El sas­tre ser­bio que sue­ña con co­no­cer a Aman­cio Or­te­ga

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Cé­sar An­to­nio Mo­li­na

RADOMIR RAN­KO­VI , QUE VI­VE EN UNA PE­QUE­ÑA PO­BLA­CIÓN AL SUR DE SER­BIA, EM­PE­ZÓ DE APREN­DIZ MUY JO­VEN, COMO EL FUN­DA­DOR DE IN­DI­TEX, A QUIEN AD­MI­RA Y CON­FIE­SA QUE SUE­ÑA CON VER­LE EN PER­SO­NA

Ca­mino por Ve­li­ko Gra­diš­te (una pe­que­ña po­bla­ción, al sur de Ser­bia, en­tre Ru­ma­nía y Bul­ga­ria, a ori­llas del Da­nu­bio) como si ca­mi­na­ra por mi ca­sa. Un tim­bre se­co me des­pier­ta y una bi­ci­cle­ta es­tá a pun­to de atro­pe­llar­me. Iba tan des­pa­cio que, en reali­dad, yo los he atro­pe­lla­do: a ella y a su ocu­pan­te de quien me preo­cu­po sin mo­ti­vo. Más que dis­cul­par­nos nos pre­sen­ta­mos. Él es Radomir Ran­ko­vi , aunque mu­cha gen­te en Ve­li­ko lo lla­ma Radovan, Ra­de o in­clu­so maes­tro Ra­de. Yo asu­mo, con su per­mi­so, es­te úl­ti­mo gra­do. Son­ríe con gran pla­cer. Me doy cuen­ta de que, pa­ra em­pe­zar, to­do ha ido bien. El maes­tro Ra­de na­ció en una pe­que­ña al­dea ser­bia lla­ma­da Požeženo. Allí se fa­bri­ca­ban es­co­bas de pa­ja. Le co­men­to iró­ni­ca­men­te al maes­tro si le en­se­ña­ron a vo­lar en ellas. Él son­ríe, aprie­ta con­tra sí la bi­ci­cle­ta, y me di­ce que no, que en Požeženo no ha­bía más bru­jas que en cual­quier otro si­tio. Tam­bién es­te pue­blo, como Ve­li­ko, es­tá a ori­llas del Da­nu­bio, fren­te a Ru­ma­nía. El maes­tro Ra­de me di­ce que na­ció en el año 1937, aunque no sa­be exac­ta­men­te en qué mes por cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la iglesia or­to­do­xa y el ca­len­da­rio ju­liano. ¡Qué im­por­tan­cia tie­ne eso aho­ra! El maes­tro Ra­de in­sis­te en jus­ti­fi­car su co­que­te­ría aña­dién­do­se me­ses o qui­tán­do­se­los. El maes­tro Ra­de, a pe­sar del ca­len­da­rio ju­liano, man­tie­ne su ale­gría y vi­gor.

Hi­jo úni­co de pa­dres cam­pe­si­nos, apren­dió de ellos el tra­ba­jo y el amor a la tie­rra y a los ani­ma­les. Su úni­co tío pa­terno mu­rió du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y la abue­la de Ra­de, Be­la, du­ran­te me­ses se de­di­có a bus­car el ca­dá­ver por los cam­pos de ba­ta­lla don­de ha­bía lu­cha­do el mu­cha­cho. Mi­le, el pa­dre del maes­tro Ra­de, tu­vo me­jor suer­te y pu­do re­gre­sar a ca­sa.

