La tem­po­ra­da que hi­zo soñar al cel­tis­mo

Al­can­zar por pri­me­ra vez las se­mi­fi­na­les de la Eu­ro­pa Lea­gue y re­pe­tir idén­ti­ca ins­tan­cia en la Co­pa del Rey por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo con­vier­ten la 16/17 en una cam­pa­ña de he­me­ro­te­ca

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - CELTA DE VIGO - X. R. CAS­TRO

Al­gún día en las he­me­ro­te­cas al­guien re­vi­sa­rá que un chi­co de Moa­ña que es­con­día su edad pa­ra te­ner ficha an­tes de tiem­po, otro de Ma­rín con un padrino que se can­só de ha­cer via­jes a Vi­go, un ter­ce­ro de Ca­toi­ra que tra­ba­jó más que na­die pa­ra cum­plir su sue­ño cuan­do lo te­nía to­do en con­tra y uno más de Vi­go con una in­fan­cia na­da fá­cil for­ma­ban par­te del Cel­ta que hi­zo his­to­ria en el vie­jo

con­ti­nen­te. La tem­po­ra­da 16/17 que­da­rá en el ima­gi­na­rio del cel­tis­mo co­mo aque­lla en don­de su equi­po lle­gó por pri­me­ra vez a una se­mi­fi­nal de la Eu­ro­pa Lea­gue.

Y no con ex­tra­te­rres­tres, sino con me­dio equi­po de ca­sa y otros mu­chos que des­ti­lan com­pro­mi­so co­mo si hu­bie­sen na­ci­do en el ba­rrio ma­ri­ne­ro del Ber­bés o en el Teis obre­ro y con con­cien­cia de cla­se. El mis­mo gru­po que, ape­nas tres me­ses an­tes re­pi­tió al­go que so­lo ha­bía es­ta­do al al­can­ce de los pre­cur­so­res del club, cuan­do el fút­bol era en blan­co y ne­gro y los tor­neos ca­re­cían de una mí­ni­ma cohe­ren­cia or­ga­ni­za­ti­va: lle­gar a dos se­mi­fi­na­les con­se­cu­ti­vas de Co­pa del Rey no­ven­ta años des­pués, ca­si des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos ce­les­tes.

Por­que el cur­so que aho­ra to­ca a su fin, pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el de las se­mi­fi­na­les. Lle­gan­do has­ta la puer­ta del gran día, pe­ro no por un sen­de­ro os­cu­ro y con un jue­go rá­cano y de su­per­vi­ven­cia, sino con des­ca­ro, fút­bol y afou­te­za. La pa­la­bra que na­ció sin éxi­to pa­ra una cam­pa­ña de abo­na­dos y ter­mi­nó por con­ver­tir­se en el gri­to de gue­rra de to­dos los es­ta­men­tos del club. Por­que en su ca­mino glo­rio­so, el Cel­ta se car­gó en la Co­pa del Rey al Va­len­cia y al Real Ma­drid,

asal­tó sus san­tua­rios a ba­se de des­ca­ro y pe­ga­da. Pe­ro en Eu­ro­pa has­ta tres eli­mi­na­to­rias pa­só ha­cién­do­se fuer­te en cam­po ajeno. En el gé­li­do Jar­kov, en la Ucra­nia que si­gue vi­vien­do una gue­rra sin sen­ti­do, se car­gó al Shakh­tar, un equi­po pen­sa­do pa­ra ga­nar el se­gun­do tor­neo con­ti­nen­tal y que se pa­seó en su Li­ga do­més­ti­ca. En la pu­jan­te Kras­no­dar en don­de un oli­gar­ca ru­so car­ga­do de mi­llo­nes tu­vo que su­cum­bir al ci­clón ce­les­te, o en Genk, una lo­ca­li­dad que res­pi­ra re­bel­día ba­lom­pé­di­ca en los cam­pos de Flan­des, en don­de su des­in­hi­bi­do equi­po tam­po­co pu­do fre­nar a las hor­das ce­les­tes, que so­lo clau­di­ca­ron en el mi­nu­to 96 en el Tea­tro de los Sue­ños an­te un Man­ches­ter Uni­ted al bor­de de la his­te­ria. Con el equi­po más ri­co del mun­do im­plo­ran­do a los dio­ses la cle­men­cia de la tro­pa del To­to.

Por­que el en­tre­na­dor ar­gen­tino y Ia­go As­pas po­nen ros­tro a un año do­ra­do. Be­riz­zo por fi­na- li­zar un equi­po de au­tor que de­rri­bó el pe­núl­ti­mo mu­ro que le que­da­ba al Cel­ta. El moa­ñés por con­ver­tir­se en el bra­zo eje­cu­tor de una idea con sus go­les en el cam­po. Nun­ca el re­gre­so de un hi­jo pró­di­go fue tan ren­ta­ble. Ade­más de ce­le­bra­do.

Al cuen­to de ha­das le fal­tó el fi­nal fe­liz y el ca­pí­tu­lo de la Li­ga. Ver por la tele- vi­sión las fi­na­les de Sol­na y el Vi­cen­te Cal­de­rón no fue­ron pla­tos de gus­to pa­ra el gran ani­ma­dor de am­bos tor­neos.

Tam­po­co abrir el pe­rió­di­co el pe­núl­ti­mo lu­nes del mes de ma­yo del 2017 y con­fir­mar que el pea­je por tan­to éxi­to fue una po­si­ción me­nor (dé­ci­mo­ter­ce­ro) en la Li­ga. El pre­cio a dispu­tar se­sen­ta par­ti­dos sien­do un equi­po mo­des­to. Una me­nu­den­cia en me­dio de un año pa­ra el re­cuer­do y la his­to­ria. La que hi­zo el Cel­ta del To­to.

Por­que in­clu­so an­tes del bo­rrón li­gue­ro hu­bo tiem­po pa­ra ce­le­brar una so­no­ra vic­to­ria an­te el Bar­ce­lo­na (la ter­ce­ra en tres tem­po­ra­das) y ver có­mo su­per­po­ten­cias co­mo Real Ma­drid o Atlé­ti­co te­nían que pe­dir la ho­ra, sin ol­vi­dar el triun­fo en los tres der­bis del cur­so, dos ofi­cia­les y el pri­me­ro de la his­to­ria en la diás­po­ra. Co­mo pa­ra ol­vi­dar­lo.

Los vi­gue­ses fir­ma­ron su ma­yor ges­ta con cua­tro ju­ga­do­res de ca­sa en su on­ce ti­po

FO­TO FRANCOIS LENOIR LIVEPIC REU­TERS

Ce­le­bra­ción de los cél­ti­cos tras al­can­zar las se­mi­fi­na­les de la Eu­ro­pa Lea­gue en Genk.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.