Brot­hers in Band, los Di­re Straits ga­lle­gos

EL GRU­PO-TRI­BU­TO A LA BAN­DA DE MARK KNOFFLER TRIUN­FA EN TO­DA ES­PA­ÑA. SU PRÓ­XI­MA AC­TUA­CIÓN GA­LLE­GA SE­RÁ EL 20 DE FE­BRE­RO EN A CO­RU­ÑA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - A CO­RU­ÑA

LOS FANS DEL GRU­PO SE CO­NO­CEN DE ME­MO­RIA EL RE­PER­TO­RIO Y QUIE­REN QUE SUE­NE TO­DO IGUAL»

JA­VIER BE­CE­RRA | Óscar Ro­sen­de (A Co­ru­ña, 1981) ape­nas te­nía 14 años cuan­do ca­yó una gui­ta­rra en sus ma­nos. An­tes ha­bía mamado mu­cho Di­re Straits en el co­che fa­mi­liar. «Mi pa­dre los po­nía jun­to a gru­pos como Bos­ton, Eric Clap­ton, Bob Dy­lan o Crosby, Still & Nash, pe­ro a mí me en­gan­cha­ron ellos», re­cuer­da. Su can­ción fa­vo­ri­ta era So Far Away, del dis­co Brot­hers In Arms (1985). Pe­ro cuan­do la gui­ta­rra se amol­dó a sus de­dos, su­po que su pa­pel como fan iba a ir más allá de es­cu­char aque­llas cin­tas gra­ba­das.

En la ac­tua­li­dad Ro­sen­de li­de­ra Brot­hers In Band, una ban­da tri­bu­to a Di­re Straits. Jue­ga en su bau­ti­zo con la fo­né­ti­ca del tí­tu­lo de aquel ál­bum. Se tra­ta de una for­ma­ción con una es­truc­tu­ra to­tal­men­te pro­fe­sio­nal in­te­gra­da por 15 per­so­nas. Lle­nan tea­tros y au­di­to­rios de en­tre 1.000 y 2.000 per­so­nas en to­da Es­pa­ña. Su ca­len­da­rio más in­me­dia­to lu­ce una gi­ra por Ale­ma­nia y Fran­cia con 18 con­cier­tos. Com­ple­tan los 14 que han ce­rra­do en Es­pa­ña pa­ra el 2016. Po­cas for­ma­cio­nes ga­lle­gas de rock ge­ne­ran ci­fras así en la ac­tua­li­dad. Ban­da tri­bu­to, nin­gu­na.

¿Có­mo un gru­po de fans, sin más pre­ten­sio­nes que re­crear te­mas aje­nos y que em­pe­zó dan­do bo­los en pubs, lle­ga a es­ta si­tua­ción? Un mo­men­to que re­cla­ma ho­no­res de pun­to de in­fle­xión. «En fe­bre­ro del 2010 ac­tua­mos en la sa­la Ca­pi­tol de San­tia­go y de­ci­di­mos am­pliar la ban­da, con per­cu­sión, pe­dal steel, dos te­cla­dos y sa­xo», re­cuer­da el gui­ta­rris­ta. Brot­hers In Band lle­va­ban so­lo dos años jun­tos. Arries­ga­ban. Lo sa­bían. Se plan­ta­ban en la me­jor sa­la de Ga­li­cia. Su úni­co aval, el pa­so por pubs y pe­que­ñas sa­las. Ro­za­ron el lleno. «Me­ti­mos 700 per­so­nas e in­clu­so se fle­tó un bus des­de A Co­ru­ña», re­cuer­da aho­ra el mú­si­co con una son­ri­sa. Ahí em­pe­zó to­do.

Brot­hers In Band con­vir­tie­ron la ca­rre­te­ra en su se­gun­do ho­gar. Un día es­ta­ban en Gi­jón y otro en Bil­bao. Igual to­ca­ban en Va­len­cia como lo ha­cían en Ma­drid. Y en el 2011, de nue­vo en ca­sa, al­can­za­ban otro hi­to: col­gar el «No hay bi­lle­tes» en la ta­qui­lla del Tea­tro Rosalía de Cas­tro. Re­gis­tra­ron el di­rec­to y lo edi­ta­ron en ce­dé y deu­ve­dé. Nin­gún fan de Di­re Straits des­co­no­cía la exis­ten­cia de es­tos re­pli­can­tes. Es más, todos sa­bían que se tra­ta­ba de su copia más cer­te­ra.

Guy Flet­cher en­ga­ña­do

A Óscar Ro­sen­de le en­can­ta con­tar­lo. En Gra­na­da lle­ga­ron a ser con­fun­di­dos con los Di­re Straits ori­gi­na­les por uno de sus miem­bros, el te­clis­ta Guy Flet­cher. «Mark Knop­fler da­ba su úl­ti­mo con­cier­to en Es­pa­ña, en la pla­za de to­ros de la ciu­dad —ex­pli­ca—. Le pe­di­mos al pro­mo­tor que mon­ta­se un pe­que­ño es­ce­na­rio fue­ra pa­ra no­so­tros. Es­tá­ba­mos pro­ban­do so­ni­do y apa­re­ció gen­te del equi­po. Su má­na­ger nos di­jo que ha­bían pe­di­do que apa­ga­sen la me­ga­fo­nía, pen­san­do que el so­ni­do era un dis­co de Di­re Straits, cuan­do éra­mos no­so­tros. En prin­ci­pio to­do ha­bía que­da­do ahí, pe­ro Guy Flet­cher lo es­cri­bió en el dia­rio que publica en In­ter­net».

