DUM­BRÍA

ES­TE CON­CE­LLO DE APE­NAS TRES MIL HA­BI­TAN­TES HA SA­BI­DO PROMOCIONARSE A TRA­VÉS DE SU AM­PLIA OFER­TA DE­POR­TI­VA, EL CA­MI­ÑO A FIS­TE­RRA Y MU­XÍA Y LA CAS­CA­DA DE O ÉZA­RO, LA JO­YA DE SUS PAI­SA­JES

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - PORTADA - TO­NI LONGUEIRA CAR­BA­LLO

Con ape­nas tres mil ha­bi­tan­tes, Dum­bría ha sa­bi­do, co­mo na­die, promocionarse al tu­ris­mo. A lo lar­go de sus 125 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión, des­ta­ca por su gran con­tras­te pai­sa­jís­ti­co y una am­plia ofer­ta, en la que pri­ma el de­por­te. Dum­bría des­ta­ca de for­ma es­pe­cial por tres dis­ci­pli­nas: pi­ra­güis­mo, vo­lei­pla­ya y ciclismo.

De la pri­me­ra se pue­de de­cir que es un mu­ni­ci­pio que ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te gra­cias a los des­cen­sos en aguas bra­vas. Sus clu­bes son un re­fe­ren­te na­cio­nal. Gra­cias a las prue­bas va­le­de­ras pa­ra los cam­peo­na­tos de Es­pa­ña, son mu­chos los afi­cio­na­dos que via­jan a Dum­bría pa­ra ex­pe­ri­men­tar sen­sa­cio­nes a bor­do de sus ka­yaks y pi­ra­guas.

Otra ac­ti­vi­dad en au­ge es el ciclismo. Y to­do a raíz de unas es­pec­ta­cu­la­res imá­ge­nes de la Vuel­ta a Es­pa­ña. Los afi­cio­na­dos des­cu­brie­ron, gra­cias a aquel fi­nal de eta­pa de agos­to del 2012 en el mi­ra­dor de O Éza­ro, el nue­vo An­gli­ru. Des­de en­ton­ces se ce­le­bra la mí­ti­ca Gran Fon­do O Éza­ro. Mi­tos de las dos rue­das co­mo In­du­rain, Chia­puc- ci, Bugno, Pe­rei­ro, Iban Ma­yo, Álvaro Pino, Án­gel Ca­se­ro Jo­se­ba Be­lo­ki... A los que se su­ma­rán es­te año Tony Ro­min­ger y Álex Zu­lle, su­frie­ron, y su­fri­rán, un ver­da­de­ro rom­pe­pier­nas, con des­ni­ve­les de has­ta el 30 %.

Los aman­tes del ba­rran­quis­mo tie­nen en la Fer­ven­za un lu­gar idó­neo pa­ra dis­fru­tar del en­torno. La cas­ca­da se han con­so­li­da­do co­mo uno de los re­fe­ren­tes tu­rís­ti­cos de la Cos­ta da Mor­te. El Xa­llas, apre­sa­do en los em­bal­ses de Fer­ven­za, Cas­tre­lo y San­ta Uxía, des­plie­ga to­da su fuer­za en la gran cas­ca­da.

A pie de Fer­ven­za, en la en­se­na­da, se pue­de dis­fru­tar du­ran­te el ve­rano de pa­seos en ka­yak pa­ra con­tem­plar la desem­bo­ca­du­ra del Xa­llas en to­do su es­plen­dor. La pla­ya dum­brie­sa de O Éza­ro es es- ce­na­rio tam­bién de nu­me­ro­sos cam­peo­na­tos ofi­cia­les de vo­lei­pla­ya y es uno de los are­na­les de re­fe­ren­cia en Ga­li­cia pa­ra los afi­cio­na­dos a es­ta es­pe­cia­li­dad.

Pe­ro Dum­bría es mu­cho más que de­por­te. Uno de los en­cla­ves más vi­si­ta­dos es el ce­men­te­rio de co­lo­res, for­ma­do por 216 ni­chos, di­se­ña­do por la ar­qui­tec­ta Ro­sa­na Pi­chel.

El des­pe­gue tu­rís­ti­co de Dum­bría tam­bién hay que aso­ciar­lo al ti­rón del Ca­mi­ño a Fis­te­rra y Mu­xía. Ol­vei­roa pa­só de ser un lu­gar con­de­na­do al ol­vi­do a ser un cen­tro neu­rál­gi­co de la Ru­ta Xa­co­bea, gra­cias a la re­for­ma in­te­gral aco­me­ti­da por el Con­ce­llo. Dum­bría ofre­ce va­rias ru­tas de senderismo, que in­clu­yen un ri­co pa­tri­mo­nio co­mo los cas­tros de Ber­deo­gas, Lo­go­so, Al­va­re­llos o Tei­xoei­ras. Men­ción apar­te me­re­ce A Pe­dra Ca­bal­ga­da, una im­pre­sio­nan­te mo­le de pie­dra de va­rias to­ne­la­das de pe­so que ofre­ce al turista un in­só­li­to equi­li­brio.

FO­TO ANA GAR­CÍA

El alum­bra­do noc­turno de la Fer­ven­za atrae ca­da año a mi­les de tu­ris­tas a O Éza­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.