El maes­tro Ra­de man­tie­ne, en su ros­tro y sus ges­tos, al­go de ni­ño. Fue un buen es­tu­dian­te. Su fuer­za de vo­lun­tad la de­mos­tra­ba a dia­rio re­co­rrien­do, en bi­ci­cle­ta, más de do­ce ki­ló­me­tros pa­ra ir y vol­ver de la es­cue­la. Pre­si­den­te de la aso­cia­ción ju­ve­nil de su al­dea, se ocu­pó de la bi­blio­te­ca pú­bli­ca. Cap­tó pa­ra sus bal­das cien­tos de li­bros y no me­nos lectores. Pe­ro el maes­tro Ra­de no lo es por su afi­ción lec­to­ra, ac­to­ral u otras mu­chas fa­ce­tas re­la­cio­na­das con la hor­ti­cul­tu­ra o el co­no­ci­mien­to de la or­ni­to­lo­gía; sino por ser el sas­tre más repu­tado de es­ta am­plia zo­na que ba­ña el Da­nu­bio. Es más, yo di­ría, le di­go a él, des­pués de ho­ras de es­cu­char­lo en di­fe­ren­tes pun­tos de Ve­li­ko, en­tre ellos, su pro­pia ca­sa, que se me ocu­rre que es el más ve­te­rano en ac­ti­vo sas­tre de to­da Ser­bia. Él du­da en ne­gár­me­lo, pe­ro an­te mi insistencia di­ce, sa­bia y es­toi­ca­men­te, «qui­zás, qui­zás no que­de na­die en la pro­fe­sión tan vie­jo como yo». Yo sus­ti­tu­yo la pa­la­bra «vie­jo» por «ve­te­rano», y le aña­do la de maes­tro. «¡Qué más da! na­die nos es­cu­cha» me res­pon­de rién­do­se an­te mi insistencia. Pe­ro en­ton­ces veo que se en­tris­te­ce un po­co. «¿El más vie­jo de Ser­bia y qui­zás vie­jo sas­tre de Es­pa­ña?». Y cuan­do me lo di­ce, el maes­tro Ra­de mi­ra ha­cia otro lu­gar como si no fue­ra él sino una voz en off quien lo pre­gun­ta. Re­tra­so mi res­pues­ta por­que sien­to de­frau­dar­lo. Al fi­nal, le ase­gu­ro que su com­pa­ñe­ro ga­lle­go es un po­co ma­yor que él, na­ció en el año 1936.

«Cual­quier tra­ba­jo, por hu­mil­de que sea, de­be es­tar en­ca­mi­na­do a la bús­que­da de la per­fec­ción», me di­ce con una fe in­que­bran­ta­ble

es­ca­sos aho­rros, aña­dió lo re­cau­da­do con la venta de un buey y de mu­chas es­co­bas de pa­ja. Siem­pre fue muy atre­vi­do. Tan­to que lle­gó a ins­ta­lar­se por su cuen­ta. Du­ran­te quin­ce años las gen­tes de Požeženo y sus al­re­de­do­res lu­cie­ron las ro­pas con­fec­cio­na­das por él. Y como su fa­ma se ex­ten­dió, en el año 1969 fue so­li­ci­ta­do por la en­ton­ces fa­mo­sí­si­ma fá­bri­ca tex­til yu­gos­la­va Mo­da ins­ta­la­da en Ve­li­ko Gra­diš­te. Pa­ra el maes­tro Ra­de fue su pri­mer triun­fo. En Ve­li­ko, en el año 1956, se ha­bía casado con Slo­bo­dan­ka, ape­nas una ni­ña de die­ci­séis años. Él ha­bía cum­pli­do die­ci­nue­ve. Aún si­guen bai­lan­do como aquel día. Pa­ra pa­gar aquel mul­ti­tu­di­na­rio con­vi­te tu­vie­ron que ven­der un te­rreno. El maes­tro Ra­de tu­vo dos hi­jas y ca­da una de és­tas tu­vo, a la vez, otras dos. Tam­bién aho­ra tie­ne una bis­nie­ta. «Siem­pre me ha gus­ta­do es­tar ro­dea­do de mu­je­res», me di­ce son­rien­do. Du­ran­te esos años, ade­más de ro­pa, pa­ra ga­nar un di­ne­ro ex­tra con el que po­der cons­truir la ca­sa fa­mi­liar, ela­bo­ró mi­les de mo­chi­las, bol­sos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.