La tradición El pul­po, el rey del San Froi­lán que to­dos quie­ren pro­bar

Los hos­te­le­ros de la ciu­dad sa­can a la ca­lle los cal­de­ros y el fe­rial cuen­ta con cuatro ca­se­tas

La Voz de Galicia (Deza) - Especial1 - - Gastronomía - SUSO VARELA

Cuan­do se ha­bla de San Froi­lán es im­po­si­ble no ha­cer­lo de pul­po. No exis­te nin­gu­na fies­ta en Ga­li­cia que ten­ga un pro­duc­to tan en­rai­za­do en la tradición po­pu­lar. Po­cos se resisten a pro­bar­lo. Acu­dir a San Froi­lán es si­nó­ni­mo de ca­se­tas en el fe­rial, de cal­de­ros en las ca­lles, de ca­ma­re­ros lle­van­do ra­cio­nes de pul­po por el ai­re y de co­ci­ne­ras cor­tan­do so­bre pla­tos de ma­de­ra. Lugo se con­vier­te en una gran pul­pa­da, en la que par­ti­ci­pan fa­mi­lias, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, vi­si­tan­tes o sim­ples co­men­sa­les que no se quie­ren per­der una de las tra­di­cio­nes por ex­ce­len­cia del San Froi­lán.

Pa­ra con­su­mir­lo, en el fe­rial hay cuatro ca­se­tas con el pre­cio del pul­po es­ti­pu­la­do por el Con­ce­llo. Tie­nen a su fa­vor que son los lu­ga­res tra­di­cio­na­les, aun­que atrás que­da­ron los tiem­pos de las me­sas co­rri­das y com-

par­ti­das pa­ra con­ver­tir­se aho­ra en res­tau­ran­tes am­bu­lan­tes. Fren­te a lo clá­si­co, las co­las y las ra­cio­nes pe­que­ñas, los vi­si­tan­tes pue­den de­gus­tar el pul­po en cual­quier res­tau­ran­te y me­són de la ciu­dad. La ma­yo­ría sa­can a la ca­lle sus cal­de­ros a mo­do de in­vi­ta­ción. Cer­ca del fe­rial y de los es­ce­na­rios de los con­cier­tos exis­ten abun­dan­tes lo­ca­les, co­mo la zo­na de los vi­nos (Pra­za do Campo y Rúa No­va), el en­torno de la es­ta­ción de bu­ses o el ba­rrio de Re­ca­te­lo. En los días con más afluen­cia de pú­bli­co, es­pe­cial­men­te el Do­min­go das Mo­zas, pue­de com­pen­sar acer­car­se a ba­rrios no muy le­ja­nos del cen­tro his­tó­ri­co, co­mo A Mi­la­gro­sa o Fon­te dos Ran­chos, y así evi­tar es­pe­ras.

Eso sí, pa­ra aque­llos que no se atre­van ni a pro­bar un tro­zo de pul­po, Lugo es­tá so­bra­do de ra­zo­nes pa­ra co­mer. Lo di­ce su es­lo­gan gas­tro­nó­mi­co: «...E pa­ra co­mer, Lugo». Hay res­tau­ran­tes pa­ra to­dos los bol­si­llos, gus­tos y es­pe­cia­li­da­des.

Otra op­ción que bien me­re­ce la pe­na es la de pi­co­tear o sa­lir de vi­nos. La hos­te­le­ría de Lugo tie­ne la fa­ma ga­na­da de ofre­cer ta­pas y pin­chos con la con­su­mi­ción, y aun­que hay lo­ca­les que se es­me­ran más que otros, es una bue­na ma­ne­ra de co­no­cer otra ca­ra de la gas­tro­no­mía lu­cen­se. Eso sí, en mo­men­tos de mu­cha aglo­me­ra­ción hay lo­ca­les que no pue­den ofre­cer las ta­pas y los pin­chos.

Por otra par­te, en Lugo exis­te tradición de co­mer dos pos­tres du­ran­te es­tas fies­tas: las ca­ñas de cre­ma y las te­jas, he­chas con miel y al­men­dra. Es re­co­men­da­ble com­prar­las en las pas­te­le­rías con más so­le­ra o pe­dir­las co­mo so­bre­me­sa en los res­tau­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.