De to­car el te­cla­do a pin­tar un mu­ral ja­co­beo

Es­te ve­cino apu­ra la re­crea­ción de un di­se­ño por los 25 años del club de ju­bi­la­dos de Por­to­no­vo

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MAR­COS GA­GO

Ge­rar­do Gon­zá­lez Bea (Por­to­no­vo, 1960) lle­va, por así de­cir­lo, el ar­te en las ve­nas. Su tío y ex­pre­si­den­te del club de ju­bi­la­dos de Por­to­no­vo, Ma­nuel Bea Sil­va, es co­no­ci­do en­tre sus ve­ci­nos por las de­ta­llis­tas ma­que­tas con las que re­pro­du­ce as­pec­tos et­no­grá­fi­cos y cul­tu­ra­les de la lo­ca­li­dad que le vio na­cer. Y el so­brino tam­bién cum­ple con esa pau­ta po­li­fa­cé­ti­ca, que le ha he­cho te­ner en su ha­ber una tien­da de ca­mi­se­tas y xe­ro­gra­fía en Por­to­no­vo —Es­qui­zo­fre­nia—, mu­chos años de te­clis­ta en or­ques­tas co­mo Océano y Go­ma Dos, y tam­bién pin­tor.

Es pre­ci­sa­men­te es­ta úl­ti­ma fa­ce­ta la que Ge­rar­do man­te­nía más en el ám­bi­to pri­va­do, ya que apar­te de al­gu­na que otra obra su­ya en ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas en el Pa­zo Emi­lia Par­do Ba­zán, nun­ca an­tes ha­bía expuesto sus tra­ba­jos al pú­bli­co. Has­ta aho­ra.

El club de ju­bi­la­dos de Por­to­no­vo cum­ple 25 años en el 2018 y la en­ti­dad so­cial, una de las más im­por­tan­tes del mu­ni­ci­pio san­xen­xino, quie­re ce­le­brar es­te cuar­to de si­glo por to­do lo al­to. La en­ti­dad que en la ac­tua­li­dad pre­si­de An­to­nio Ca­ca­be­los lo­gró un me­re­ci­do ho­me­na­je a la tra­yec­to­ria de 25 años al ser­vi­cio de Por­to­no­vo con la Raia de Ou­ro. La pro­gra­ma­ción es­pe­cial por es­ta efe­mé­ri­de se pro­lon­ga­rá a lo lar­go de to­do es­te ejer­ci­cio.

La di­rec­ti­va de la aso­cia­ción quie­re apro­ve­char es­ta cir­cuns­tan­cia, asi­mis­mo, pa­ra re­no­var la ima­gen de las ins­ta­la­cio­nes. ¿Có­mo? En un prin­ci­pio se ha­bía va­lo­ra­do un ac­tua­ción sen­ci­lla. Co­lo­res so­brios, na­da de otro mun­do, pe­ro que sir­vie­se pa­ra dar un as­pec­to me­jor al re­cin­to. Ahí entró en jue­go Ge­rar­do, que el ve­rano pa­sa­do ya le pro­pu­so a la di­rec­ti­va del club de ju­bi­la­dos que le de­ja­sen pin­tar los ban­cos del pa­tio, con un re­sul­ta­do que me­re­ció el re­co­no­ci­mien­to de to­dos los usua­rios. «Pe­dín que me per­mi­ti­ran pin­tar con dis­tin­tas co­lo­res», sos­tie­ne, una ta­rea de la que se ocu­pó él so­lo, ocu­pan­do un día sí y otro tam­bién las ho­ras li­bres que te­nía pa­ra ir avan­zan­do en es­te tra­ba­jo.

La di­rec­ti­va ac­ce­dió a la pe­ti­ción por­que a fin de cuen­tas ha­bía que dar­le una mano de pin­tu­ra. La cues­tión es que a es­te ve­cino se le ocu­rrió ha­cer al­go más que una mano de brocha gor­da mo­no­cro­ma. En su lu­gar, pin­tó, fru­to de su ima­gi­na­ción, to­da una se­rie de es­ce­nas ma­ri­nas y cos­tum­bris­tas, ima­gi­na­ti­vas y tra­di­cio­na­les, que trans­for­ma­ron el es­pa­cio. El éxi­to fue in­me­dia­to y su des­tre­za pic­tó­ri­ca que­dó a la vis­ta de to­dos.

