En el pa­la­cio la­li­nen­se reinó siem­pre un or­den ex­tra­or­di­na­rio

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Por la do­cu­men­ta­ción ma­ne­ja­da, sa­be­mos que en al­gu­nas oca­sio­nes la fa­mi­lia Ta­boa­da dis­po­nía de dos amas de cría. Un ejem­plo lo en­con­tra­mos en la re­la­ción del per­so­nal a su ser­vi­cio el 15 de no­viem­bre de 1868, cuan­do el ma­tri­mo­nio Ta­boa­da-Bu­ga­llo vi­vía en la ciu­dad vie­ja de La Co­ru­ña. En es­ta épo­ca tenían dos amas de cría pa­ra ama­man­tar a Ma­ría de la O, su hi­ja pri­mo­gé­ni­ta de un año de edad, y Carlos, de un mes, al tiem­po que com­ple­ta­ba el ser­vi­cio, una don­ce­lla de la­bor y una co­ci­ne­ra.

Ama de cría pa­ra el ma­tri­mo­nio Ta­boa­da-San­gro

En car­ta ex­pe­di­da des­de Li­ña­res, el 26-III-1899, po­de­mos leer que Carlos Ta­boa­da Bu­ga­llo pi­de des­de Ma­drid que le man­den un ama de cría pa­ra su hi­jo (fru­to del ma­tri­mo­nio con Ma­ría Vic­to­ria San­gro y Ros de Olano, hi­ja del con­de de Al­mi­na y mar­qués de Guad-el-Je­lú). Las ave­ri­gua­cio­nes en Li­ña­res pa­ra localizar a la per­so­na ade­cua­da re­sul­ta­ron bas­tan­te la­bo­rio­sas. «La del Cor­pi­ño no sir­vió, tie­ne dos años el pe­que­ño, aun­que ella di­jo no te­nía más de ocho me­ses (…) Hay otra que te­ne­mos se­gu­ri­dad. Tie­ne el ni­ño 10 me­ses. Va por 5 du­ros y ves­ti­da, pa­gan­do el via­je. Es­tu­vo crian­do en Cá­diz. Es ca­sa­da, tie­ne su marido en Cá­diz. (…) las con­di­cio­nes son las si­guien­tes: Es muy bue­na y lim­pia. Muy dis­pues­ta. Di­ce po­der cui­dar el ni­ño. Sa­be to­do del arre­glo de ni­ños, de la­var­los y ves- tir­los. Se lla­ma Eu­ge­nia, el ape­lli­do no lo sé».

Más ade­lan­te, en car­ta del mis­mo ori­gen. «Nos ale­gra­mos lle­ga­se el Ama —co­men­ta la co­ci­ne­ra del pa­zo Ma­ría Ma­nue­la Gar­cía— y que sea de ser­vi­cio. Tie­ne la fa­ma de mu­cha le­che, es jo­ven y bue­na mo­za. La cues­tión es que no ten­ga fal­tas, aun­que to­dos las te­ne­mos por des­gra­cia».

De las re­fe­ren­cias es­cri­tas de la bús­que­da de un ama de cría de­du­ci­mos, que en es­tos tiem­pos se pro­du­cía mi­gra­ción de jó­ve­nes ma­tri­mo­nios ga­lle­gos a Cá­diz, ade­más de un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de ma­dres que de­ja­ban por lar­go tiem­po su mo­ra­da y seno fa­mi­liar, pa­ra pres­tar ser­vi­cios de es­ta na­tu­ra­le­za en lu­ga­res le­ja­nos o ciu­da­des.

Ac­ti­vi­da­des en el pa­zo

So­bre las ac­ti­vi­da­des desa­rro­lla­das en el pa­zo de Li­ña­res exis­te una in­for­ma­ción am­plia y va­ria­da, to­da­vía pen­dien­te de dar­la a co­no­cer en su to­ta­li­dad. En­tre las obras rea­li­za­das en el pa­zo y tie­rras dies­tra­les, ca­be ci­tar la del «Te­rra­plén de la huer­ta de Li­ña­res» en que par­ti­ci­pó un con­tin­gen­te im­por­tan­te de gen­tes. Co­men­zó el tra­ba­jo el 28 de agos­to de 1882 ocu­pán­do­se en el mis­mo 52 hom­bres, 4 mu­je­res y se em­plea­ron 5 yuntas y 5 gra­di­les (sic). El tra­ba­jo se pro­lon­gó has­ta el 6 de sep­tiem­bre. Du­ran­te es­te tiem­po se les dio de co­mer y be­ber, al me­dio­día y ce­na, ori­gi­nan­do una in­ten­sa ac­ti­vi­dad de co­ci­na.

De­ja­mos de ma­ni­fies­to que en el pa­la­cio se­ño­rial de Li­ña­res reinó un or­den fue­ra de lo co­mún. To­do un pro­di­gio, del que era res­pon­sa­ble D. Carlos Ta­boa­da Ra­da (+ 1903). Du­ran­te su per­ma­nen­cia co­mo pro­pie­ta­rio, es­ta loa­ble cua­li­dad re­dun­dó en una abun­dan­te do­cu­men­ta­ción. Un ar­chi­vo vi­vo que man­tu­vo ce­lo­sa­men­te, y del que aho­ra es po­si­ble be­ber de sus fuen­tes pa­ra des­ve­lar to­da una épo­ca, pró­di­ga en in­tere­san­tes no­ti­cias vin­cu­la­das al pa­zo y su en­torno, que lo si­túan co­mo un re­fe­ren­te en la zo­na en múl­ti­ples as­pec­tos. Pe­se a es­tar a pun­to de cum­plir­se el cen­te­na­rio del éxo­do de los Ta­boa­da de Li­ña­res, el pro­fun­do re­co­no­ci­mien­to a su im­pron­ta de­ja­da, si­gue la­ten­te en la me­mo­ria de las gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.