Puen­te Taboada es­tá su­mi­do en el aban­dono y la ve­ge­ta­ción ame­na­za con afec­tar a la es­truc­tu­ra

La ma­le­za ame­na­za la construcción da­ta­da en el año 912, por don­de dis­cu­rre la Vía de la Pla­ta

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - FRANCISCO RUBIA ALEJOS

El De­za a su pa­so ha­cia la con­fluen­cia con el río Ulla de­li­mi­ta los mu­ni­ci­pios de Lalín y Si­lle­da, y por la orilla iz­quier­da ba­ña la pa­rro­quia si­lle­den­se de Taboada. En el lu­gar más idó­neo de es­ta por­ción de cuen­ca hi­dro­grá­fi­ca, fue le­van­ta­do un puen­te en la Edad Me­dia, que to­ma el nom­bre de la men­cio­na­da pa­rro­quia. Hu­bo un tiem­po que to­dos los puen­tes ini­cial­men­te fue­ron cons­trui­dos en madera. La fun­da­ción de la obra he­cha en pie­dra da­ta del año 912, an­te­rior por lo tan­to a la construcción de la ca­te­dral de San­tia­go.

Según al­gu­nos au­to­res la obra pri­mi­ge­nia fue va­rias ve­ces rehe­cha, po­si­ble­men­te a cau­sa de las ave­ni­das, que ad­quie­ren su ni­vel su­pe­rior du­ran­te las épo­cas de gran­des llu­vias y de fusión de las nie­ves. Es­tas im­pe­tuo­sas aguas se acom­pa­ñan fre­cuen­te­men­te con el arras­tre de ár­bo­les y otros ma­te­ria­les ve­ge­ta­les, pro­ce­den­tes de las fron­do­sas ri­be­ras, que pue­den lle­gar a ta­po­nar el ojo del puen­te y re­pre­sar las aguas del río, aca­ban­do por des­mo­ro­nar par­tes im­por­tan­tes de su es­truc­tu­ra, o in­clu­so ba­rrer prác­ti­ca­men­te el puen­te. Sea co­mo fue­re, aun­que «a Pon­te Ve­lla de Taboada» hu­bie­ra su­fri­do es­tas al­te­ra­cio­nes y re­com­po­si­cio­nes, no por ello pier­de en im­por­tan­cia. Al­go pa­re­ci­do le ocu­rrió a la to­rre de Hér­cu­les en La Co­ru­ña en su ar­qui­tec­tu­ra, y go­za del más gran­de reconocimiento.

His­to­ria geo­ló­gi­ca del río

En el cau­ce y ori­llas del río De­za, a su pa­so por el an­ti­guo puen­te, es­tá es­cri­to en ro­ca la his­to­ria geo­ló­gi­ca del río, co­mo es­tá en la tra­yec­to­ria vi­tal en las con­chas de los bi­val­vos, en las es­ca­mas de los pe­ces, o en los ani­llos de cre­ci­mien­to de los ár­bo­les, por po­ner al­gu­nos ejem­plos. Tras­la­da­do es­te fe­nó­meno a la mar, ocu­rre un si­mi­lar pro­ce­so abra­si­vo en la cos­ta «por co­mer el mar las ri­be­ras. Es­tos ele­men­tos tie­rra y agua son dos con­ten­dien­tes que des­de que el mun­do es mun­do se han es­ta­do ha­cien­do con­ti­nua gue­rra, y al­te­ran­do re­pre­sa­lias o usur­pa­cio­nes, uno so­bre otro». Así ha­bla­ba el P. Fei­joo en su Tea­tro Crí­ti­co. Se sa­be que el ni­vel del mar su­frió os­ci­la­cio­nes que han de­ja­do su hue­lla en las lla­ma­das «pla­yas le­van­ta­das». Es­tos cam­bios son cla­ra­men­te apre­cia­bles, so­bre to­do, «en las pla­yas le­van­ta­das por­tu­gue­sas, don­de se han ob­ser­va­do cua­tro ni­ve­les de an­ti­guas pla­yas si­tua­das a 90, 60, 30, y 15 me­tros, y que el hom­bre prehis­tó­ri­co ocu-

pó su­ce­si­va­men­te; se cree que ca­da una de es­tas pla­yas co­rres­pon­de a un pe­río­do in­ter­gla­ciar».

