El COAG so­li­ci­ta un con­cur­so de ideas pa­ra el nue­vo con­sis­to­rio abier­to a to­dos los ar­qui­tec­tos

Cues­tio­na que tras so­li­ci­tar su co­la­bo­ra­ción no se le co­mu­ni­ca­se la re­so­lu­ción fi­nal

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - O. P.

Ha­bía pa­sa­do con el cen­tro de día re­si­den­cial, y se re­pi­te con el con­cur­so de ideas pa­ra el nue­vo con­sis­to­rio de Si­lle­da: la de­ci­sión res­pal­da­da por to­da la cor­po­ra­ción de li­mi­tar so­lo a los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra asen­ta­dos en el mu­ni­ci­pio la in­vi­ta­ción al con­cur­so ha des­per­ta­do las crí­ti­cas del Co­le­xio Ofi­cial de Ar­qui­tec­tos de Ga­li­cia (COAG). El pre­si­den­te de la de­le­ga­ción en Pon­te­ve­dra, Ma­nuel Abe­llei­ra, di­ri­gió una car­ta al al­cal­de Ma­nuel Cuí­ña pa­ra mos­trar su ma­les­tar por va­rias cues­tio­nes. La pri­me­ra por una cues­tión de for­mas: tras acu­dir con ur­gen­cia Abe­llei­ra al Con­ce­llo en ju­nio pa­ra es­tu­diar vías de co­la­bo­ra­ción del COAG en el con­cur­so, la­men­ta en­te­rar­se por la pren­sa de la de­ci­sión mu­ni­ci­pal de no con­tar con el co­le­gio: «Ti­ve­ra­mos agra­de­ci­do un­ha sim­ple cha­ma­da te­le­fó­ni­ca pa­ra dar con­ta da mes­ma». Cues­tio­nan ade­más que de la po­si­ble co­la­bo­ra­ción del COAG tras­cen­die­se «uni­ca­men­te un re­la­to­rio de cifras eco­nó­mi­cas no que se­me­lla un­ha me­ra ne­go­cia­ción mer­can­ti­lis­ta, na­da máis lon­xe da reali­da­de».

Cues­tio­nes anec­dó­ti­cas, por­que Abe­llei­ra se de­tie­ne más en la obli­ga­ción del co­le­gio de ve­lar por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos los arquitec- tos, y la le­ga­li­dad de los pro­ce­di­mien­tos de con­tra­ta­ción pú­bli­ca de los ser­vi­cios de ar­qui­tec­tu­ra, que de­ben ajus­tar­se a li­ber­tad de ac­ce­so a li­ci­ta­cio­nes, pu­bli­ci­dad y trans­pa­ren­cia, no dis­cri­mi­na­ción e igual­dad de tra­to, y así lo ha­bían ex­pre­sa­do ya en la reunión en el Con­ce­llo.

E in­vi­tar so­lo a los es­tu­dios de Si­lle­da no va en esa lí­nea: «A im­plan­ta­ción nun te­rri­to­rio non po­de ser nin cri­te­rio de sol­ven­cia en or­de a se­lec­cio­nar po­si­bles li­ci­ta­do­res nun pro­ce­de­men­to res­trin­xi­do, por exem­plo, nin un cri­te­rio de ad­xu­di­ca­ción». Tam­po­co en con­tra­tos me­no­res o pro­ce­di­mien­tos ne­go­cia­dos el ca­rác­ter lo­cal de la em­pre­sa no pue­de ser, sin más, el mo­ti­vo de elec­ción de con­tra­tis­tas o em­pre­sa­rios con que ne­go­ciar, ya que es in­com­pa­ti­ble con la le­gis­la­ción.

Una vía al ab­sur­do

Aún cons­cien­tes de las di­fi­cul­ta­des de la pro­fe­sión, y en tal sen­ti­do pue­de en­ten­der el COAG el es­pí­ri­tu del acuer­do mu­ni­ci­pal de apo­yar al em­pre­sa­ria­do y pro­fe­sio­na­les lo­ca­les, cree que no es el ca­mino «pois se o ca­rác­ter lo­cal das em­pre­sas fo­ra o cri­te­rio de­ter­mi­nan­te pa­ra con­tra­tar nou­tras ad­mi­nis­tra­cións pú­bli­cas lo­cais che­ga­ria­mos ao ab­sur­do de que uni­ca­men­te se po­de­ría ac­ce­der a con­tra­tos pú­bli­cos no pro­pio mu­ni­ci­pio de re­si­den­cia». Por eso Abe­llei­ra so­li­ci­ta una re­fle­xión al Con­ce­llo de Si­lle­da, al que ani­ma nue­va­men­te a la con­vo­ca­to­ria de un con­cur­so de pro­yec­tos abier­to en el que pue­dan par­ti­ci­par to­dos los ar­qui­tec­tos, «no con­ven­ce­men­to de que é o pro­ce­de­men­to máis acaí­do pa­ra que o Con­ce­llo poi­da con­tar con pro­pos­tas de ca­li­da­de ar­qui­tec­tó­ni­ca so­bre as que de­ci­dir a ad­xu­di­ca­ción». El COAG que­da a dis­po­si­ción del al­cal­de pa­ra cual­quier co­la­bo­ra­ción fu­tu­ra.

MI­GUEL SOU­TO

La cor­po­ra­ción de­ci­dió por una­ni­mi­dad in­vi­tar al con­cur­so de ideas so­lo a es­tu­dios de Si­lle­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.