LO QUE HAY QUE SA­BER DE LOS OS­CAR

LA ABO­MI­NA­CIÓN QUE ARRAS­TRAN LAS NO­MI­NA­CIO­NES DE ES­TOS OS­CAR ES LA DEL NIN­GU­NEO A LA OBRA MAES­TRA AB­SO­LU­TA DE TODD HAY­NES: «CA­ROL»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Jo­sé Luis Lo­sa

Jo­sé Luis Lo­sa ofre­ce las claves pa­ra in­ter­pre­tar el pa­no­ra­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co de la Aca­de­mia de Holly­wood a tra­vés de las úl­ti­mas no­mi­na­cio­nes pa­ra los Os­car

Leo la lis­ta de tí­tu­los que ocu­pan las ca­si­llas de las di­fe­ren­tes no­mi­na­cio­nes al Os­car. Si co­mien­zo por de­cir­les que son una su­ce­sión de de­ci­sio­nes ul­tra­con­ser­va­do­ras lo en­ten­de­rán como un pleo­nas­mo. ¿Cuán­do ha pa­ri­do al­go rup­tu­ris­ta esa Aca­de­mia, con­tro­la­da por la ge­ron­to­cra­cia y por la in­dus­tria del dó­lar?

De acuer­do, pe­ro los de 2016 son re­con­tra-ul­tras. Mi­ren, de par­ti­da han de­ja­do en la es­ta­ca­da a dos au­to­res de al­gu­na ma­ne­ra in­có­mo­dos pa­ra el pu­ri­ta­nis­mo o pa­ra la ta­qui­lla pe­ro que al fi­nal siem­pre es­ta­ban ahí. Allen, con su vi­da fa­mi­liar es­ca­bro­sa, y Ta­ran­tino, cul­ti­va­dor de la vio­len­cia des­ore­ja­da, era ya de ley en­ca­si­llar­los en la con­so­la­ción de las no­mi­na­cio­nes como guion ori­gi­nal. Has­ta 17 ve­ces Woody Allen ha si­do no­mi­na­do por su li­bre­to. Y en el año en el que pre­sen­ta un film fu­rio­so y sub­ver­si­vo como Irra­tio­nal Man lo de­jan ya has­ta fue­ra de los pos­tres. Ta­ran­tino, el ma­lo­te que ga­nó dos Os­car a sus his­to­rias (los de Pulp Fic­tion y Djan­go des­en­ca­de­na­do) tam­bién lo con­de­nan a la inexis­ten­cia por las tres ho­ras ge­ne­ro­sas de su nue­vo wes­tern in­co­rrec­to. Y es­tas son so­lo dos de las ocho odio­sas la­ce­ra­cio­nes que las­tran las can­di­da­tu­ras que co­no­ci­mos el jue­ves.

La más gra­ve de ellas, el opro­bio que vie­ne ya arras­tra­do des­de que el fil­me se es­tre­nó en Can­nes, es la chi­cue­li­na con la que des­pa­chan a esa to­rren­cial obra maes­tra de Todd Hay­nes lla­ma­da Ca­rol. Su ex­clu­sión de una lis­ta de ocho me­jo­res pe­lí­cu­las del año en don­de ca­be ¡has­ta Mar­te!, en­gen­dro que, con buen cri­te­rio, fue con­si­de­ra­do por la pren­sa ex­tran­je­ra en Holly­wood como «una co­me­dia», su­po­ne des­cré­di­to su­per­la­ti­vo de to­do lo que ven­ga des­pués. Como lo es la au­sen­cia de Todd Hay­nes en­tre los 5 me­jo­res di­rec­to­res de la tem­po­ra­da, don­de los aca­dé­mi­cos cue­lan de ma­tu­te a par­ve­nus como Adam McKay por La gran apues­ta,o Lenny Abraham­son por La Ha­bi­ta­ción.

Esos mis­mos aca­dé­mi­cos que, pues­tos a per­mi­tir que emer­jan pe­lí­cu­las pseu­do in­de­pen­dien­tes, eli­gen nu­bes de al­go­dón de azú­car como las ya ci­ta­das de McKay y Abraham­son. Y lue­go ni se atre­ven a mi­rar de sos­la­yo a las dos irrup­cio­nes vi­ru­len­tas, her­mo­sas y mal­di­tas del año, Queen of Earth y Nasty Baby, que si lle­gan so­lo a des­pre­cin­tar los ví­deos los ge­ron­tó­cra­tas se les vie­ne en­ci­ma un ic­tus. Son esos mis­mos reac­cio­na­rios de la gran in­dus­tria los que se ce­rra­ron en ban­da an­te la apa­ri­ción de las plataformas de ci­ne de pa­go sin pa­so pre­vio por las sa­las, como Net­Flix, que pre­sen­tó en Venecia el muy no­ta­ble via­je al co­ra­zón de las ti­nie­blas afri­ca­nas de Beast of No Na­tion, con un Idris El­ba so­ber­bio como Co­ro­nel Kurtz en las an­tí­po­das de Bran­do. Otra odio­sa ex­clu­sión.

