Car­ta del obis­po de Lu­go a Emi­lia Pardo Ba­zán

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

En­tre los di­fe­ren­tes apar­ta­dos de la co­rres­pon­den­cia con­ser­va­da, con «Ín­di­ce de car­tas que es­cri­bí» de las que el se­ñor Ta­boa­da so­lía guar­dar en mu­chos ca­sos co­pia, ca­be ci­tar la sec­ción com­pues­ta por «car­tas-guar­da­das», de di­ver­sa pro­ce­den­cia y te­má­ti­ca. A con­ti­nua­ción pa­sa­mos a ex­po­ner so­me­ra­men­te al­gu­nas.

La re­la­ción de amistad de los Ta­boa­da de Li­ña­res con la in­sig­ne es­cri­to­ra Emi­lia Pardo Ba­zán fue no­to­ria. En­tre las car­tas guar­da­das por Don Carlos Ta­boa­da mos­tra­mos una es­cri­ta por el Obis­po de Lu­go en 1893 dan­do con­tes­ta­ción a la con­de­sa de Pardo Ba­zán a una re­co­men­da­ción que le so­li­ci­ta, que in­tui­mos de­bió ser un fa­vor pe­di­do a la con­de­sa por el due­ño de Li­ña­res pa­ra un ve­cino de Gre­san­de. Se­gún di­ver­sos in­ves­ti­ga­do­res, en­tre los que se en­cuen­tra Gon­zá­lez He­rrán, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de la Li­te­ra­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, el va­lor de es­ta car­ta, «más que por su con­te­ni­do, está en su ra­re­za: son es­ca­sí­si­mas las con­ser­va­das o pu­bli­ca­das en­tre las di­ri­gi­das a ella, pues la co­lec­ción epis­to­lar que ha­bía en el mal lla­ma­do pa­zo de Mei­rás fue des­trui­da» a par­tir de 1940.

«Obis­pa­do de Lu­go/Par­ti­cu­lar/ Oct., 3/93 // Exc­ma. Sra. Dª. Emi­lia Pardo Ba­zán/¡Con cuan­ta de­li­ca­de­za sa­be V. ha­cer sus re­co­men­da­cio­nes, de ma­ne­ra que se ma­ni­fies­te el vi­ví­si­mo in­te­rés de com­pla­cer al ami­go, sin des­co­no­cer lo vi­drio­so y gra­ve del car­go del Obis­po al con­fe­rir el cui­da­do de las al­mas! // Pa­ra to­do es una gran co­sa el ta­len­to, me­nos cuan­do se em­plea en dis­cu­rrir el mo­do de pa­sar mu­chas ve­ces por Lu­go y se­guir de lar­go. // Aun­que ca­si siem­pre que re­ci­bo car­tas de re­co­men­da­ción ten­go el dis­gus­to de con­tes­tar di­bu­jan­do la fa­mo­sa plan­ta cu­cur­bi­tá­cea, es­ta vez a po­co que se ayu­da el in­tere­sa­do, pa­ré­ce­me que no ha de re­sul­tar V. desai­ra­da. // En­car­gue V. pues, que el de Gre­san­de ha­ga por su par­te lo que le co­rres­pon­da y pro­me­to, si lo cum­ple, que por la mía no ha de que­dar. // Los más afec­tuo­sos re­cuer­dos a la Ma­má. // Siem­pre afec­tuo­so y agra­de­ci­do a. y SS. que la ben­di­ce. // Fr. Gre­go­rio Ma­rín, Obis­po».

Dia­rio de Ce­sá­reo

Son car­tas es­cri­tas des­de La Co­ru­ña por Ce­sá­reo (ig­no­ra­mos ape­lli­do) que se ini­cian el 17 de agos­to de 1872 y fi­na­li­zan el 11 de sep­tiem­bre del mis­mo año, di­ri­gi­das a D. Carlos Ta­boa­da Ra­da re­si­den­te en es­tas fe­chas en San­tia­go de Com­pos­te­la.

Del re­mi­ten­te sa­be­mos que era asi­duo a la «Ter­tu­lia pro­gre­sis­ta de La Co­ru­ña», y ha­bía si­do re­cau­da­dor «… acos­tum­bra­do a vi­vir an­tes lleno de zo­zo­bras con la re­cau­da­ción, me pa­re­ce que aho­ra no ten­go res­pon­sa­bi­li­dad, y el tra­ba­jo aun­que sea de más su­je­ción, es de más fá­cil desem­pe­ño». En es­ta co­rres­pon­den­cia se re­co­gen los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra re­ci­bir la vi­si­ta del rey de Es­pa­ña D. Ama­deo I de Sa­bo­ya a La Co­ru­ña, pre­vis­ta su en­tra­da el día 9, dan­do cuen­ta de su de­sa­rro­llo con lla­ma­ti­vos de­ta­lles.

En el con­te­ni­do ge­ne­ral fi­gu­ran in­tri­gas po­lí­ti­cas de co­no­ci­dos per­so­na­jes; por­me­no­res cu­rio­sos de lu­ga­res, establecimientos, res­tau­ran­tes y fá­bri­cas de la ciu­dad; ac­tua­cio­nes tea­tra­les; in­tere­san­tes no­ti­cias de ur­ba­nis­mo «… se está abrien­do una ca­lle en la Puer­ta de la To­rre de Aba­jo pa­ra que una los Can­to­nes con Sa­rás, a cu­yo efec­to se de­rri­ba­rá la mu­ra­lla (…) la que hi­cie­ron en la To­rre de Arri­ba her­mo­sea mu­cho la sa­li­da del pue­blo»; un fuer­te tem­po­ral del sur, que aba­tió los ár­bo­les del «nue­vo pa­seo del re­lleno» ofi­cial­men­te de­no­mi­na­do de Mén­dez Nú­ñez, don­de aca­ba­ba de ins­ta­lar­se luz eléc­tri­ca; lle­ga­da al puer­to de la fra­ga­ta Vic­to­ria. En la car­ta fe­cha­da en 24-VIII-1872 en­con­tra­mos no­ti­cia del par­que mó­vil de la ciu­dad «Po­co a po­co se va ge­ne­ra­li­zan­do el uso del co­che en­tre es­tos co­ru­ñe­ses, pues ya pa­san de 30 los que lo tie­nen». Y en la úl­ti­ma des­cue­lla la des­pe­di­da a su ami­go, el Sr. Ta­boa­da: «No le de­seo que lle­gue a ser mi­nis­tro, por­que en aquel pues­to se des­acre­di­tan to­dos los hom­bres que va­len al­go, y yo quiero que so­bre mis ami­gos cai­gan mu­chos mi­les de pe­sos, pe­ro ni una uni­dad de des­cré­di­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.