Lío de fuen­tes en el mon­te do Fa­ro

La re­cu­pe­ra­ción de la Fon­te dos Me­ni­ños, de aguas cu­ra­ti­vas, no con­ten­ta a to­do el mun­do

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - EVA FER­NÁN­DEZ, L. D.

Las obras de acon­di­cio­na­mien­to de los ac­ce­sos a los res­tos de la co­no­ci­da co­mo Fon­te dos Me­ni­ños es­tán con­clui­das. Es­ta fuen­te, a la que se le atri­bu­yen po­de­res cu­ra­ti­vos, está si­tua­da en la pa­rro­quia de Ar­go­zón, Chan­ta­da, a es­ca­sos me­tros del par­que eó­li­co de la sie­rra de O Fa­ro. Los tra­ba­jos con­sis­tie­ron en la re­ti­ra­da de ma­le­za y la cons­truc­ción de una pa­sa­re­la de ma­de­ra des­de la pis­ta que con­du­ce al par­que eó­li­co has­ta la en­tra­da de la fuen­te, que se en­cuen­tra in­mer­sa en una zo­na de ar­bo­la­do. Ade­más, se han ins­ta­la­do dos pa­ne­les in­di­ca­do­res en los que fi­gu­ra un ma­pa de la zo­na y una ex­pli­ca­ción de las tra­di­cio­nes so­bre esa apre­cia­da fuen­te.

El pre­su­pues­to pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to de la fuen­te ha si­do de 12.000 eu­ros, pro­ve­nien­tes de fon­dos del Fea­der y ad­ju­di­ca­dos a la co­mu­nidad de mon­tes de los ve­ci­nos de Ar­go­zón, en su ca­li­dad de pro­pie­ta­ria de los te­rre­nos. Las la­bo­res se die­ron por con­clui­das a fi­na­les de ju­nio de es­te año. Es­ta sub­ven­ción fue una pe­ti­ción de los co­mu­ne­ros de Ar­go­zón, que acor­da­ron en asam­blea la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar lo que Jo­sé Elías Díaz, pre­si­den­te de es­ta co­mu­nidad, ca­li­fi­ca co­mo «pa­tri­mo- nio da se­rra do Fa­ro».

Díaz opi­na que es­ta re­for­ma va a ha­cer más po­pu­lar la fuen­te y su le­yen­da en­tre los ve­ci­nos de Chan­ta­da, y da­da su pro­xi­mi­dad al ca­mino de San­tia­go «é evi­den­te que se vai ache­gar a ela bas­tan­te xen­te».

Pe­ro tam­bién hay quie­nes no ven las obras y su pre­su­pues­to con bue­nos ojos. Mi­guel Ló­pez, agen­te fo­res­tal en Chan­ta­da, opi­na que es inú­til re­cu­pe­rar una fuen­te que está en un es­ta­do tan de­plo­ra­ble y de la que ni si­quie­ra se pue­de be­ber. Se­gún su cri­te­rio, la Fon­te dos Me­ni­ños ha que­da­do re­du­ci­da a «un es­pa­zo no que se apor­ca­llan os xa­ba­rís». Co­mo cul­pa­bles de es­te de­te­rio­ro, se­ña­la a las obras del par­que eó­li­co, si­tua­do a unos dos­cien­tos me­tros de dis­tan­cia, y a la ma­qui­na­ria pe­sa­da que se uti­li­zó en ellas en­tre los años 2001 y 2004.

Ade­más, de­nun­cia que la can­ti­dad de di­ne­ro in­ver­ti­da ha si­do ex­ce­si­va te­nien­do en cuen­ta que so­lo se ha cons­trui­do una pa­sa­re­la. Por otra par­te, re­cla­ma más aten­ción pa­ra otras fuen­tes con una ma­yor tra­di­ción en el mon­te, co­mo la Fon­te dos Ca­ba­lei­ros o la Fon­te Sa­na­ba­rri­gas. Mi­guel Ló­pez ex­pli­ca que es­tas es­ta­ban asen­ta­das en el ca­mino que se­guían los pe­re­gri­nos pa­ra llegar a la er­mi­ta de A No­sa Se­ño­ra do Fa­ro y, por lo tan­to, tenían uso más sig­ni­fi­ca­ti­vo. En cam­bio, res­ta im­por­tan­cia a la Fon­te dos Me­ni­ños, que se en­con­tra­ba en una ru­ta por la que, has­ta la cons­truc­ción del par­que eó­li­co, «só da­ban pa­sa­do os ca­rros ma­la­men­te».

La tra­di­ción sa­na­do­ra

La Fon­te dos Me­ni­ños se uti­li­zó du­ran­te dé­ca­das por ve­ci­nos de Chan­ta­da y Ro­dei­ro pa­ra sa­nar a ni­ños y be­bés de la en­fer­me­dad co­no­ci­da co­mo «en­gan­di­ño», que se ma­ni­fes­ta­ba en for­ma de la ten­den­cia a cru­zar sus pier­nas y la con­se­cuen­te incapacidad pa­ra an­dar. El ri­tual cu­ra­ti­vo de­bía rea­li­zar­se de no­che y se de­bía co­lo­car una vela en las dos pie­dras que cus­to­dia­ban la fuen­te.

Ac­to se­gui­do, dos mu­je­res tenían que pa­sar al pe­que­ño por de­ba­jo del agua mien­tras pro­nun­cia­ban: «To­ma es­te en­ga­na­di­ño. Se é pa Dios, Dios o le­ve. Se é po mun­do, Dios o sal­ve». Si las ve­las per­ma­ne­cían en­cen­di­das, el in­fan­te se cu­ra­ría, si por el con­tra­rio se apa­ga­ban, es­te mo­ri­ría a cau­sa del mal. Asi­mis­mo, la fa­mi­lia del ni­ño te­nía que de­jar la ro­pa que es­te lle­va­ba du­ran­te el pro­ce­so apar­ta­da y de­jar­la allí una vez con­clui­da la ce­re­mo­nia, ade­más de al­gu­na ofren­da se­gún sus po­si­bi­li­da­des —di­ne­ro o co­mi­da—. Pa­ra que los po­de­res cu­ra­ti­vos de la fuen­te se hi­cie­sen efec­ti­vos, el ni­ño en cues­tión te­nía que pa­sar esa mis­ma no­che por el hue­co de un ro­ble par­ti­do por la mi­tad.

Des­de la fi­na­li­za­ción de las obras ya han si­do mu­chas las per­so­nas que han vi­si­ta­do la fuen­te. En su ma­yo­ría «ni­ños» que ha­ce más de cin­cuen­ta años fueron su­pues­ta­men­te cu­ra­dos en la fuen­te y que aho­ra tie­nen cu­rio­si­dad por ver el es­ta­do en el que se en­cuen­tra.

Chan­ta­di­nos y ve­ci­nos de Ro­dei­ro acu­dían a sa­nar a los ni­ños y be­bés con «en­gan­di­ño»

Al­gu­nas vo­ces re­cla­man que se pres­te la mis­ma aten­ción a otros ma­nan­tia­les

R. F.

Ac­ce­so a Fon­te dos Me­ni­ños, a la que tri­bu­yen po­de­res cu­ra­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.