El lar­go y du­ro cal­va­rio del «Hi­dria»

Ha­ce ca­si cin­co años que el va­por re­gre­só al puer­to gro­ven­se, don­de lle­va to­do ese tiem­po es­pe­ran­do a que se le con­ce­da un ama­rre en el que ejer­cer su ac­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AROUSA - M. AL­FON­SO

Cual­quie­ra que es­té pen­san­do en res­tau­rar un bar­co an­ti­guo pa­ra ha­cer ne­go­cio de él desis­ti­rá en cuan­to es­cu­che la his­to­ria del «Hi­dria Se­gun­do», el úni­co bar­co de va­por en ac­ti­vo que exis­te en Es­pa­ña. Sus pro­pie­ta­rios, Ma­ría Jo­sé Ote­ro y Ja­co­bo Cos­tas, han pa­sa­do mil y una en los úl­ti­mos años pa­ra in­ten­tar sa­car ade­lan­te la in­ver­sión que un día de­ci­die­ron des­ti­nar a es­ta em­bar­ca­ción. Y si­guen pa­sán­do­lo mal. Pri­me­ro se vie­ron obli­ga­dos a emi­grar pa­ra bus­car­se las cas­ta­ñas. Y lue­go tu­vie­ron que re­gre­sar a su lo­ca­li­dad na­tal. De eso ha­ce ca­si cin­co años. Un lus­tro es el tiem­po que lle­van pe­leán­do­se con Por­tos de Ga­li­cia pa­ra con­se­guir un ama­rre des­de el que po­der ejer­cer su ac­ti­vi­dad. Has­ta aho­ra, no han lo­gra­do na­da, de ahí que la pa­sa­da se­ma­na pu­sie­ran en mar­cha una re­co­gi­da de fir­mas des­ti­na­da a con­se­guir los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra que Por­tos es­cu­che sus de­man­das. So­lo quie­ren un ama­rre des­de el que po­der tra­ba­jar.

«O pro­ble­ma de Por­tos é que na zo­na na que es­tá o bar­co non se per­mi­te fa­cer esa ac­ti­vi­da­de», ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé Ote­ro, que es­tá ya can­sa­da de con­tar los in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas que se en­con­tra­ron des­de que re­gre­sa­ron a tie­rras me­cas. Por­que lle­va ca­si cin­co años pe­leán­do­se con las ad­mi­nis­tra­cio­nes sin que na­die la es­cu­che. Con­si­de­ra que la so­lu­ción se­ría tan sen­ci­lla co­mo que el en­te au­to­nó­mi­co cam­bia­ra la re­gu­la­ción del puer­to me­co y ha­bi­li­ta­ra un es­pa­cio en el que el Hi­dria pu­die­ra es­tar atra­ca­do y pu­die­ra desa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des de for­ma le­gal. De he­cho, es­to pu­do ha­cer­se cuan­do se apro­bó el Plan de Por­tos. Na­die hi­zo na­da. Ni en­ton­ces, ni aho­ra. La con­se­cuen­cia es que el Hi­dria tie­ne un ama­rre en el que ubi­car­se, pe­ro no pue­de lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les, que es lo que sus pro­pie­ta­rios quie­ren ha­cer pa­ra po­der ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro del bar­co.

«Por ago­ra, déi­xan­nos abrir ao pú­bli­co, sem­pre que non co­bre­mos en­tra­da», ase­gu­ra Ote­ro. Eso hi­po­te­ca cual­quier plan que ten­gan pa­ra es­te va­por. Por­que el mis­mo tie­ne que vi­vir de los do­na­ti­vos que le ofre­cen los vi­si­tan­tes «e así é im­po­si­ble pla­ni­fi­car na­da», aña­de la pro­pie­ta­ria. Se­ña­la que su úni­co ob­je­ti­vo es bus­car la for­ma de que el bar­co se man­ten­ga a sí mis­mo. Y pa­ra ello es pre­ci­so po­der co­brar una en­tra­da o po­ner pre­cio a to­das las ac­ti­vi­da­des que or­ga­ni­zan.

Por eso, y co­mo úl­ti­mo re­cur­so, han pues­to en mar­cha una re­co­gi­da de fir­mas. En cues­tión de días han con­se­gui­do re­ca­bar más de un mi­llar de apo­yos. Con ello quie­ren «que el bar­co des­can­se de tan­ta in­cer­ti­dum­bre», ase­gu­ran en la pe­ti­ción que han col­ga­do en Chan­ge.org. E in­sis­ten en que su úni­co ob­je­ti­vo es que «se dé au­to­ri­za­ción pa­ra que el va­por Hi­dria Se­gun­do pue­da abrir al pú­bli­co aquí mis­mo, don­de es­ta­mos, y for­me par­te del res­to de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y tu­rís­ti­cas del pue­blo», re­za el es­cri­to. Su pro­pues­ta, aña­den los res­pon­sa­bles de es­te bar­co, no les ayu­da­ría so­lo ellos, sino tam­bién a la em­bar­ca­ción, que ten­dría su man­te­ni­mien­to ase­gu­ra­do. Es­ta se con­ver­ti­ría, ade­más, en uno de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la lo­ca­li­dad, e in­clu­so po­dría re­ci­bir vi­si­tas de los es­co­la­res de to­da la co­mu­ni­dad. Pe­ro pa­ra que to­do es­to sea po­si­ble, Por­tos de­be to­mar me­di­das. De­be ac­tuar y bus­car, de una vez por to­das, un lu­gar en el que es­te em­ble­má­ti­co va­por pue­da desa­rro­llar su ac­ti­vi­dad sin pro­ble­mas.

El bar­co pue­de es­tar ama­rra­do, pe­ro no pue­de co­brar por sus ac­ti­vi­da­des

MARTINA MISER

Más de un mi­llar de fir­mas res­pal­dan ya las pe­ti­cio­nes del ««Hi­dria Se­gun­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.