El mun­do del vino se con­so­li­da co­mo re­cla­mo tu­rís­ti­co en las Rías Bai­xas

El enotu­ris­mo es­tá de mo­da y ca­da vez son más los que se acer­can al mun­do del vino apro­ve­chan­do la tem­po­ra­da de ven­di­mia. In­clu­so hay quien pa­ga por par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la re­co­gi­da de la uva

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - Balance - POR M. AL­FON­SO

Qui­zás sea por el nom­bra­mien­to de Cam­ba­dos co­mo Ci­da­de Europea do Vi­ño. Qui­zás por­que el enotu­ris­mo es­tá de mo­da. O qui­zás por­que se es­tán re­co­gien­do los fru­tos del es­fuer­zo rea­li­za­do en los úl­ti­mos años. Las cau­sas pue­den ser va­rias pe­ro lo que es­tá cla­ro es que ca­da vez lle­gan a la pro­vin­cia más enotu­ris­tas, más per­so­nas in­tere­sa­das en co­no­cer de cer­ca el mun­do del al­ba­ri­ño y de to­do lo que lo ro­dea. Y si a al­guien le in­tere­sa el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del al­ba­ri­ño pa­re­ce ló­gi­co que tam­bién quie­ra co­no­cer có­mo se rea­li­za es­te de cer­ca. Me­ter­se ba­jo el vi­ñe­do, pro­bar las uvas y has­ta cor­tar ra­ci­mos. Son las ex­pe­rien­cias de ven­di­mia que, por ejem­plo, ofre­cen en Mar­tín Có­dax. «Ca­da vez más gen­te pre­gun­ta por ellas», ex­pli­ca Ma­ría Ote­ro, res­pon­sa­ble de enotu­ris­mo de la bo­de­ga. Sep­tiem­bre se es­tá con­vir­tien­do en el mes ideal pa­ra acer­car­se a Rías Bai­xas y, ca­da vez más, las bo­de­gas son cons­cien­tes de ello y am­plían su ofer­ta. Ca­tas de uva, prue­ba de mos­tos... las pro­pues­tas son muy va­ria­das.

«En ven­di­ma hai ade­gas que pe­chan, pe­ro Pa­zo Baión es­tá pen­sa­da es­pe­cial­men­te pa­ra o enotu­ris­mo e ca­da vez re­ci­bi­mos máis vi­si­tas nes­tas da­tas», aña­de Eu­ge­nia Castro, que atien­de a los mi­les de per­so­nas que ca­da año se acer­can a es­ta fin­ca, con­si­de­ra­da co­mo uno de los en­cla­ves esen­cia­les del enotu­ris­mo en Galicia. Ex­pli­ca que du­ran­te es­te mes, las tra­di­cio­na­les vi­si­tas por la fin­ca y la bo­de­ga se pro­lon­gan. «Pasamos mais tem­po no vi­ñe­do. Alí po­den pro­bar a uva, fa­lar cos ven­di­ma­do­res e pro­bar a co­ller al­gún ra­ci­mo», ex­pli­ca. Ven, des­pués, el pro­ce­so de se­lec­ción que se ha­ce en la bo­de­ga. «É un­ha vi­si­ta máis lon­ga, máis pau­sa­da por­que ven co­mo se fai to­do», aña­de.

«No­so­tros siem­pre te­ne­mos una ex­pe­rien­cia de ven­di­mia con el ob­je­ti­vo de que vean to­dos el pro­ce­so, des­de el vi­ñe­do a la bo­te­lla», aña­den en Mar­tín Có­dax. La vi­si­ta du­ra, en es­te ca­so, ca­si un día en­te­ro. «Lle­gan a la bo­de­ga, les ex­pli­ca­mos quién so­mos y nos va­mos al vi­ñe­do, don­de les ex­pli­ca­mos las par­ti­cu­la­ri­da­des del mis­mo y ven­di­mia­mos con ellos, pa­ra que vean que no es tan sen­ci­llo», aña­de. In­clu­ye tam­bién un píc­nic ba­jo la vid. Una vez de vuel­ta en la bo­de­ga, par­ti­ci­pan en la re­cep­ción de la uva, ven el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y par­ti­ci­pan en una ca­ta de cua­tro vi­nos. ¿Y hay de­man­da pa­ra es­tas ex­pe­rien­cias? «Ca­da vez más gen­te pre­gun­ta por ellas y ca­da vez se ani­man más. Ca­da vez que po­de­mos ha­cer al­gu­na, que­dan en­can­ta­dos», sos­tie­ne.

