«Ma­ña­na em­pie­zo a co­rrer». Bue­na idea

La Voz de Galicia (Deza) - Especial2 - - Hábitos -

Ma­ña­na em­pie­zo a co­rrer!»…. Le sue­na, ¿ver­dad?

Se­gu­ro que ha es­cu­cha­do es­ta fra­se más de una vez, en voz pro­pia o en la de al­guien de su en­torno, fru­to de una sor­pre­sa ne­ga­ti­va que pro­vo­ca la bás­cu­la, qui­zás tras el con­se­jo del mé­di­co que ha va­lo­ra­do nues­tra sa­lud o tal vez so­lo por la au­to­crí­ti­ca an­te nues­tro es­ta­do fí­si­co.

Sea cual sea el mo­ti­vo que nos em­pu­je, la elec­ción de la ca­rre­ra co­mo ac­ti­vi­dad de­por­ti­va es la más fre­cuen­te, por la sen­ci­llez de su pues­ta en prác­ti­ca, por su re­du­ci­do cos­te al no ne­ce­si­tar apa­ra­ta­jes ni cos­to­sos ma­te­ria­les y ade­más se adap­ta a cual­quier es­pa­cio y tiem­po.

Es­ta ac­ti­vi­dad, en cual­quie­ra de sus for­mas, de­be ser re­gla­da y no cir­cuns­tan­cial. Cal­zar las za­pa­ti­llas y sa­lir a co­rrer un día no nos con­vier­te en de­por­tis­tas ni po­de­mos es­pe­rar de ello un in­me­dia­to be­ne­fi­cio. Las ven­ta­jas de «sa­lir a co­rrer» se con­si­guen so­la­men­te si esa ac­ti­vi­dad se rea­li­za con fre­cuen­cia y de for­ma co­rrec­ta.

La fra­se «el de­por­te es bueno pa­ra la sa­lud» si­gue de­fi­nien­do un he­cho cier­to y de­mos­tra­do.

Dis­mi­nu­ye el ries­go de en­fer­me­da­des

Re­co­no­ci­do es el va­lor de la ca­rre­ra co­mo ac­ti­vi­dad fí­si­ca en la pre­ven­ción e in­clu­so tra­ta­mien­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des muy ha­bi­tua­les co­mo la hi­per­ten­sión ar­te­rial, los ni­ve­les al­tos de co­les­te­rol o la obe­si­dad. Co­rrer ge­ne­ra unos be­ne­fi­cios en ca­de­na pa­ra nues­tro cuer­po, ac­tuan­do di­rec­ta­men­te a ni­vel de los sis­te­mas car­dio­vas­cu­lar y res­pi­ra­to­rio y tam­bién por otras vías co­mo por ejem­plo, re­du­cien­do los ni­ve­les del lla­ma­do «co­les­te­rol ma­lo» que es el que se de­po­si­ta en las pa­re­des de las ar­te­rias ge­ne­ran­do pro­ble­mas vas­cu­la­res de va­ria­da en­ti­dad.

Tam­bién los pa­cien­tes con dia­be­tes pue­den me­jo­rar a tra­vés de es­ta ac­ti­vi­dad da­do que au­men­ta la sen­si­bi­li­dad a la in­su­li­na y se me­jo­ra el con­trol de los ni­ve­les de azú­car en san­gre.

El estimulo que ge­ne­ra una ac­ti­vi­dad de im­pac­tos co­mo la ca­rre­ra so­bre el hue­so ha­ce que su den­si­dad mi­ne­ral au­men­te pa­ra adap­tar­se a car­gas a las que es so­me­ti­do. Es­te efec­to no se con­si­guen en la mis­ma mag­ni­tud con de­por­tes de no im­pac­to. Es por tan­to un ar­ma de pri­mer ni­vel pa­ra pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis.

For­ta­le­ce la ma­sa mus­cu­lar ge­ne­ral

A di­fe­ren­cia de lo que se pue­da pen­sar, la ca­rre­ra no so­lo ac­túa for­ta­le­cien­do la mus­cu­la­tu­ra de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res. Los me­ca­nis­mos de la bio­me­cá­ni­ca de la ca­rre­ra obli­gan a que to­do el or­ga­nis­mo es­te en ac­ti­vi­dad y gru­pos mus- cu­la­res de tron­co y ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res tam­bién es­tén ac­ti­vos. Ayu­da por lo tan­to a lu­char con­tra la pér­di­da de la ma­sa mus­cu­lar que con­lle­va el pro­pio en­ve­je­ci­mien­to del or­ga­nis­mo.

Y tam­bién po­dría­mos ci­tar co­mo be­ne­fi­cios el me­jor fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­ne y la ca­li­dad del sue­ño, com­ba­tir el es­trés y la an­sie­dad al au­men­tar el ni­vel de en­dor­fi­nas, dis­mi­nuir los sín­to­mas pro­vo­ca­dos por la me­no­pau­sia o in­clu­so hay tra­ba­jos que re­la­cio­nan es­ta prac­ti­ca con la pre­ven­ción de al­gu­nos ti­pos de cán­cer (ma­ma, prós­ta­ta, co­lon).

Por úl­ti­mo, en el Jour­nal of the Ame­ri

can Ge­ria­trics So­ciety hay una pu­bli­ca­ción que de­fien­de que la prac­ti­ca de la ca­rre­ra en la ado­les­cen­cia dis­mi­nu­ye las po­si­bi­li­da­des de su­frir de­men­cia.

Co­mo ven es di­fí­cil leer to­do es­to y no que­rer sa­lir a co­rrer in­me­dia­ta­men­te; pe­ro re­cuer­den, há­gan­lo de for­ma re­gla­da y pro­gre­si­va des­pués de pa­sar un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co; usen unas za­pa­ti­llas ade­cua­das, y no se ob­se­sio­nen con com­pe­tir.

El ma­yor be­ne­fi­cio se ob­tie­ne si se prac­ti­ca por pla­cer y por man­te­ner o me­jo­rar su sa­lud fí­si­ca y men­tal.

RA­MÓN LEI­RO

Co­rrer es acon­se­ja­ble, pe­ro «de for­ma re­gla­da y pro­gre­si­va».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.