Úl­ti­ma se­ma­na de la Es­cue­la de la Ma­zí, con Li­dia Parada como vi­si­ta es­te­lar

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES -

La Agru­pa­ción Atlé­ti­ca Ma­zí de Vi­la­gar­cía en­ca­ra des­de hoy la úl­ti­ma se­ma­na de su Es­cue­la de Atle­tis­mo de Ve­rano. Y lo ha­ce con una car­ga­da agen­da de vi­si­tas de pri­mer ni­vel, que se su­man a los pro­fe­so­res vi­si­tan­tes que han ve­ni­do des­fi­lan­do por las pis­tas vi­la­gar­cia­nas de Fon­te­car­moa en las úl­ti­mas se­ma­nas en lí­nea con las tres edi­cio­nes an­te­rio­res del cam­pus.

Hoy, du­ran­te to­da la ma­ña­na, son tres los maes­tros que im­par­ti­rán cá­te­dra en­tre los jó­ve­nes alum­nos de la Ma­zí —de 5 a 12 años—. Se tra­ta de Jo­sé Ma­nuel Hermida, en­tre­na­dor in­ter­na­cio­nal y res­pon­sa­ble de mar­ti­llo de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Atle­tis­mo, men­tor en más de 120 me­da­llas na­cio­na­les y me­dio mi­llar au­to­nó­mi­cas, Ire­ne Gó­mez, campeona de Es­pa­ña Ca­de­te de mar­ti­llo, y Pa­tri­cia Co­rrea, campeona ga­lle­ga ab­so­lu­ta de la mis­ma es­pe­cia­li­dad.

Vi­cen­te Vei­ga, res­pon­sa­ble de va­llas de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Atle­tis­mo, se­rá el pro­fe­sor in­vi­ta­do ma­ña­na por la Agru­pa­ción Atlé­ti­ca Ma­zí; con vi­si­ta es­te­lar el jue­ves, cuan­do jun­to a Lar­do Mou­re, en­tre­na­dor in­ter­na­cio­nal, vi­si­te Fon­te­car­moa la tri­ple campeona de Es­pa­ña ab­so­lu­ta de ja­ba­li­na e in­ter­na­cio­nal Li­dia Parada. El tres ve­ces olím­pi­co Ale­jan­dro Gó­mez vol­ve­rá a clau­su­rar la es­cue­la, el vier­nes, con una ex­hi­bi­ción de su club de ca­ni­crós de Vi­go. El pa­sa­do 27 de ju­lio Ra­quel Mea­ños (Ber­na, 8 de agos­to del 2000) ce­rra­ba una tem­po­ra­da má­gi­ca. Un año en el que ex­pe­ri­men­tó una pro­gre­sión bru­tal tras po­ner­se en oto­ño en ma­nos del pre­pa­ra­dor ma­ri­nen­se Car­los Lan­dín, tra­ba­jan­do en un gru­po de dos de­ce­nas de me­dio­fon­dis­tas y fon­dis­tas don­de fue ama­dri­na­da por na­da me­nos que So­lan­ge Pe­rei­ra. Un cam­bio que se ha tra­du­ci­do en la ca­pa­ci­dad de la vi­la­gar­cia­na de la Agru­pa­ción Atlé­ti­ca Ma­zí pa­ra ba­tir tres ve­ces en po­co más de dos me­ses y me­dio el ré­cord ga­lle­go ju­ve­nil del 800 me­tros fe­me­nino, an­cla­do des­de el 2005, al tiem­po que abría su palmarés na­cio­nal con la pla­ta en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña Ju­ve­nil en Pis­ta Cu­bier­ta y el tí­tu­lo his­pano al Ai­re Li­bre, ade­más de un bri­llan­te sex­to pues­to en la fi­nal na­cio­nal del 800 al ai­re li­bre en ca­te­go­ría ab­so­lu­ta. Ayer Ra­quel com­ple­ta­ba la pri­me­ra de sus cin­co se­ma­nas de des­can­so ac­ti­vo an­tes de en­ca­rar un nue­vo cur­so con afán de se­guir avan­zan­do en la éli­te. —Ju­lio del 2016, 2.16.60 pa­ra ac­ce­der a su pri­me­ra fi­nal de un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña, al ai­re li­bre en el 800. Do­ce me­ses des­pués, 2.07.05. Nue­ve se­gun­dos y 55 cen­té­si­mas de re­ba­ja en do­ce me­ses. ¡Una bar­ba­ri­dad...! —¡En el 800 es un mun­do! Es di­fí­cil. To­do co­men­zó con Lan­dín. Es un en­tre­na­dor que lle­vó a atle­tas que fue­ron olímpicos, in­ter­na­cio­na­les. Yo ne­ce­si­ta­ba un en­tre­na­dor así. Que con­tro­le ca­da en­tre­na­mien­to. Con­tro­la tan­to da­tos de atle­tis­mo, como de quí­mi­ca y de bio­lo­gía, y uti­li­za to­dos esos co­no­ci­mien­tos pa­ra plan­tear sus en­tre­nos. Pa­sé de una pre­pa­ra­ción de ba­se, a una pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. Y se no­tó mu­cho. Y tra­ba­jar con un gru­po de en­tre­na­mien­to como el que ten­go ayu­da mu­cho. — ¿A qué le da más va­lor, a sus tres récords en­ca­de­na­dos en po­co más de dos me­ses y me­dio, o a su pri­mer tí­tu­lo y me­da­lla de pla­ta en un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña? —¡Bufff! [Ri­sa]. Di­fí­cil. A mí hoy lo que más me importa es el ré­cord, mi mar­ca. A una ca­rre­ra vas con otra con­fian­za si tie­nes una mar­ca como la que ten­go aho­ra. —¿Se ima­gi­na­ba to­do es­to cuan­do se pu­so a las ór­de­nes de Lan­dín? —No. A prin­ci­pio de tem­po­ra­da me di­jo que mi me­ta era ba­jar de 2.10, y yo lo veía im­po­si­ble. Cuan­do el año pa­sa­do veía a chi­cas co­rrien­do en ese tiem­po me pa­re­cía in­creí­ble. Cuan­do me en­con­tré ha­cien­do 2.09.09 —su pri­mer ré­cord ga­lle­go— so­lo que­ría abra­zar a Lan­dín y a So­li, por­que se lo de­bía to­do, y fue una mo­ti­va­ción pa­ra se­guir ba­jan­do mi mar­ca. —Fa­se de des­can­so ac­ti­vo, y en sep­tiem­bre, vuel­ta al rue­do pa­ra pre­pa­rar la tem­po­ra­da 2017/18. ¿En qué con­sis­te su des­can­so ac­ti­vo, y có­mo en­fo­ca el pró­xi­mo cur­so? —En­treno días al­ter­nos. No son en­tre­na­mien­tos exi­gen­tes, por­que Lan­dín quiere que des­can­se la ca­be­za, tra­ba­jan­do la re­sis­ten­cia sin dar­te cuen­ta. Sobre el 2018, me cues­ta po­ner­me un ob­je­ti­vo des­pués de este año, por­que to­do vino un po­co a lo lo­co. Quie­ro se­guir man­te­nién­do­me en el po­dio, y me­jo­rar mi mar­ca, ob­via­men­te. —¿Y fue­ra de Es­pa­ña?

