VI­MIAN­ZO

EL PA­SA­DO SEÑORIAL DE LA CA­PI­TAL DE SO­NEI­RA Y SU RI­QUE­ZA MEGALÍTICA Y ETNOGRÁFICA SE COM­PLE­MEN­TA CON UNA EFER­VES­CEN­CIA CUL­TU­RAL Y GAS­TRO­NÓ­MI­CA QUE LA CON­VIER­TEN EN DES­TINO PRI­VI­LE­GIA­DO.

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - PORTADA - J. V. LA­DO CEE

Los vi­mian­ce­ses tie­nen de­trás de sí un ri­co pa­sa­do con pa­pel pro­ta­go­nis­ta en la his­to­ria de Ga­li­cia y, de un tiem­po a es­ta par­te, ade­más se han da­do cuen­ta de que va­le la pe­na mos­trar­lo y sen­tir­se or­gu­llo­sos de él, con lo que la lo­ca­li­dad a dis­tin­tos ni­ve­les —des­de el Con­ce­llo, los hos­te­le­ros o las aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les— se es­tá vol­can­do en con­ver­tir­lo en un re­cur­so tu­rís­ti­co de pri­mer ni­vel. Así, bie­nes que has­ta ha­ce so­lo un pu­ña­do de años lan­gui­de­cían en el ol­vi­do hoy se po­nen en va­lor, lu­cen re­cu­pe­ra­dos y, ade­más, ofre­cen po­si­bi­li­da­des de co­no­cer­los de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, al pun­to de que el vi­si­tan­te no so­lo mar­cha ma­ra­vi­lla­do por la ri­que­za pa­tri­mo­nial, sino que pue­de tras­la­dar­se al me­die­vo o a la edad de hie­rro, con la sen­sa­ción de ha­ber vi­vi­do en­tre los Mos­co­so de Al­ta­mi­ra o sen­tir las pe­nu­rias que du­ran­te si­glos ex­pe­ri­men­ta­ron los sier­vos del feu­da­lis­mo.

Las vi­si­tas tea­tra­li­za­das del Cas­ti­llo, que guar­da ves­ti­gios del si­glo XII-XIII, son el me­jor ejem­plo de es­ta in­mer­sión en la his­to­ria, pe­ro hay mu­cho más. Sie­te de los prin­ci­pa­les dól­me­nes del Par­que do Me­ga­li­tis­mo da Cos­ta da Mor­te se en­cuen­tran en es­te mu­ni­ci­pio de So­nei­ra y aho­ra es­tán per­fec­ta­men­te se­ña­li­za­dos, con va­rios pro­yec­tos en mar­cha pa­ra dar­los a co­no­cer in­te­gra­dos en ru­tas de senderismo o de bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña. El pa­sa­do señorial tam­po­co se que­da en la for­ta­le­za, sino que cuen­ta con otros des­ta­ca­dos ejem­plos co­mo el Pa­zo de Tra­sa­riz, en el que aho­ra uno pue­de has­ta ca­sar­se si así lo desea, o las To­rres de Ce­rei­xo, con su igle­sia que con­ser­va la re­pre­sen­ta­ción más an­ti­gua de la tras­la­tio del Após­tol.

Sin ol­vi­dar el pa­sa­do cas­tre­ño, con ejem­plos tan sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo el Cas­tro das Ba­rrei­ras, al pie de la AC-552 en ple­na ca­pi­tal mu­ni­ci­pal, la etnografía tie­ne un pa­pel más que des­ta­ca­do den­tro de es­ta via­je de acer­ca­mien­to al pa­sa­do de la Te­rra de So­nei­ra. Aho­ra en ma­nos del Con­ce­llo, el con­jun­to de los Ba­táns do Mos­que­tín, con tres ba­ta­nes y sie­te mo­li­nos, ofre­ce una cla­se ma­gis­tral so­bre eco­no­mía agra­ria del si­glo XVIII, co­mo lo ha­cen otros bie­nes re­cu­pe­ra­ros, en­tre los que des­ta­ca el Muí­ño da Agra, tam­bién en pleno cas­co ur­bano.

Sin em­bar­go, Vi­mian­zo no des­ta­ca so­lo por lo que hi­zo la mano del hom­bre con el pa­so de los si­glos, su pro­pia oro­gra­fía y con­fi­gu­ra­ción na­tu­ral le do­ta de atrac­ti­vos de pri­mer ni­vel. Sal­pi­ca­do de en­cla­ves mon­ta­ño­sos, el pai­sa­je se re­la­ja y se ha­ce ama­ble en los va­lles de Vi­mian­zo y Baí­ñas e in­clu­so ofre­ce en­tor­nos ca­si má­gi­cos mol­dea­dos ha­ce más de 200 mi­llo­nes de años, aun­que pa­rez­ca co­sa de ha­das, co­mo los Pe­ne­dos de Pa­sa­re­la, que for­man un par­que na­tu­ral en sí mis­mo lleno de for­mas ca­pri­cho­sas.

Si a to­do ello se le su­ma una efer­ves­cen­cia cul­tu­ral y fes­ti­va, ma­te­ria­li­za­da en el Asal­to ao Cas­te­lo, la Ra­pa, la Fa­guía de Car­nés y otro lar­go lis­ta­do de ce­le­bra­cio­nes, uni­da a una po­ten­cia gas­tro­nó­mi­ca de pri­mer ni­vel, se­gu­ra­men­te de las me­jo­res de la Cos­ta da Mor­te, es sin du­da la op­ción per­fec­ta pa­ra es­tas va­ca­cio­nes.

FO­TO ANA GAR­CÍA

La for­ta­le­za me­die­val es el prin­ci­pal em­ble­ma de la ca­pi­tal de la Te­rra de So­nei­ra.

PA­TRI­MO­NIO Dól­me­nes, cas­tros, for­ta­le­zas, ba­ta­nes, igle­sias, ca­pi­llas, cru­ce­ros,... La lis­ta de atrac­ti­vos, mu­chos de ellos úni­cos, es ca­si in­ter­mi­na­ble.

ASAL­TO AO CAS­TE­LO La for­ta­le­za, con ar­te­sa­nía en vi­vo y las vi­si­tas tea­tra­li­za­das, es una bue­na op­ción to­do el año, pe­ro más en la fies­ta his­tó­ri­ca de es­te fin de se­ma­na.

EN­TORNO NA­TU­RAL Al mar­gen de rin­co­nes flu­via­les, va­lles e in­clu­so es­pa­cio cos­te­ro, los Pe­ne­dos son un mu­seo al ai­re li­bre. Mol­dea­dos ha­ce 200 mi­llo­nes de años, pa­re­cen co­sa de ha­das.

JOR­NA­DAS GAS­TRO­NÓ­MI­CAS Los hos­te­le­ros ela­bo­ran ofer­tas de me­nús cen­tra­dos en la tem­po­ra­da o las ce­le­bra­cio­nes que su­po­nen un ex­tra a su con­tras­ta­da ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.