La de­gra­da­ción del pe­ñas­co re­quie­re una ur­gen­te va­lo­ra­ción téc­ni­ca so­bre su es­ta­do

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Qui­sié­ra­mos ha­cer hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de que se reali­ce una va­lo­ra­ción por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do del es­ta­do del pe­ñón don­de es­tá gra­ba­da la ins­crip­ción fun­da­cio­nal, con el fin de dic­ta­mi­nar el gra­do de de­gra­da­ción que su­fre; si co­rre pe­li­gro de frag­men­ta­ción; y en su ca­so si pro­ce­de tra­ta­mien­to. Una re­cien­te ins­pec­ción ocu­lar nos re­ve­ló que al­gu­nas grie­tas pu­die­ron ha­ber au­men­ta­do. Y que el ro­ble na­ci­do por de­trás del pe­ñas­co en­rai­za­do en la ro­ca, tras su cor­te años atrás, ha­bía re­to­ña­do, vol­vien­do las raí­ces a ha­cer pre­sión en­tre la grie­ta y com­pro­me­ter con su ex­pan­sión la in­te­gri­dad del pe­ñas­co, cu­yo ori­gen me­ta­mór­fi­co fa­vo­re­ce su ex­fo­lia­ción en pla­nos.

En ca­so de que no se le pres­te la de­bi­da aten­ción al pe­ñas­co, es­ta ad­mi­ra­ble obra fun­da­cio­nal an­te­rior al pri­mer mi­le­nio, es­ta­rá abo­ca­da con el cur­so del tiem­po a su to­tal dis­gre­ga­ción, co­mo le ocu­rrió a otros pe­ñas­cos de igual na­tu­ra­le­za pró­xi­mos, si­guien­do la lí­nea de grie­tas y de fi­su­ras. La oro­gra­fía in­cli­na­da del te­rreno don­de se asien­ta, po­ten­cia­da por la dis­po­si­ción obli­cua de la pe­ña que da al ca­mino —que es­tá más de tres pies fue­ra de la ver­ti­cal— son fac­to­res ne­ga­ti­vos.

Rea­li­za­ción de un mol­de

Otro as­pec­to que con­si­de­ra­mos de im­por­tan­cia ca­pi­tal —que no de­bie­ra ad­mi­tir más de­mo­ra—se­ría rea­li­zar un mol­de por es­pe­cia­lis­tas de la le­yen­da fun­da­cio­nal es­cul­pi­da so­bre la ro­ca. Por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, y pa­ra su ex­po­si­ción, si pro­ce­de. El he­cho de que el tex­to epi­grá­fi­co se en­cuen­tre orien­ta­do al me­dio­día y pro­te­gi­do de los vien­tos do­mi­nan­tes, ayu­dó en gran me­di­da a que no su­frie­se el des­gas­te ero­si­vo de los em­ba­tes del tiem­po y azo­tes de tem­pes­tuo­sas llu­vias. Y con­clui­mos. En­tre los lu­ga­res de in­te­rés de la co­mar­ca, Lalín y Si­lle­da, pue­den enor­gu­lle­cer­se de po­seer en sus tér­mi­nos el puen­te me­die­val de Taboada, in­clui­do en el in­ven­ta­rio de Pon­tes His­tó­ri­cas de Ga­li­cia (40-PO-43, ca­te­go­ría 1ª) que me­re­cen la de­cla­ra­ción de mo­nu­men­to his­tó­ri­co-artístico. Una ra­zón de más pa­ra que ten­ga una aten­ción es­me­ra­da de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. Ha­cien­do uso de pa­la­bras de Ra­món Si­nei­ro «So­lo se ama lo que se co­no­ce. Y so­lo se pro­te­ge lo que se ama».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.