El re­gre­so de la ta­lla de la Vir­gen de Cor­te­ga­da ge­ne­ra gran in­te­rés en las fies­tas de Ca­rril

Nu­me­ro­sos ve­ci­nos y cu­rio­sos acu­die­ron ayer al mue­lle para re­vi­vir una escena que tu­vo lu­gar ha­ce dos­cien­tos años

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - MA­RI­NA SANTALÓ

«Ves como si que che­ga». Es­ta frase se la di­ce una ma­dre a la ni­ña que tie­ne en bra­zos. Po­dría uno pen­sar que ha­bla del pa­dre de la pe­que­ña o de otro fa­mi­liar, pe­ro el pe­tar­da­zo en­car­ga­do de anun­ciar la en­tra­da por mar de la ta­lla de la Vir­gen de Cor­te­ga­da no de­ja lu­gar a du­das. Son dos de las muchas personas que in­ten­ta­ron ha­cer­se hue­co ayer en Ca­rril para ver un acon­te­ci­mien­to que, si se es­pe­ran otros dos­cien­tos años, tar­da­rá en vol­ver a pro­du­cir­se: la ta­lla, ves­ti­da para la oca­sión, dur­mió la no­che del sá­ba­do en Cor­te­ga­da para vol­ver ayer a tie­rra ca­rri­le­xa. Si en su mo­men­to lo hizo jun­to a las re­li­quias de San Fi­del, en es­ta oca­sión acom­pa­ñó a un cua­dro del san­to. Cuan- do lle­ga­ron a puer­to, la ima­gen de Santiago Após­tol le hizo las tres re­ve­ren­cias anun­cia­das. Las hi­cie­ron tam­bién sus por­ta­do­res, que sa­lie­ron vic­to­rio­sos de la di­fí­cil ma­nio­bra. Se mur­mu­ró en­tre el pú­bli­co. La ex­pec­ta­ción del acon­te­ci­mien­to pro­vo­có que ca­da mo­vi­mien­to fue­se ob­ser­va­do por los cen­te­na­res de ojos (y mó­vi­les) que si­guie­ron to­dos los de­ta­lles. Los flas­hes in­mor­ta­li­za­ron el mo­men­to y los aplau­sos abrie­ron pa­so a la far­sa. Los dan­zan­tes lo­gra­ron in­tro­du­cir­se en­tre los pre­sen­tes e ini­ciar unos mo­vi­mien­tos en los que las cuer­das y las es­pa­das vol­vie­ron a ser las pro­ta­go­nis­tas.

Cuando echa­ron a an­dar, el fo­co de atención se fue des­pla­zan­do des­de el mue­lle has­ta la iglesia pa­rro­quial. Pé­ta­los de ro­sas, res­guar­da­dos pre­via­men­te en ces­tas, ba­ña­ron a la ima­gen de San Fi­del y a la ta­lla de la Vir­gen de Cor­te­ga­da jus­to an­tes de en­trar a la iglesia. Mien­tras, gi­gan­tes y ca­be­zu­dos re­co­rrían las ca­lles como bue­nos co­no­ce­do­res de que to­da­vía que­da­ba una lar­ga jor­na­da. Y di­ver­ti­da. La ver­be­na ani­mó la no­che de los más juer­guis­tas, re­ser­ván­do­se el día de hoy para los más pe­que­ños: con­quis­ta­rán hin­cha­bles y col­cho­ne­tas.

MÓNICA IRAGO

Las fies­tas de San Fi­del de Ca­rril es­tán te­nien­do es­te año un co­lor es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.