Ha­ce po­cas se­ma­nas re­ci­bió un nue­vo en­car­go. Es­tá pre­vis­to que los actos cen­tra­les de la ce­le­bra­ción del cuar­to de si­glo del club de ju­bi­la­dos se reali­cen el pró­xi­mo 25 de ju­lio, Día de Ga­li­cia y fes­ti­vi­dad de San­tia­go após­tol, y en el pa­tio del club de ju­bi­la­dos to­da­vía que­da una am­plia pa­red por re­pin­tar o de­co­rar. Se op­tó por la se­gun­da po­si­bi­li­dad y se le en­car­gó a Ge­rar­do que hi­cie­se un mu­ral que re­pre­sen­ta­se es­ce­nas del ca­mino de San­tia­go y de las pe­re­gri­na­cio­nes en Ga­li­cia. Así se cum­plía una do­ble fun­ción, un ho­me­na­je a la tie­rra y dar­le un to­que fi­nal y ex­clu­si­vo en el pro­gra­ma de ade­cen­tar es­te en­torno.

«O mu­ral es­touno pin­tan­do con mo­ti­vos do ca­mi­ño de San­tia­go, co­mo un cru­cei­ro que xa es­tá aca­ba­do. Ha­be­rá un­ha pon­te, un muí­ño e ta­mén al­gún ca­mi­ñan­te ou pe­re­grino», se­ña­ló el ar­tis­ta. El cru­ce­ro, que es­tá en una de las pie­zas cen­tra­les del mu- ro de blo­ques, es­tá ya a la vis­ta de to­dos los usua­rios y, al igual que los ban­cos, su­ma aplau­sos de ve­ci­nos y vi­si­tan­tes. «A xen­te ani­ma bas­tan­te, a maio­ría fa­lan ben, ou se­xa, que a reacción é boa», re­cal­ca.

En opi­nión de es­te ar­tis­ta por­to­vo­nés, la eje­cu­ción del mu­ral ja­co­beo va a te­ner tan bue­na aco­gi­da co­mo en su día lo hi­cie­ron los ban­cos del pa­tio. Pa­ra él, es­tá cla­ro que la re­pre­sen­ta­ción de una o va­rias es­ce­nas en la pa­red es mu­cho más atrac­ti­va que el blan­co li­so. «Vai que­dar gua­po», afir­ma al ha­cer ba­lan­ce de có­mo se desa­rro­llan los tra­ba­jos.«Eu creo que en­cher­lle ese lu­gar de co­lor sem­pre é me­llor que que que­da­se en bran­co, e ade­mais é ar­te», ar­gu­men­ta.

La pre­vi­sión es que el mu­ral del pa­tio del club de ju­bi­la­dos es­té re­ma­ta­do en un pla­zo no su­pe­rior a un mes. Un ma­ri­ne­ro re­man­do en una em­bar­ca­ción en el mar, la tí­pi­ca es­ce­na cos­tum­bris­ta de un pai­sano con un ca­rro, fa­bu­la­cio­nes más atre­vi­das co­mo si­ne­ras o pai­sa­jes más pro­pios del Le­jano Oes­te. Es­tas son al­gu­nas de las com­po­si­cio­nes que Ge­rar­do Gon­zá­lez reali­zó en los ban­cos del pa­tio del club de ju­bi­la­dos de Por­to­no­vo el ve­rano pa­sa­do y que le abrie­ron al en­car­go del mu­ral ja­co­beo.

EMI­LIO MOL­DES

Ge­rar­do Gon­zá­lez pre­vé te­ner ter­mi­na­do el mu­ral ja­co­beo del mu­ro del pa­tio pa­ra el prin­ci­pio del pró­xi­mo ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.