Fuen­tes epis­to­la­res de Li­ña­res per­mi­ten abor­dar la lac­tan­cia con amas de cría en el si­glo XIX

La con­tra­ta­ción de es­tas per­so­nas so­lía rea­li­zar­se tras pe­dir re­fe­ren­cias y que fue­se «bue­na mo­za, jo­ven, sa­na y ro­bus­ta»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - F. RU­BIA ALEJOS

El Se­ñor de Li­ña­res acos­tum­bra­ba a guar­dar no­ti­cias cu­rio­sas y va­rio­pin­tas, que des­per­ta­ban su cu­rio­si­dad. En­tre los do­cu­men­tos im­pre­sos per­te­ne­cien­tes a re­cor­tes de pren­sa lla­ma la aten­ción el cam­bio drás­ti­co co­me­ti­do con los li­bros, ven­di­dos al pe­so co­mo si fue­sen toa­llas en el país ve­cino. Di­ce el Dia­rio Ofi­cial de Avi­sos de Ma­drid, Num. 22.995, Año de 1850.

Gran ven­ta de li­bros al pe­so «La es­ca­sez de gé­ne­ro ha­cía que en el si­glo pa­sa­do se tu­vie­se por in­de­co­ro­sa es­ta ma­ne­ra de ven­der la mer­can­cía que hoy anun­cia­mos. Los que se acer­quen a exa­mi­nar los tí­tu­los de las obras que po­ne­mos a la ven­ta, ve­rán que se les ofre­ce una bri­llan­te oca­sión de ad­qui­rir por po­co pre­cio una bi­blio­te­ca es­co­gi­da, en la que se ha­llan reuni­dos to­dos los co­no­ci­mien­tos hu­ma­nos. Los pre­cios son los si­guien­tes. No­ve­las, cuen­tos y anéc­do­tas, a 80 reales arro­ba; Via­jes a 60; His­to­ria a 40; Poe­sía a 20; Edu­ca­ción a 10; Cien­cias a 5. Los li­bros en la­tín se da­rán gra­tis, a los que com­pren más de dos arro­bas de los otros». (1 arro­ba equi­va­lía a 11, 50 ki­los).

Lac­tan­cia con ama de cría

Des­de an­ti­guo se co­no­cía que el ali­men­to más na­tu­ral y apro­pia­do pa­ra el ni­ño du­ran­te el pe­rio­do de la lac­tan­cia era la le­che de su pro­pia ma­dre. Úni­ca­men­te cuan­do exis­tían de­ter­mi­na­das con­tra­dic­cio­nes, que im­pe­dían a la pro­ge­ni­to­ra lactar a su pro­pio hi­jo, se re­cu­rri­rá al me­jor su­ce­dá­neo co­no­ci­do, que era me­dian­te la le­che de un ama de cría o no­dri­za.

La lac­tan­cia me­dian­te amas que ama­man­tan a cria­tu­ras que no son hi­jos su­yos, fue co­no­ci­da en el pa­sa­do por «lac­tan­cia mer­ce­na­ria», tér­mino uti­li­za­do en los an­ti­guos li­bros de obs­te­tri­cia. Por su sin­gu­la­ri­dad y du­ra­bi­li­dad en el tiem­po, has­ta la apa­ri­ción de las le­ches ar­ti­fi­cia­les a me­dia­dos del si­glo XX, me­re­ce le de­di­que­mos un apar­ta­do, pa­ra que al me­nos exis­ta cons­tan­cia es­cri­ta de es­ta ac­ti­vi­dad en el s. XIX en De­za, y pue­da ser­vir de puer­ta abier­ta a fu­tu­ros tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción.

Her­ma­nos de le­che

Cuan­do una mu­jer ama­man­ta­ba dos be­bés que no eran her­ma­nos, esos ni­ños eran lla­ma­dos «her­ma­nos de le­che». Por lo re­gu­lar lle­ga­dos a edad adul­ta so­lían man­te­ner muy bue­nas afi­ni­da­des afec­ti­vas. En al­gu­nas cul­tu­ras se con­si­de­ra­ba «pa­ren­tes­co nu­tri­cio» y era tan im­por­tan­te que in­clu­so se si­tua­ba pró­xi­mo a la con­san­gui­ni­dad, lle­gán­do­se a prohi­bir el ma­tri­mo­nio en­tre her­ma­nos de le­che.

Gra­cias a las fuen­tes epis­to­la­res de Li­ña­res nos per­mi­ten, des­de una vi­sión coe­tá­nea, apro­xi­mar­nos al de­sen­vol­vi­mien­to del mun­do de las amas de cría, que en De­za po­de­mos ca­li­fi­car ver­da­de­ra­men­te ac­ti­va. Co­men­za­re­mos con las cua­li­da­des que le pe­dían en­ton­ces al «ama» an­tes de con­tra­tar­la.

