, por ha­ber con­sa­gra­do a Cau­te­rets co­mo «es­ta­ción pa­ra la gar­gan­ta»; por su bu­vet­tes con gri­fo, trein­ta y ocho ba­ñe­ras, pues­to de be­bi­da y sa­la de gar­ga­ris­mo pa­ra al­re­de­dor de tres­cien­tas per­so­nas a la vez. Ade­más de gozar las aguas des­de tiem­po in­me­mo­rial de gran repu­tación. En las Ter­mas de La Rai­llè­re (39º cen­tí­gra­dos) se re­ci­bía anual­men­te a los se­men­ta­les enfermos de las ye­gua­das del Me­dio­día, que man­da­ban los ve­te­ri­na­rios pa­ra que to­ma­sen las aguas, lo que de­mues­tra to­do el va­lor del tra­ta­mien­to de cre­no­te­ra­pia de es­te bal­nea­rio, que ofre­ce el va­lor aña­di­do de la in­fluen­cia de su cli­ma de al­tu­ra.

Re­to­man­do el dia­rio, más ade­lan­te vuel­ve a ha­cer un jui­cio crí­ti­co de una nue­va si­tua­ción de la so­cie­dad fran­ce­sa de­ci­mo­nó­ni­ca. (…) «Hoy es­tu­vi­mos en la sa­la Cer­cle. Allí se reúnen dia­ria­men­te, y a to­das ho­ras, la so­cie­dad frac­cio­na­ble (…) Pa­ra dis­fru­tar de to­do es­to no hay más, si uno que sea el je­fe de la fa­mi­lia, se sus­cri­ba —cues­ta la sus­crip­ción 10 fran­cos— si son se­ño­ras so­las, na­da pa­gan, y a pe­sar de es­to, la so­cie­dad es siem­pre es­co­gi­da. En Francia la so­cie­dad no gus­ta de igua­lar­se, cada cual bus­ca la su­ya, y es­ta es la ra­zón por la cual, sin in­ten­ción, se ve siem­pre las cla­ses se­pa­ra­das».

R. AMA­DO / AR­CHI­VO PA­ZO DE DON FREÁN

La pintura mu­ral del pe­rro «Pis­to­las» fue he­cha por fo­to­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.