FIS­TE­RRA

EL CA­MINO HA SU­PUES­TO UNA AU­TÉN­TI­CA RE­VO­LU­CIÓN MUL­TI­CUL­TU­RAL EN LA LO­CA­LI­DAD, QUE SU­MA A SU TRA­DI­CIÓN MA­RI­NE­RA APOR­TA­CIO­NES DE TO­DO EL GLO­BO

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - PORTADA - J. V. LA­DO CEE

Pa­ra dar con una na­cio­na­li­dad o una len­gua más o me­nos ex­ten­di­da que no se en­cuen­tre en Fis­te­rra hay que re­pa­sar­se el atlas mun­dial a con­cien­cia. El des­pe­gue tu­rís­ti­co y so­bre to­do el em­pu­je del Ca­mino ha su­pues­to que en­tre lo más in­tere­san­te que se pue­de ha­cer en Fis­te­rra es­té sen­tar­se en el ca­bo, o en cual­quier te­rra­za y, con un mí­ni­mo de in­glés —in­clu­so sin él— em­pa­par­se de las ex­pe­rien­cias que traen gen­tes de to­dos los con­fi­nes del pla­ne­ta. De he­cho, mu­chas se han que­da­do a vi­vir y re­gen­tan ne­go­cios con gui­ños a los pro­duc- tos de su tie­rra.

Fis­te­rra es, so­bre to­do, sim­bo­lis­mo, el del fin del mun­do, y le­yen­da, pe­ro tam­bién es mar, cul­tu­ra, tra­di­ción, pa­tri­mo­nio, na­tu­ra­le­za... Su his­to­ria do­cu­men­ta­da nos lle­va has­ta los ro­ma­nos y hay nu­me­ro­sos en­cla­ves: Duio, San Gui­ller­me, las Pe­dras San­tas, el Cas­ti­llo de San Car­los, la igle­sia de San­ta Ma­ría das Areas... pa­ra ir avan­zan­do a tra­vés de los si­glos has­ta de­te­ner­se en el fi­nal del día, del que se pue­de dis­fru­tar des­de cual­quier pun­to del cos­ta­do de Po­nien­te, co­mo la pla­ya de Mar de Fó­ra, o el pro­pio Mon­te do Ca­bo que se con­vier­te en un her­vi­de­ro de gen­te ca­da atar­de­cer. In­clu­so hay ser­vi­cios tu­rís­ti­cos pa­ra ver mo­rir el día des­de el mar.

Y es que sin el mar tam­po­co se en­ten­de­ría Fis­te­rra, has­ta el pun­to de uno de sus re­cur­sos me­jor va­lo­ra­dos, el Mu­seo da Pes­ca, re­co­rre pre­ci­sa­men­te es­ta par­te de la his­to­ria fis­te­rra­na con un im­por­tan­te com­po­nen­te di­vul­ga­dor y de acer­ca­mien­to a las tra­di­cio­nes. Pe­ro el pro­pio puer­to en sí mis­mo ya es un es­pec­tácu­lo vi­sual en el que re­crear­se con el tra­ba­jo dia­rio de los ma­ri­ne­ros que in­clu­so per­mi­ten, en la úni­ca lon­ja de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de la zo­na, asis­tir en di­rec­to a las subas­tas del pes­ca­do por las tar­des.

La ofer­ta tan­to gas­tro­nó­mi­ca co­mo de alo­ja­mien­to es, pro­ba­ble­men­te, la más am­plia y va­ria­da de la Cos­ta da Mor­te, con ejem­plos de to­do ti­po y pa­ra to­dos los bol­si­llos. Al­gu­nos de sus ho­te­les, lle­nos de en­can­to y muy orien­ta­dos hacia el mar, ob­tie­nen las ca­li­fi­ca­cio­nes más al­tas de Ga­li­cia e in­clu­so de Es­pa­ña en cuan­to a la va­lo­ra­ción de los usua­rios.

To­do ello lo com­ple­tan pla­yas pa­ra los gus­tos más di­ver­sos, des­de A Lan­gos­tei­ra has­ta Ros­tro, que cie­rran el círcu­lo de los en­can­tos fis­te­rráns.

FO­TO ANA GAR­CÍA

La pues­ta de sol en el ca­bo o en cual­quier otro pun­to del cos­ta­do de po­nien­te de la lo­ca­li­dad es una ex­pe­rien­cia in­elu­di­ble en cual­quier vi­si­ta a Fis­te­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.