Con­di­cio­nes re­que­ri­das

Lo más ha­bi­tual an­tes de con­tra­tar al ama era pe­dir «ra­zón de ella», es de­cir, co­no­cer su fi­lia­ción, es­ta­do, con­duc­ta, ade­más de que fue­se «bue­na mo­za, jo­ven, sa­na y ro­bus­ta». To­do es­to era mu­cho más im­por­tan­te que tu­vie­se apa­rien­cia agra­da­ble, aun­que en al­gu­nas ca­sas tam­bién con­ta­ba es­to úl­ti­mo, cua­li­dad co­no­ci­da con el tér­mino «va­lía pa­ra pre­sen­tar». El he­cho de que le ama de cría hu­bie­se cria­do en ciu­dad era un va­lor aña­di­do, —co­mo el que te­nía la hi­ja de «Sam­paia de No­ce­da»— que co­men­ta­ban «fue apro­ba­da por los mé­di­cos en Bar­ce­lo­na en otra crian­za que hi­zo allí». Un con­di­cio­nan­te en la elec­ción era que su pro­pio ni­ño es­tu­vie­se bien nu­tri­do y gor­di­to —in­di­ca­ti­vo de bue­na le­che— por es­ta ra­zón en el mo­men­to de pre­sen­tar­se a la fa­mi­lia que la so­li­ci­ta­ba lo más ha­bi­tual era que el ama vi­nie­se acom­pa­ña­da de su hi­jo. Si la crian­za efec­tua­da re­sul­ta­ba sa­tis­fac­toria so­lía ser re­que­ri­da pa­ra fu­tu­ros ser­vi­cios por la mis­ma fa­mi­lia en ca­so ne­ce­sa­rio, aun­que no siem­pre po­día es­tar dis­po­ni­ble, o en­con­trar­se dan­do pe­cho en otra ca­sa —co­mo fue el ca­so de Fe­li­sa— que es­ta­ba crian­do en Cá­diz, cuan­do fue re­cla­ma­da por Carlos Ta­boa­da Bu­ga­llo pa­ra que fue­se a Ma­drid a ama­man­tar a su hi­jo.

Re­tri­bu­ción men­sual

El sa­la­rio per­ci­bi­do por dar el pe­cho es tam­bién re­le­van­te, pu­dién­do­se es­ta­ble­cer una re­la­ción com­pa­ra­ti­va con otros co­no­ci­dos. En la épo­ca que nos ocu­pa (1899 a 1900) las amas de cría so­lían co­brar de­pen­dien­do de la zo­na. En las pró­xi­mas, co­mo pue­de ser el ca­so de Si­lle­da, el sa­la­rio era de 6 du­ros men­sua- les. Las que eran re­que­ri­das pa­ra criar en ciu­dad —acla­ra en car­ta Ma­nuel Gon­zá­lez— «su­po­ne­mos que por me­nos de 7 u 8 du­ros no irán», y apos­ti­lla «no­so­tros que­re­mos man­dar una que se pue­da pre­sen­tar».

En es­ta bús­que­da des­de Li­ña­res, hay un ca­so que co­men­tan «le bus­ca­mos otra de bue­nas con­di­cio­nes. Tie­ne un ni­ño de 6 me­ses tan gor­do co­mo el de Fe­li­sa y muy bo­ni­to, pe­ro pi­dió mu­cho, 200 reales (10 du­ros). Di­ce re­ba­ja­rá al­go». Co­mo da­to com­pa­ra­ti­vo con­vie­ne se­ña­lar que en San­tia­go, has­ta lle­ga­do el año 1919 la ma­yo­ría de las ope­ra­rias no al­can­za­ban a ga­nar una pe­se­ta dia­ria con ta­rea de diez ho­ras (Por­te­la Pa­zos. Rev. Ul­tre­ya).

Otra re­fe­ren­cia im­por­tan­te que nos da idea de la si­tua­ción de la vi­da cuan­do co­rría 1900, la ha­lla­mos en el cos­te de via­jes en di­li­gen­cia. El pre­cio de Pra­do a San­tia­go, ocu­pan­do asien­tos del in­te­rior, era de 30 reales (7,5 pe­se­tas), y fue­ra 25 reales. Igual cos­te te­nía la ca­rre­ra de Pra­do a Ourense, lo que su­po­nía pa­ra un ope­ra­rio de en­ton­ces un des­em­bol­so con­si­de­ra­ble, equi­pa­ra­ble al jor­nal ín­te­gro de más de una se­ma­na.

AR­CHI­VO PA­ZO DE DON FREÁN

Gra­ba­do de Cam­bo, en Francia, traí­do a Li­ña­res en re­cuer­do de su es­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.