Y en fin, vamos a lo mo­llar: de ese pa­no­ra­ma ge­ne­ral de los gran­des fa­vo­ri­tos al pre­mio gor­do que sa­le de rea­li­zar las equí­vo­cas su­mas de can­di­da­tu­ras to­ta­les a Os­car, y en el cual des­co­lla el film de Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, creo es­tar en dis­po­si­ción de su­ge­rir que mu­chos de us­te­des, los del club que de­tes­tan al me­xi­cano, y que ra­bia­ron el pa­sa­do año con el triun­fo de Bird­man, tal vez no ten­gan tan­to mo­ti­vo pa­ra la preo­cu­pa­ción es­ta vez. Esa fal­sa ecua­ción que se ha­ce al pre­su­po­ner que el fa­vo­ri­to su­pre­mo pa­ra los pre­mios gran­des es El Re­na­ci­do, por re­unir 12 no­mi­na­cio­nes, es más que pro­ba­ble que se zan­je el 28 de fe­bre­ro con un Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la pa­ra Spotligh, es­tre­na­da en Venecia en agos­to. Es el film de Tom McCarthy, pu­ri­ti­ta car­ne de Os­car no­ble. Al­go así como una te­le-trans­por­ta­ción del es­pí­ri­tu del buen ci­ne li­be­ral de la Nor­tea­mé­ri­ca de los 70, la que sa­lía del Wa­ter­ga­te, al mo­men­to pre­sen­te. Y en su re­crea­ción de có­mo una creen­cia en la vie­ja es­cue­la de la de­fen­sa de la ver­dad, en esa ele­gía por la pro­fe­sión pe­rio­dís­ti­ca como ca­ba­lle­ros sin es­pa­da ca­pa­ces de re­mo­ver un pe­da­zo de la pu­tre­fac­ta reali­dad (aquí la pe­de­ras­tia en la Iglesia ca­tó­li­ca de Bos­ton), el fil­me de McCarthy, con to­do lo que en él hay de wish­ful thin­king, fun­cio­na como un ar­te­fac­to ter­so y con al­ma, de rit­mo pro­di­gio­so, don­de al­gu­nos hom­bres bue­nos (ex­cep­cio­na­les Mi­chael Kea­ton, Ra­chel McAd­dams y, so­bre to­do, Mark Ruf­fa­lo) jue­gan sin tram­pan­to­jos, con loa­ble so­brie­dad, sus ar­mas idea­li­za­das.

El que es­ta vez sí se so­bre­pon­drá a su mal­di­ción es Di Ca­prio. Al mar­gen de su af­fai­re «teddy bear» en el fil­me de Iñá­rri­tu, no tie­ne opo­nen­tes. To­do lo que su­ce­de en Jobs, in­clui­do Fass­ben­der, es pu­ro hu­mo. Y a Ed­die Red­may­ne al­guien de­be­ría ha­ber­le acon­se­ja­do que, tras en­car­nar a Step­hen Haw­king po­dría me­su­rar­se e in­ter­pre­tar a un fun­cio­na­rio. Y no me­ter­se, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, en una vo­mi­ti­va ca­ri­ca­tu­ri­za­ción del pri­mer tran­se­xual qui­rúr­gi­co de la His­to­ria, en la exas­pe­ran­te The Da­nish Girl.

En cuan­to a las ac­tri­ces, pa­re­ce to­do ven­di­do pa­ra que la Brie Lar­son de La ha­bi­ta­ción se lo lle­ve por emu­lar a Ro­ber­to Be­nig­ni en La vi­da es be­lla. Y, de pa­so, in­ju­riar otra vez a la leyenda sú­bi­ta de Ca­te Blan­chett en Ca­rol. Hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de que, como en Can­nes, tra­ten de di­si­mu­lar es­te des­a­gui­sa­do pre­mian­do como se­cun­da­ria a la com­pa­ñe­ra de Blan­chett, Roo­ney Ma­ra, lo que no ha­ce sino más vi­si­ble el cri­men de le­sa sen­si­bi­li­dad de no co­lo­car en si­tial áu­reo lo

La ex­clu­sión de «Ca­rol» de la lis­ta de las me­jo­res pe­lí­cu­las su­po­ne un des­cré­di­to su­per­la­ti­vo de to­do lo que ven­ga des­pués

que am­bas ac­tri­ces lo­gran en la pe­lí­cu­la mi­la­gro de Todd Hay­nes.

En la ca­te­go­ría de las reparaciones a vie­jos roc­ke­ros, de esas que tan­to gus­tan, en­tran sen­das es­ta­tui­llas plau­si­bles por sen­ti­men­ta­les: la re­den­ción de Sta­llo­ne, 40 años jus­tos des­pués de Rocky, por Creed. Y el Os­car (a la sex­ta va la ven­ci­da) al ca­si no­na­ge­na­rio En­nio Mo­rri­co­ne, al que Ta­ran­tino ha des­crio­ge­ni­za­do pa­ra que apa­ña­se unos sta­cat­tos en la ban­da so­no­ra de Los odio­sos ocho.

Les de­jo, por úl­ti­mo, de aquí al 28 de fe­bre­ro, la pre­gun­ta ca­pi­tal. ¿Se atre­ve­rá Holly­wood a otor­gar un se­gun­do Os­car con­se­cu­ti­vo al me­jor di­rec­tor a Gon­zá­lez Iñá­rri­tu? Pien­sen mu­cho so­bre ello. En ca­si un si­glo de ci­ne so­lo un ci­neas­ta

Si ese día úl­ti­mo de fe­bre­ro su­be al es­ce­na­rio Iñá­rri­tu, es más que pro­ba­ble que a la ma­ña­na si­guien­te Do­nald Trump pro­pon­ga in­va­dir Mé­xi­co

lo­gró en­ca­de­nar esa auc­to­ri­tas. Se lla­ma­ba John Ford. Y los films, Las uvas de la ira y Qué ver­de era mi va­lle. Si ese día úl­ti­mo de fe­bre­ro su­be al es­ce­na­rio Iñá­rri­tu, es más que pro­ba­ble que a la ma­ña­na si­guien­te Do­nald Trump pro­pon­ga in­va­dir Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.