La es­tra­den­se Ofe­lia Rey ha­bla de su tra­ba­jo ac­tual tras in­gre­sar en la Aca­de­mia de His­to­ria lu­sa

Por la im­por­tan­cia del re­co­no­ci­mien­to de su tra­ba­jo en el ex­tran­je­ro, ex­pli­ca tras to­mar po­se­sión en Lis­boa

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - O. P. ARCA

La in­ves­ti­ga­do­ra es­tra­den­se Ofe­lia Rey Cas­te­lao, ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria Mo­der­na de la Fa­cul­tad de Geo­gra­fía e His­to­ria de San­tia­go, to­mó po­se­sión el miér­co­les co­mo aca­dé­mi­ca de la Real Aca­de­mia de His­to­ria de Por­tu­gal. Fue en un ac­to pro­to­co­la­rio en la se­de de la ins­ti­tu­ción en Lis­boa, el mis­mo em­ble­má­ti­co edi­fi­cio don­de el rey Joao V la si­tuó en su fun­da­ción en 1720. El in­gre­so de Rey Cas­te­lao lle­ga a pro­pues­ta de la Uni­ver­si­da­de de Min­ho, en Bra­ga, que su­pu­so su nom­bra­mien­to co­mo aca­dé­mi­ca el 11 de ju­lio. En la to­ma de po­se­sión, la ca­te­drá­ti­ca es­tra­den­se re­ci­bió el di­plo­ma que acre­di­ta su con­di­ción de aca­dé­mi­ca, la in­sig­nia de la ins­ti­tu­ción y un es­pec­ta­cu­lar co­llar, obra de ar­te­sa­nos de Lis­boa, que le fue re­ga­la­do por los pro­fe­so­res de His­to­ria Mo­der­na de la Uni­ver­si­da­de de Min­ho.

Lí­neas de tra­ba­jo ac­tua­les

En su alo­cu­ción, Ofe­lia Rey ex­pli­có las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción en que tra­ba­ja en la ac­tua­li­dad: «Son bá­si­ca­men­te dos, la pri­me­ra re­la­cio­na­da con las mu­je­res de Ga­li­cia y su res­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial mo­ti­va­da por la emi­gra­ción; y la otra es un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción, con mu­chos paí­ses co­mo Fran­cia y Por­tu­gal so­bre el im­pac­to de las ciu­da­des so­bre el cam­pe­si­na­do, có­mo in­flu­yen las ciu­da­des so­cial, po­lí­ti­ca y cul­tu­ral so­bre el cam­po cir­cun­dan­te». La in­cor­po­ra­ción de la do­cen­te a la ins­ti­tu­ción por­tu­gue­sa par­te de la an­ti­gua tra­di­ción de es­tas ins­ti­tu­cio­nes de co­nec­tar­se con es­tu­dio­sos de otros paí­ses. De es­ta for­ma, en la ho­mó­ni­ma es­pa­ño­la son nu­me­ro­sos los in­te­gran­tes ex­tran­je­ros, en es­pe­cial de paí­ses sud­ame­ri­ca­nos. En Por­tu­gal tam­bién exis­te un cu­po pa­ra ex­tran­je­ros des­ta­ca­dos, y Rey Cas­te­lao ha tra­ba­ja­do con fre­cuen­cia en es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos de dis­tin­tos ám­bi­tos en­tre las si­tua­cio­nes de Ga­li­cia y Por­tu­gal, y de Es­pa­ña con el país lu­so en otras oca­sio­nes, jun­to a in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la emi­gra­ción al país ve­cino.

La in­cor­po­ra­ción de la ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria Mo­der­na a la Aca­de­mia de His­to­ria de Por­tu­gal lle­ga sin que su nom­bre fi­gu­re en la ins­ti­tu­ción es­pa­ño­la: «La Real Aca­de­mia de la His­to­ria en Es­pa­ña es un po­co pe­cu­liar, es muy ma­dri­le­ña, muy ce­rra­da. Es im­por­tan­te, con un gran­dí­si­mo ar­chi­vo y una ma­ra­vi­llo­sa bi­blio­te­ca, pe­ro es muy con­tro­la­da por Ma­drid y los de la pe­ri­fe­ria lo te­ne­mos un po­co com­pli­ca­do. El sis­te­ma de en­tra­da es bas­tan­te di­fe­ren­te al por­tu­gués, el mo­de­lo es­pa­ñol es más si­mi­lar al fran­cés».

Ofe­lia Rey no ocul­ta su sa­tis­fac­ción por su nom­bra­mien­to: «Me ha­ce más ilu­sión que si hu­bie­ra en­tra­do en la es­pa­ño­la. Que te re­co­noz­can el tra­ba­jo en el ex­tran­je­ro, lo mis­mo que me pa­sa en Fran­cia, que siem­pre me aco­gen tan bien, lle­vas el nom­bre de tu si­tio por el mun­do. Eso siem­pre es una sa­tis­fac­ción. Así que muy con­ten­ta», con­clu­ye.

Ofe­lia Rey, al re­ci­bir la in­sig­nia de la aca­de­mia en Lis­boa el miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.