Pe­ro no so­lo en sep­tiem­bre hay de­man­da pa­ra el enotu­ris­mo. En una zo­na co­mo Rías Bai­xas, es evi­den­te que ju­lio y agos­to son los me­ses fuer­tes. «Es­ta­mos re­ci­bien­do una me­dia se­ma­nal de qui­nien­tas per­so­nas», aña­den en Mar­tín Có­dax. La bo­de­ga es­pe­ra ce­rrar el año ha­bien­do re­ci­bi­do a más de 10.000 per­so­nas en sus ins­ta­la­cio­nes de Cam­ba­dos. «Su­pon­drá un cre­ci­mien­to de en torno al 20 % con res­pec­to al pa­sa­do año», aña­de Ote­ro. En Pa­zo Baión, el in­cre­men­to en el nú­me­ro de vi­si­tas se­rá ma­yor. «A es­tas al­tu­ras do ano xa le­va­mos un 40 % máis», ex­pli­can. En am­bos ca­sos cons­ta­tan que el enotu­ris­mo es­tá de mo­da y que ca­da vez son más los que se su­man a es­ta ac­ti­vi­dad. «Rías Bai­xas xa é co­ñe­ci­do po­lo vi­ño e ca­da vez é máis a xen­te que ven a des­fru­tar do vi­ño e da gas­tro­no­mía», sos­tie­nen en la fin­ca vi­la­no­ve­sa. Por­que, al con­tra­rio de lo que su­ce­día ha­ce unos años, los vi­si­tan­tes no se en­cuen­tran con la ru­ta de las bo­de­gas cuan­do lle­gan, vie­nen pre­gun­tan­do por ellas. «Vie­nen pen­san­do en ha­cer enotu­ris­mo, no por otro mo­ti­vo», aña­de Ote­ro. Ase­gu­ran que el in­cre­men­to afec­ta so­bre to­do al tu­ris­mo ex­tran­je­ro. «Es ra­ro el día que no te­ne­mos una vi­si­ta de gen­te que no es es­pa­ño­la», sos­tie­ne. «O 60 % dos vi­si­tan­tes que es­ta­mos re­ci­bin­do es­te ano son es­tran­xei­ros», aña­den des­de Pa­zo Baión.

A es­te in­cre­men­to en las vi­si­tas con­tri­bu­ye, sin du­da, la ac­ti­vi­dad de las bo­de­gas. Por­que ca­da vez son más las que se ani­man a ser es­ce­na­rios de con­cier- tos, a ofre­cer sor­pren­den­tes ca­tas de di­fe­ren­tes vi­nos o a lle­var a sus clien­tes de pa­seo en bar­co. Mar­tín Có­dax, por ejem­plo, cuen­ta con varios pro­gra­mas de ac­ti­vi­da­des al año. Or­ga­ni­za los fa­mo­sos Xo­ves de Có­dax, con­cier­tos en los atar­de­ce­res de ve­rano que lle­nan su te­rra­za de gen­te, y los show­coo­kings, en los que afa­ma­dos co­ci­ne­ros ma­ri­dan las ela­bo­ra­cio­nes de la bo­de­ga con sus pla­tos más ex­qui­si­tos. «El he­cho de or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des du­ran­te to­do el año ha­ce que la gen­te ca­da vez se in­tere­se más por no­so­tros y, aun­que no en­cuen­tre en­tra­da pa­ra esa oca­sión, se ani­man a ve­nir igual y a vi­si­tar la bo­de­ga», ex­pli­ca Ote­ro.

Qui­zás ahí es­té el mo­ti­vo del éxi­to del enotu­ris­mo en Rías Bai­xas. Que ca­da vez hay más ac­ti­vi­da­des pen­sa­das pa­ra el vi­si­tan­te y es­te es, tam­bién, me­jor re­ci­bi­do y aten­di­do.

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.