En­tre­vis­ta al al­cal­de, Luis Mi­guel Sil­va

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - Portada -

El cal­de de Caminha, Mi­guel Al­ves, con­si­de­ra el Art­Beer­Fest co­mo un ele­men­to cla­ve de ca­ra al ob­je­ti­vo de po­ten­ciar los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la lo­ca­li­dad. Así na­ció ha­ce cin­co años co­mo una ini­cia­ti­va hu­mil­de sin gran­des pre­ten­sio­nes que ha mul­ti­pli­ca­do su al­can­ce en es­te tiem­po.

—¿Qué im­por­tan­cia tie­ne el even­to pa­ra Caminha?

—Mu­chí­si­ma. Se in­clu­ye en la es­tra­te­gia de va­lo­ra­ción de nues­tro pa­tri­mo­nio, de nues­tro te­rri­to­rio y de co­mu­ni­car lo que ha­ce­mos. En el úl­ti­mo año he­mos cre­ci­do en tu­ris­mo un 37 %, más que la me­dia de Por­tu­gal, pe­ro no nos con­for­ma­mos con eso. Que­re­mos se­guir cre­cien­do de ma­ne­ra sos­te­ni­ble, man­te­nien­do los cui­da­dos con el pa­tri­mo­nio, el am­bien­te, la ca­li­dad de nues­tras pla­yas y nues­tras zo­nas pro­te­gi­das. Pa­ra eso te­ne­mos que ser más com­pe­ti­ti­vos, y el Art­Beer­Fest ayu­da.

—¿De qué ma­ne­ra?

—Un even­to co­mo es­te trae a Caminha lo me­jor de las cer­ve­zas ar­te­sa­na­les de Por­tu­gal, de Es­pa­ña y de to­da Eu­ro­pa. Es­te año te­ne­mos in­clu­so ame­ri­ca­nas y bra­si­le­ñas. Es­to nos per­mi­te ha­blar pa­ra otros pú­bli­cos que en­tien­den que la ca­li­dad mue­ve per­so­nas. Eso es lo que que­re­mos.

—¿Cuá­les son las pre­vi­sio­nes de asis­ten­cia que ma­ne­jan?

—Po­de­mos re­unir a cer­ca de 10.000 per­so­nas en ca­da mo­men­to, pe­ro van ro­tan­do. Es­tán en nues­tras pla­zas y en nues­tras tien­das y co­mer­cios, que cui­dan de que los vi­si­tan­tes es­tén a gus­to. Pue­des es­tar en el cen­tro de la pla­za, pe­ro tam­bién a 50 me­tros dis­fru­tan­do igual­men­te del am­bien­te y la mú­si­ca. To­da la vi­lla es­tá de fies­ta.

—¿Có­mo de­fi­ni­ría la cer­ve­za ar­te­sa­nal?

—Es al­go úni­co. Son he­chas a mano, con ca­ri­ño, sin ese ca­riz in­dus­trial. La di­fe­ren­cia es mu­chí­si­ma. Y si a eso le su­mas bue­na mú­si­ca, nues­tro cen­tro his­tó­ri­co y un en­torno es­pec­ta­cu­lar, na­die se lo pue­de per­der.

—¿Ha cam­bia­do mu­cho el even­to con res­pec­to a la pri­me­ra edi­ción?

—La pri­me­ra fue más pe­que­ñi­ta, pe­ro vi­mos que ha­bía po­ten­cial y he­mos tra­ta­do de apro­ve­char­lo al má­xi­mo. Pe­ro es­ta no es una fies­ta don­de la gen­te ven­ga a be­ber unas co­pas y mon­tar fo­llón. Es una oca­sión pa­ra co­no­cer per­so­nas, pro­bar nue­vos sa­bo­res y es­tar bien en fa­mi­lia y en­tre ami­gos. Son mu­chas las per­so­nas lle­ga­das des­de Ga­li­cia que se ani­man a dis­fru­tar­lo. El re­gi­dor des­ta­ca que Caminha gus­ta y en­gan­cha. Tra­ba­jan pa­ra que sea así.

—Cer­ve­za apar­te, ¿qué no se pue­de per­der quien acu­da a Caminha?

—Nues­tra gas­tro­no­mía, el en­torno, los pai­sa­jes, las pla­yas (cua­tro con ban­de­ra azul), la mon­ta­ña... To­do eso y más en un ra­dio de diez ki­ló­me­tros. Quie­nes ven­gan se en­con­tra­rán mu­cho más que un sim­ple even­to pa­ra dis­fru­tar. Es lo bueno que te­ne­mos.

—¿Es la su­ya una lo­ca­li­dad por des­cu­brir?

—Ca­da vez me­nos. In­ver­ti­mos en ca­li­dad del es­pa­cio pú­bli­co, en cul­tu­ra, en po­lí­ti­ca fis­cal fa­vo­ra­ble pa­ra quie­nes ven­gan a vi­vir aquí. To­do eso ha­ce a Caminha ca­da vez más atrac­ti­va, una de las más des­ta­ca­das del nor­te de Por­tu­gal. Te­ne­mos la cer­te­za de que quien ven­ga se que­da más días o re­pi­te.

«Nues­tra lo­ca­li­dad es ca­da vez más atrac­ti­va»

Sil­va des­ta­ca que es­tán cam­bian­do la ma­ne­ra de cou mu­ni­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.