«Vai ha­ber xen­te o fin de se­ma­na, xa se ve mo­ve­men­to»

Jo­sé Luis Vi­lla­ver­de es­pe­ra que la hos­te­le­ría lo­gre or­ga­ni­zar­se

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - I. U. P. / P. V.

Ma­rio Var­gas Llo­sa es­cri­bió pa­ra La idea de Eu­ro­pa de Stei­ner que los ca­fés en Eu­ro­pa son «in­se­pa­ra­ble de las gran­des em­pre­sas cul­tu­ra­les, ar­tís­ti­cas y po­lí­ti­cas del Oc­ci­den­te, en cu­yas me­sas de ma­de­ra y pa­re­des tiz­na­das de hu­mo na­cie­ron to­dos los gran­des sis­te­mas fi­lo­só­fi­cos, los ex­pe­ri­men­tos for­ma­les, las re­vo­lu­cio­nes ideo­ló­gi­cas y es­té­ti­cas».

Los ca­fés fue­ron el mar­co que apun­ta­ló la vi­da so­cial a lo lar­go de los años, es­pe­cial­men­te a par­tir del si­glo XIX. Pe­ro tam­bién fue­ron un po­co el pa­dre bas­tar­do de los ba­res que, jun­to con ta­ber­nas, men­ti­de­ros y otros tan­tos si­tios va­rios, se con­si­guió que la dis­cu­sión y la cul­tu­ra pe­ne­tra­ra en los di­fe­ren­tes es­tra­tos sociales.

Cul­tu­ra y fies­tas han ro­dea­do la co­ti­dia­ni­dad de los ba­res du- ran­te dé­ca­das. En el ca­so de Vi­la de Cru­ces los ba­res se su­man au­nan­do fies­ta y cul­tu­ra con mo­ti­vo de las fies­tas en ho­nor a la pa­tro­na, No­sa Se­ño­ra da Pie­da­de.

Re­cien­te­men­te, la fir­ma Co­ca­co­la uti­li­zó a los ba­res co­mo es­tan­dar­te, a golpe del es­lo­gan «ba­res, qué lu­ga­res», al tiem­po que pu­bli­ca­ba las ci­fras de ba­res por ha­bi­tan­tes que hay en Es­pa­ña.

Es­tas ci­fras no se co­rres­pon­den del to­do con Vi­la de Cru­ces, pues, se­gún el con­ce­jal Jo­sé Luís Vi­lla­ver­de, «te­ría que con­ta­los des­pa­cio, pe­ro sí que hai máis de 13», que es la can­ti­dad to­tal que ofre­ce la es­ta­dís­ti­ca.

Cru­ces es un lu­gar que aú­na his­to­ria y be­lle­za, pe­ro tam­bién al­gu­na pe­cu­lia­ri­dad con res­pec­to a los ba­res, pues no po­seen nin­gún ti­po de aso­cia­ción. «In­ten­to­use fa­cer, pe­ro os do­nos non che­ga­ron a con­se­gui­lo», aña­dió Vi­lla­ver­de.

El con­ce­jal tam­bién co­men­tó que el año pa­sa­do las fies­tas con­ta­ron con me­nor afluen­cia de gen­te que en 2015, pe­ro que pa­ra es­te fin de se­ma­na «vai a ha­ber xen­te. Ve­se xa mo­vi­mien­to sen­do día de fei­ra aquí, es­tá Cru­ces a re­bo­sar». Por otro la­do, ade­más de los lo­ca­les hos­te­le­ros, otra de las esen­cias má­xi­mas de las fies­tas son las or­ques­tas.

Ubi­ca­ción de or­ques­tas

De­pen­dien­do de si hay or­ques­tas, o cuá­les son y dón­de se co­lo­quen, cam­bia la pers­pec­ti­va de las ce­le­bra­cio­nes, tan­to pa­ra vi­si­tan­tes co­mo pa­ra lu­ga­re­ños. Es­to ha traí­do al­gu­na desave­nen­cia, pues al­gu­nos «que­ren que ve­ñan a par­te de abai­xo as or­ques­tas, pe­ro cla­ro, hai un­ha gran por­cen­ta­xe que que­re que se fa­gan don­de se fi­xe­ron sem­pre, don­de es­tu­ve­ron ubi­ca­das to­da a vi­da», agre­gó Vi­lla­ver­de.

M. SOUTO

Los can­tos de ta­ber­na son un com­ple­men­to de ani­ma­ción en la cul­tu­ra de los ba­res cru­ce­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.