Ló­gi­ca­men­te, Brot­hers In Band se que­da­ron pe­tri­fi­ca­dos. «Fue tre­men­do», con­fie­sa Ro­sen­de. Pe­ro ma­ti­za: «El jui­cio de la gen­te que nos vie­ne a ver es tan im­por­tan­te. Te­ne­mos mil Guy Flet­chers ca­da no­che pen­dien­tes de que to­do sue­ne co­rrec­ta­men­te. Son fans que se co­no­cen de me­mo­ria el re­per­to­rio, que quie­ren que se to­que to­do igual y exi­gen mu­cho».

La ban­da co­ru­ñe­sa no du­da en emu­lar al má­xi­mo el mo­de­lo ori­gi­nal. Ro­sen­de, por ejem­plo, usa la mis­ma téc­ni­ca fin­ger pic­king de Knop­fler. «No sé ya to­car de otro mo­do —se ríe —, con la púa soy un au­tén­ti­co ne­ga­do». Tam­bién em­plea gui­ta­rras igua­les, como la be­llí­si­ma Na­tio­nal Re­so-pho­nic, que ilus­tra la por­ta­da de Brot­hers in Arms. O la Pen­sa MK2, que tan­tas ve­ces lu­ció el gui­ta­rris­ta en vi­vo. No lle­ga, sin em­bar­go, al lí­mi­te de imi­tar a su ído­lo fí­si­ca­men­te. «Ten­go mu­cho más pelo que él», bro­mea. «En al­gu­nos gru­pos pue­de que eso ten­ga im­por­tan­cia pe­ro en Di­re Straits creo que la ima­gen no im­por­ta­ba mu­cho, la ver­dad», jus­ti­fi­ca.

En es­tos mo­men­tos se en­cuen­tran in­mer­sos en su gi­ra más am­bi­cio­sa The Very Best of Di­re Straits Show. Arran­có el año pa­sa­do, lle­nan­do el Tea­tro Prin­ci­pal de Ali­can­te. Lue­go, su­mó éxi­to tras éxi­to. ¿El úl­ti­mo? «He­mos te­ni­do que ha­bi­li­tar una se­gun­da se­sión de tar­de en la sa­la Barts de Bar­ce­lo­na, por­que se ago­tó to­do el pa­pel de la que ha­bía- mos ce­rra­do». ¿La ca­pa­ci­dad? 1.000 per­so­nas. ¿El con­cier­to? El 6 de fe­bre­ro. «Lle­va­mos un es­pec­tácu­lo de tres ho­ras de du­ra­ción en el que to­ca­mos al­re­de­dor de una vein­te­na de can­cio­nes con una pues­ta en es­ce­na más pro­fe­sio­nal y tra­ba­ja­da», de­ta­lla. Es el show que se po­drá ver en A Co­ru­ña el 20 de fe­bre­ro de la mano de Cá­vea Pro­duc­cio­nes.

«A ni­vel eu­ro­peo, y creo que po­dría de­cir a ni­vel ame­ri­cano, so­mos la ban­da tri­bu­to a Di­re Straits con ma­yor pro­duc­ción y des­plie­gue téc­ni­co que exis­te», ase­gu­ra Ro­sen­de. Ve plas­ma­das así sus an­sias ini­cia­les de pro­fe­sio­na­li­za­ción. «En­sa­yá­ba­mos pa­ra to­car. No era es­tar ahí en el lo­cal cin­co años y a ver si sa­le al­gún con­cier­to», di­ce el mú­si­co. Vi­ve un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te dul­ce.

De fon­do sur­gen, en oca­sio­nes, vo­ces crí­ti­cas con las ban­das tri­bu­to. Las acu­san de es­tar ro­ban­do el es­pa­cio y la aten­ción que de­be­rían per­te­ne­cer a las que tie­nen ma­te­rial pro­pio. Ro­sen­de lo tie­ne cla­ro: «Yo lo veo como una au­to­pis­ta de tres ca­rri­les don­de pue­den ir mo­tos y co­ches. En nin­gún mo­men­to es­tá co­lap­sa­da. Es­to es lo mis­mo. Ha­ce­mos mú­si­ca. La OSG tam­po­co ha­ce te­mas pro­pios, pe­ro no le es­tá ocu­pan­do nin­gún si­tio a John Wi­lliams. Como ca­da uno quie­ra ges­tio­nar su gru­po, sean te­mas pro­pios o no, es me­ter­se en la ca­sa de ca­da uno». Él, des­de lue­go, lo es­tá lle­van­do de ma­ra­vi­lla.

PA­CO RODRÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.