Pe­pe Ru­bia­nes tie­ne su ca­lle en la Bar­ce­lo­ne­ta

El nom­bre del có­mi­co na­ci­do en Vi­la­xoán se in­cor­po­ró al ca­lle­je­ro de Barcelona mien­tras Se­rrat le can­ta­ba

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - SERXIO GON­ZÁ­LEZ

Cuan­do se fue, Pe­pe Ru­bia­nes (Vi­la­xoán, 1947; Barcelona, 2009) de­jó en es­te mun­do un buen pu- ña­do de viu­das que ca­da año le ríen y le llo­ran. Pe­ro la úni­ca le­gí­ti­ma, apos­tó­li­ca y ro­ma­na es Lu­ci­la Aguilera, con la que el có­mi­co ga­lai­co-ca­ta­lá, así es co­mo le gus­ta­ba de­fi­nir­se, se ca­só en 1973. Nues­tro hom­bre des­tro­nó ayer al mis­mí­si­mo al­mi­ran­te Cer­ve­ra, arre­ba­tán­do­le el nom­bre de la ca­lle de la Bar­ce­lo­ne­ta que aho­ra se lla­ma co­mo el ac­tor. «No te lo pier­das, por­que ha­ce es­qui­na con Juan de Bor­bón, tú, Ru­bia­nes con Juan de Bor­bón; es­to a Pe­pe le hu­bie­se en­can­ta­do», sub­ra­ya Lu­ci­la una pa­ra­do­ja dig­na de fi­gu­rar en uno de sus mo­nó­lo­gos. «Aun­que lle­gó a Barcelona con tres años, yo creo que Pe­pe era muy ga­lle­go, en su ca­sa se ha­bla­ba ga­lle­go, sus pa­dres eran muy sim­pá­ti­cos, no de­ja­ba de ha­blar de A La­goa, de su tío Le­lo, que era máximo, un su­rrea­lis­ta de esos que te­néis en Ga­li­cia, he­mos es­ta­do allí, en la ca­sa de Vi­la­xoán, y él tie­ne mu­cha, mu­cha in­fluen­cia ga­lle­ga».

«En el ar­te del mo­nó­lo­go y de ac­tuar so­lo, lle­nan­do un es­ce­na­rio, Pe­pe fue ins­pi­ra­dor pa­ra mu­chos de no­so­tros», se­ña­la Ma­nel Fuen­tes, que ayer se en­car­gó de con­du­cir el ho­me­na­je. El sá­ba­do ha­bía llo­vi­do, pe­ro el do­min­go ama­ne­ció ra­dian­te en Barcelona. Mu­cha gen­te se con­gre­gó en una ca­lle chu­la, que va de mar a mar, donde el ac­tor fi­jó su úl­ti­ma re­si­den­cia. Su her­ma­na Car­men re­ci­tó con cua­tro rap­so­das va­rios poe­mas del có­mi­co. Las integrantes del gru­po de las viu­das con­ta­ron sus co­sas con Pe­pe. Por allí se de­ja­ron caer Ma­ría Ro­sa­les, la pe­rio­dis­ta Ro­sa­na Torres, Andreu Bue­na­fuen­te, Joan Lluís Boz­zo, Joan Grà­cia, de Tri­ci­cle, José Cor­ba­cho, el ac­tor Fran­cesc Ore­lla, el pa­re Ma­nel o Pep Mo­li­na, en­tre otros mu­chos amics. So­bre­vo­ló el ca­rrer el re­cuer­do de Car­les Fla­vià, ami­go del al­ma que ya tam­po­co es­tá. Y pu­sie­ron ban­da sonora Èric Vi­nai­xa y, so­bre to­do, Joan Manuel Se­rrat, quien, acom­pa­ña­do al piano, can­tó Se­ria Fan­tàs­tic an­tes de que la al­cal­de­sa, Ada Co­lau, hi­cie­se re­lu­cir la pla­ca al sol en­tre al­gu­na que otra lá­gri­ma.

No hubo, que se se­pa, re­pre­sen­ta­ción de Vi­la­xoán. Lo in­ten­ta­ron el pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­ños, Xoán Ma­ri­ño, y Teo Car­dal­da. Tam­bién, des­de el País Vas­co, la ex­con­ce­ja­la so­cia­lis­ta y vi­la­xoa­ne­sa de pro Do­lo­res Cou­so, Co­ca. Pe­ro no pu­do ser. Tran­qui­los. Ha­brá una me­jor opor­tu­ni­dad. Ha­cien­do cum­plir, por ejem­plo, el acuer­do ple­na­rio por el que Vi­la­gar­cía bau­ti­za el centro so­cio­cul­tu­ral de O Pre­gun­toi­ro co­mo Pe­pe Ru­bia­nes. El asun­to se apro­bó en tiem­pos de la al­cal­de­sa Do­lo­res Gar­cía y si­gue esperando. No ire­mos a ser me­nos que la Bar­ce­lo­ne­ta, ¿no?

Un mi­llar de per­so­nas des­cu­brie­ron la pla­ca de Pe­pe Ru­bia­nes en un día ra­dian­te en la Bar­ce­lo­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.