—El pró­xi­mo año hay Mun­dial. Si di­go la ver­dad, no sé ni lo que pi­den pa­ra ir. Me gus­ta­ría ir. Más que un ob­je­ti­vo, por aho­ra es un sue­ño —¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted la fi­gu­ra de So­lan­ge Pe­rei­ra? —Una re­fe­ren­cia a la ho­ra de com­pe­tir y de en­tre­nar. Y una ami­ga, como otra her­ma­na. Siem­pre es­tá ahí. In­clu­so cuan­do es­ta­ba cen­tra­da en pre­pa­rar el Mun­dial vino a ayu­dar­me. Es un gran apo­yo. —¿Qué la ha im­pul­sa­do más en su es­print de éxi­tos des­de mar­zo, las pier­nas, o la ca­be­za? pa­ra la tem­po­ra­da que vie­ne. —¿Dón­de se ve en el fu­tu­ro? —Pue­den pa­sar mu­chas co­sas de un día pa­ra otro. Quie­ro es­tar en la éli­te na­cio­nal a ni­vel ab­so­lu­to, po­der es­tar en cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les; y se­guir en­tre­nan­do. —En el 2010 la Ma­zí re­cu­pe­ra­ba el atle­tis­mo de pis­ta en Vi­la­gar­cía tras años des­apa­re­ci­do. Es us­ted su pri­me­ra can­te­ra­na en al­can­zar la éli­te na­cio­nal. ¿Se sien­te ejem­plo? ¿Ve lle­gan­do de­trás a más cam­peo­nes de su pue­blo? —Yo es­pe­ro que sí, que sal­gan más. Es una pe­na, Vi­la­gar­cía sa­có a mu­chos atle­tas du­ran­te mu­chos años. Es­pe­ro ser­vir de mo­ti­va­ción pa­ra que otros ni­ños y ni­ñas en­tren en el atle­tis­mo. —A ver. Es que las pier­nas sin ca­be­za no van. Y con ca­be­za, sin pier­nas, tam­po­co vas. Yo me ale­gro mu­cho de que mis com­pa­ñe­ros de en­tre­na­mien­to me en­se­ña­sen a te­ner la ca­be­za. An­tes de em­pe­zar con Lan­dín yo no te­nía ca­be­za, ni esa ac­ti­tud com­pe­ti­ti­va que ten­go aho­ra. De que aun­que ha­ya cua­tro o cin­co por de­lan­te de mí en una ca­rre­ra, pien­se que pue­do ga­nar­les, por­que na­die es in­ven­ci­ble. Esa ac­ti­tud me la dio el gru­po de en­tre­na­mien­to. —¿Cuán­to de to­do lo al­can­za­do has­ta aho­ra por Ra­quel se lo de­be a Lan­dín y su gru­po de tra­ba­jo, y cuán­to a Mea­ños?

—Al fi­nal, la que co­rre soy yo. Pe­ro sin él... Yo es­tu­ve años con otros en­tre­na­do­res y no con­se­guí es­to. Él dice que la que co­rro soy yo, pe­ro sin él no ha­bría si­do ca­paz de con­se­guir na­da de lo que he he­cho este año. Des­pués es­tán mis com­pa­ñe­ros de en­treno. Cuan­do las co­sas sa­len bien hay mu­cha gen­te pa­ra dar­te la en­ho­ra­bue­na, cuan­do sa­len mal, hay po­cos. Son como una red que te va a sus­ten­tar si caes mal. Te sir­ven de lie­bre que ha­ce par­te del tra­ba­jo, te ayu­dan con con­se­jos de gen­te que lle­va co­rrien­do to­da su vi­da. Y tam­bién es­tán mis pa­dres, que me lle­van 3-4 días a la se­ma­na a Pontevedra, pa­gán­do­me los via­jes por Es­pa­ña y el ma­te­rial.

MARTINA MISER

Ra­quel Mea­ños re­co­no­ce que su pro­gre­sión este año en el 800 es «un mun­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.