El la­li­nen­se Jo­sé An­to­nio Ri­ve­ro fue ho­me­na­jea­do en Cam­ba­dos tras su as­cen­so a ca­pi­tán

Jo­sé An­to­nio Ri­ve­ro ya es ca­pi­tán y eso le obli­ga a de­jar su pues­to en el cuar­tel; se va entre aplau­sos y agra­de­ci­mien­tos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - BEA COS­TA

Al­go se olía, que para al­go es guar­dia ci­vil, pe­ro el ac­to que ayer le pre­pa­ra­ron en el Con­ce­llo de Cam­ba­dos su­peró sus ex­pec­ta­ti­vas. Jo­sé An­to­nio Ri­ve­ro Zo­bra re­ci­bió un emo­ti­vo ho­me­na­je de com­pa­ñe­ros y ami­gos por­que deja la vi­lla del al­ba­ri­ño des­pués de nue­ve años ejer­cien­do co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble del pues­to, en ca­li­dad de te­nien­te. Aca­ba de as­cen­der a ca­pi­tán y es­to le lle­va­rá a un nue­vo des­tino, que to­da­vía des­co­no­ce. Su mar­cha pue­de ser cues­tión de días o de se­ma­nas, en to­do ca­so, en Cam­ba­dos se han ade­lan­ta­do y le or­ga­ni­za­ron una fies­ta, con re­ga­los, mú­si­ca y pin­cho.

La cul­pa fue del je­fe de la po­li­cía lo­cal, Ma­xi­mino Cid, que no qui­so que su co­le­ga se fue­ra sin más. Por­que en Cam­ba­dos, vis­to lo vis­to, se le apre­cia. «Imos bo­tar­te de me­nos To­ño, a ti, á túa mu­ller e aos teus fi­llos», se­ña­ló la al­cal­de­sa, Fá­ti­ma Abal, no sin an­tes agra­de­cer­le los ser­vi­cios pres­ta­dos en los últimos años. «Foi moi fá­cil tra­ba­llar con el», apun­tó el con­ce­jal de Se­gu­ri­da­de Ci­da­dá, Jo­sé Ra­món Abal.

En el ac­to ce­le­bra­do al me­dio­día hu­bo una am­plia re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal. A los edi­les men­cio­na­dos hay que su­mar a Víc­tor Caa­ma­ño, Tino Cor­dal, Ma­ría Jo­sé Ca­ca­be­los y Luis Ara­gun­de —es­te úl­ti­mo coin­ci­dió con Ri­ve­ro en su eta­pa en la al­cal­día— y allí es­tu­vie­ron tam­bién el ca­pi­tán je­fe de la Guar­dia Ci­vil de Vi­la­gar­cía, Jo­sé Ma­ría Ran­ca­ño, el je­fe de la Po­li­cía Lo­cal de Vi­la­no­va, Joa­quín Gar­cía, y otros mandos y agen­tes de la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Lo­cal de Cam­ba­dos. No to­dos los asis­ten­tes es­ta­ban uni­for­ma­dos. En el sa­lón de ac­tos se die­ron ci­ta el pá­rro­co, re­pre­sen­tan­tes de la co­fra­día, de las aso­cia­cio­nes de de­pu­ra­do­res, de co­mer­cian­tes y has­ta al­gún com­pa­ñe­ro de pi­ra­gua, por­que a Jo­sé An­to­nio Ri­ve­ro era ha­bi­tual ver­lo pa­lean­do por las aguas arou­sa­nas.

Quie­nes le co­no­cen des­ta­can del aho­ra ca­pi­tán su ca­pa­ci­dad para in­te­grar­se en la ve­cin­dad. Cuan­do lle­gó en el 2003, de Cam­ba­dos so­lo co­no­cía el nom­bre, y a es­te hom­bre de tie­rra aden­tro —es na­tu­ral de La­lín y siem­pre es­tu­vo des­ti­na­do en pues­tos del in­te­rior— en­se­gui­da le cau­ti­vó el mar y la gen­te de la cos­ta. «Aquí a xen­te é máis aber­ta, máis na­tu­ral e moi directa, non ca­lan o que pen­san, e iso po­de ser un­ha vir­tu­de (...) Es­ti­ven a gus­to e fe­liz, hou­bo mo­men­tos de moi­to tra­ba­llo pe­ro ti­ven un equi­po es­tu­pen­do. To­dos eses mo­men­tos lé­voos na mi­ña mo­chi­la a on­de vaia», se­ña­ló.

En esa mo­chi­la guar­da las sa­tis­fac­cio­nes que le dio el tra­ba­jo, «so­bre to­do can­do ves que po­des axu­dar», y al­gún mal mo­men­to tam­bién. El peor, la muer­te de un com­pa­ñe­ro en ac­ci­den­te de trá­fi­co ha­ce cua­tro años.

Co­mo res­pon­sa­ble del cuar­tel de Cam­ba­dos ha asis­ti­do a to­do ti­po de ca­sos, des­de crí­me­nes a la úl­ti­ma pla­ga de in­cen­dios. «So­mos o úl­ti­mo re­cur­so, can­do fai fal­ta ata fa­ce­mos de bom­bei­ros, es­ta­mos aí as 24 ho­ras». Y por su bue­na dis­po­si­ción, de Cam­ba­dos se lle­va un ho­me­na­je que le emo­cio­nó. Re­ci­bió pa­la­bras de afec­to, aplau­sos, un par de pla­cas gen­ti­le­za de la po­li­cía lo­cal y del Con­ce­llo e in­clu­so un dis­co. Man­so e Ami­gos in­ter­pre­ta­ron para la oca­sión su A ti meu Cam­ba­dos y le re­ga­la­ron el ce­dé que, se­gún di­jo el ca­pi­tán, siem­pre ten­drá a mano. Tam­bién so­nó un pa­so­do­ble in­ter­pre­ta­do a la gai­ta y per­cu­sión por Na­cho e Isa y hu­bo un ra­mo de flo­res para su mu­jer Mó­ni­ca. El fin de fies­ta lle­gó con la foto de fa­mi­lia, un ape­ri­ti­vo de em­pa­na­da y ja­món y un brin­dis por Cam­ba­dos que pi­dió el pro­pio Jo­sé An­to­nio Ri­ve­ro.

FOTOS: MAR­TI­NA MISER

Com­pa­ñe­ros y ami­gos de Ri­ve­ro lo acom­pa­ña­ron al final del ac­to en la foto de fa­mi­lia.

La al­cal­de­sa le en­tre­gó una pla­ca en nom­bre del Con­ce­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.