De­be­mos acla­rar que al «Pon­te Taboada Ve­llo» le co­men­za­ron a de­no­mi­nar Vie­jo a par­tir de 1863, pa­ra di­fe­ren­ciar­lo de su ho­mó­ni­mo Puen­te Taboada Nue­vo, cu­ya obra de construcción —según fuen­tes do­cu­men­ta­les de Li­ña­res— fi­na­li­zó el 5 de di­ciem­bre de ese mis­mo año (des­pués de tres años y cua­tro me­ses de ha­ber si­do ini­cia­da). An­te­rior­men­te a es­ta fe­cha el an­ti­guo puen­te era co­no­ci­do por Puen­te de Taboada, y en otros ca­sos erró­nea­men­te puen­te ro­mano de Taboada.

Al puen­te vie­jo de Taboada le ve­ni­mos pres­tan­do una de­di­ca­ción es­pe­cial den­tro de nues­tros tra­ba­jos, por con­si­de­rar su co­no­ci­mien­to ade­más de im­por­tan­te, muy ne­ce­sa­rio, en fun­ción de su in­te­rés his­tó­ri­co, es­té­ti­co y de in­ge­nie­ría vial. «So­lo se ama lo que se co­no­ce». En es­ta oca­sión, for­za­do por las cir­cuns­tan­cias ha­ce­mos un al­to en el ca­mino, pa­ra co­men­tar la si­tua­ción que atra­vie­sa el puen­te, jo­ya del río la De­za, y ha­cer una rí­gi­da cen­su­ra a su es­ta­do de con­ser­va­ción, por ha­llar­se su­mi­do en el más tris­te de los aban­do­nos, con sus lien­zos de si­lla­res in­va­di­dos por una vi­go­ro­sa y den­sa ma­le­za que arrai­ga en las jun­tas, cau­san­do ver­da­de­ra lás­ti­ma, a la vez que in­quie­tud por ser un se­rio per­jui­cio es­truc­tu­ral pa­ra la obra. De­sidia que no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción po­si­ble.

Pe­no­sa ima­gen

La pe­no­sa ima­gen no con­tri­bu­ye a ele­var pre­ci­sa­men­te el áni­mo de quien nos vi­si­ta des­de le­ja­nos lu­ga­res, re­co­rrien­do el Ca­mino de San­tia­go lla­ma­do Vía de la Pla­ta, por ser pa­so obli­ga­do de pe­re­gri­nos. Ni tam­po­co al aman­te de la na­tu­ra­le­za, del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, o ex­cur­sio­nis­ta que lo atra­vie­sa sal­van­do el río la De­za.

Es­ta si­tua­ción atrae inevi­ta­ble­men­te las mi­ra­das del «via­je­ro pen­sa­dor»; y de­mues­tra la in­di­fe­ren­cia y el po­co apre­cio que go­za el me­mo­ra­ble e his­tó­ri­co puen­te. Al­go muy la­men­ta­ble, que afec­ta a un Bien Pa­tri­mo­nial cla­si­fi­ca­do en­tre los de ma­yor mé­ri­to de su cla­se, y que cree­mos digno de me­jor suer­te. De es­ta si­tua­ción de aban­dono ve­ni­mos al­zan­do la voz des­de ha­ce tiem­po en di­fe­ren­tes me­dios, pi­dien­do tam­bién que se res­pe­te el en­torno, a la pos­tre de­cla­ra­do es­pa­cio de pro­tec­ción am­bien­tal. En con­se­cuen­cia, por el tes­ti­mo­nial pa­so que une las dos an­ti­guas Ju­ris­dic­cio­nes de De­za y Tras­de­za, los pe­re­gri­nos lle­va gra­ba­da en la re­ti­na, pa­ra su lu­gar o país de ori­gen, la pe­no­sa y de­ca­den­te ima­gen de lo más gra­na­do de nues­tro pa­tri­mo­nio. El rai­gón del mal con­ti­núa, co­mo las vi­go­ro­sas raí­ces arrai­ga­das en los ve­tus­tos mu­ros del puen­te.

DANIEL MAN­SO

La ve­ge­ta­ción invade los mu­ros del puen­te de­zano, con ries­go de afec­tar a su es­truc­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.