Los api­cul­to­res de la zo­na se que­jan de una co­se­cha de miel muy es­ca­sa

La me­teo­ro­lo­gía y los ata­ques in­ten­sos de las ve­lu­ti­nas son las cau­sas

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO RA­MOS

Las mie­les de la zo­na se han ga­na­do un me­re­ci­do pres­ti­gio de ca­li­dad que tras­pa­sa fron­te­ras y co­se­cha ga­lar­do­nes año tras año. De­trás de esa ca­li­dad es­tán las con­di­cio­nes de la zo­na y el buen ha­cer de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor. En el úl­ti­mo re­gis­tro rea­li­za­do por la Asociación Ga­le­ga de Api­cul­to­res en 2013, cons­tan en la co­mar­ca de De­za un to­tal de 47 api­cul­to­res aso­cia­dos que su­ma­ban en ese mo­men­to 1.297 col­me­nas en la zo­na. A es­tas ci­fras se su­ma­ban 40 api­cul­to­res en la co­mar­ca de Ta­bei­rós-Te­rra de Mon­tes y 820 col­me­nas.

Es, di­cen, los pro­fe­sio­na­les de la zo­na, un sec­tor pe­que­ño, con pro­duc­cio­nes pe­que­ñas. En la ma­yo­ría de los ca­sos la dis­tri­bu­ción de la miel se rea­li­za a tra­vés del co­mer­cio lo­cal y de tien­das ubi­ca­das, so­bre to­do, en di­fe­ren­tes par­tes de Ga­li­cia.

Es­te año, a las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, que no fue­ron las más ade­cua­das se su­ma el ata­que ma­si­vo de las avis­pas ve­lu­ti­nas. Los api­cul­to­res es­tán cen­tran­do sus es­fuer­zos en aca­bar con es­ta pla­ga pero no son ca­pa­ces de fre­nar su avan­ce. La pro­duc­ción se es­tá vien­do muy mer­ma­da, en mu­chos ca­sos en más de la mi­tad. Una si­tua­ción que lle­ga des­pués de otro año muy ma­lo.

Los api­cul­to­res se que­jan de la adap­ta­ción ex­tra­or­di­na­ria de la avispa ve­lu­ti­na al me­dio y una co­lo­ni­za­ción cre­cien­te que ha­ce que ya es­tén en to­das par­tes. Ex­pli­can que ya no va­le la ins­ta­la­ción de las col­me­nas en zo­nas más al­tas, por que la avispa asiá­ti­ca ya a lle­ga­do a los pun­tos de ma­yor al­ti­tud de la zo­na co­mo la Se­rra do Can­dán y Do­zón.

Pa­ra aca­bar con las avis­pas asiá­ti­cas ca­da maes­tri­llo tie­ne su li­bri­llo y aun­que hay mé­to­dos pa­ra to­dos los gus­tos uno de los más ha­bi­tua­les es el tram­peo. Se co­lo­can al ini­cio de la pri­ma­ve­ra en cuan­to sa­len las rei­nas y el ob­je­ti­vo es que muer­tas las rei­nas, son en­jam­bres que no lle­gan a crear­se. Da re­sul­ta­do pero no es ba­ra­to. En Mel O Ca­rras­co de Zo­bra, ex­pli­can que en las tram­pas co­gie­ron más de 240 rei­nas, por­que a par­tir de esa ci­fra de­ja­ron de con­tar­las. La mez­cla se ha­ce con cer­ve­za negra, zu­mo de arán­da­nos y vino blan­co. Los dos pri­me­ros in­gre­dien­tes no son ba­ra­tos y es ne­ce­sa­rio cam­biar­la ca­da dos o tres días. Un cos­te, que co­mo apun­tan aquí con iro­nía «Fa­cen­da a com­pra de be­bi­das non chas des­gra­va». Pri­me­ro di­cen, las ve­lu­ti­nas ne­ce­si­tan al­cohol y lue­go pro­teí­nas pa­ra ali­men­tar a sus crías. Los api­cul­to­res se que­jan de que no les ha­cen as­cos a na­da, diez­man la fru­tal, e in­va­den to­do el te­rri­to­rio. Los en­jam­bres apa­re­cen en cual­quier si­tio y las ve­lu­ti­nas hay quien las ve ya en las te­rra­zas. Una pri­ma­ve­ra y un mes de ju­lio llu­vio­so no ayu­da­ron tam­po­co a la flo­ra­ción de de­ter­mi­na­das es­pe­cies, al­go que tam­bién con­tri­bu­yó a diez­mar la co­se­cha. Los api­cul­to­res de la zo­na se que­jan de que los cos­tes de pro­duc­ción se ele­va

Es­te año da­das las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas la cons­truc­ción y el avan­ce de los en­jam­bres se re­tra­só un mes y es­tán en es­te mo­men­to en su pun­to ál­gi­do. Los se­gu­ros no cu­bren los ata­ques de la in­va­so­ra, ni si­quie­ra a aque­llos que dis­po­nen de se­gu­ros a to­do ries­go. Los api­cul­to­res de la zo­na ven en pe­li­gro lo que has­ta aho­ra era un me­dio de vi­da o un com­ple­men­to im­por­tan­te. Al­guno cree que las col­me­nas, que aho­ra son un ele­men­to bá­si­co del pai­sa­je ru­ral, irán des­apa­re­cien­do has­ta con­ver­tir­se en una cu­rio­si­dad y se que­jan de que ca­da vez ge­ne­ran más gas­tos que ga­nan­cias.

En O Ca­rras­co van más allá y se­ña­lan que «vai ser co­mo ter un can, se­rá al­go que si o que­res te­rás que man­te­lo». Re­co­no­cen que las agru­pa­cio­nes es­tán pre­sio­nan­do pa­ra que se to­men me­di­das con­tra la avispa asiá­ti­ca pero, a la vis­ta de los re­sul­ta­dos, no lle­gan y en vez de fre­nar­las si­guen ex­pan­dién­do­se. La es­ca­sa pro­duc­ción que se pre­vé po­dría su­bir de for­ma im­por­tan­te los pre­cios de la miel en las tien­das y se que­jan de la en­tra­da en el mer­ca­do de mie­les fo­rá­neas de paí­ses co­mo Chi­na o Ar­gen­ti­na, en­tre otros.

AGA ci­fra en más de dos mil las col­me­nas que hay en la zo­na con una miel de ex­ce­len­te ca­li­dad.

Fer­nan­do Pá­ja­ro Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.