SYL­VES­TER STA­LLO­NE «Lu­char con­tra la vi­da es una pe­lea muy du­ra in­clu­so pa­ra Rocky Bal­boa»

LA SÉP­TI­MA EN­TRE­GA DE «ROCKY», CUA­REN­TA AÑOS DES­PUÉS DEL PRI­MER FIL­ME EN EL QUE APA­RE­CIÓ STA­LLO­NE COMO «EL PO­TRO ITA­LIANO», SU­PO­NE EL NUE­VO RE­LAN­ZA­MIEN­TO DE UNA SA­GA QUE SE DA­BA POR TER­MI­NA­DA. «CREED, LA LEYENDA DE ROCKY» CUM­PLE CON ÉXI­TO SU CO­ME­TI­DO, REV

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

MA­RÍA ES­TÉ­VEZ | La his­to­ria cuen­ta có­mo el hi­jo del bo­xea­dor Apo­llo Creed, Ado­nis (in­ter­pre­ta­do por Mi­chael B. Jor­dan), tra­ta de es­ca­par de la som­bra de su pa­dre y se re­fu­gia en Rocky Bal­boa. El bo­xeo vuel­ve a ser el pre­ten­di­do pro­ta­go­nis­ta de una pe­lí­cu­la que en reali­dad es una me­tá­fo­ra so­bre la vi­da. El ve­te­rano ac­tor Syl­ves­ter Sta­llo­ne re­gre­sa como Bal­boa en una de sus me­jo­res in­ter­pre­ta­cio­nes. —¿Es­pe­ra­ba ga­nar en los Glo­bos de Oro? Aho­ra ya va ca­mino al Os­car. —No es­pe­ra­ba ga­nar el Glo­bo y aho­ra tam­po­co es­pe­ro ga­nar el Os­car. El me­ro he­cho de que la gen­te me aplau­da me ha­ce llo­rar. En la vi­da no to­do es­tá aca­ba­do has­ta que real­men­te ter­mi­na la vi­da. Con Rocky sien­to que mi ca­rre­ra re­vi­ve, que no hay que de­jar de in­ten­tar­lo. El men­sa­je de es­ta cin­ta es muy po­si­ti­vo pa­ra el pú­bli­co y pa­ra mí. Hay que pe­lear por con­se­guir opor­tu­ni­da­des. Mo­rir es fá­cil, vi­vir es muy di­fí­cil. —Us­ted da­ba por ter­mi­na­da su re­la­ción con Rocky, cuan­do aho­ra vuel­ve a in- ter­pre­tar­lo. —Sí, soy el pri­mer sor­pren­di­do. Cuan­do hi­ci­mos la sex­ta en­tre­ga en el 2006, con Mi­lo Ven­ti­mi­glia, me que­dé con­ten­to del re­sul­ta­do. No te­nía in­ten­ción de re­vi­vir al per­so­na­je. El di­rec­tor de Creed, Ryan Coogler, es­tu­vo dos años in­sis­tien­do, tra­tan­do de con­ven­cer­me. Pe­ro yo es­ta­ba muy agra­de­ci­do con el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de Rocky y me pa­re­cía que el per­so­na­je ha­bía con­clui­do pa­ra el pú­bli­co. Su adiós fue mi ma­ne­ra de dar las gra­cias a la au­dien­cia. Cuan­do es­te ti­po apa­re­ce en mi ca­sa seis años des­pués di­cién­do­me que por qué no in­da­gá­ba­mos en su his­to­ria, lo úni­co que po­día era re­pli­car­le: «No, no, y no». Ja, ja. —¿Pe­ro us­ted ac­ce­dió a es­cu­char­le?

—Sí, sim­ple­men­te por­que me lo ha­bía pe­di­do mi agen­te de ma­ne­ra in­sis­ten­te. No te creas, le des­pa­ché en unos mi­nu­tos. Tam­po­co es­ta­ba yo muy con­ven­ci­do de mos­trar a Rocky ave­jen­ta­do, ba­ta­llan­do con pro­ble­mas de sa­lud. Me des­con­cer­tó el guión por­que mues­tra a un Rocky fue­ra del ring, pe­lean­do con­tra un ad­ver­sa­rio a quien no pue­de ga­nar. Es una pe­lea con­tra el ma­yor opo­nen­te que exis­te: la vi­da. Por eso le di­je que se fue­ra a su ca­sa.

—¿Cuán­do le con­ven­ció?

—Él se­guía lla­man­do, pe­ro de­ci­dió ha­cer otra pe­lí­cu­la,

Fruit­va­le Sta­tion, que fue un éxi­to. Cuan­do ter­mi­nó vol­vió a bus­car­me con todos esos pre­mios que ha­bía ga­na­do. Su ím­pe­tu y su te­na­ci­dad me con­ven­cie­ron de que es­ta­ba he­cho pa­ra es­te tra­ba­jo. —¿Le ayu­dó el fil­me a su­pe­rar la muer­te de su pro­pio hi­jo? —Pa­ra ser ho­nes­to, te ayu­da cual­quier mo­men­to en el que pue­das ven­ti­lar tus emo­cio­nes in­ter­nas. Pa­ra mí lo más im­por­tan­te era res­pe­tar su me­mo­ria y eso fue lo que hi­ci­mos. Ro­dar es­ta pe­lí­cu­la fue bueno pa­ra mí. —Sus hi­jas le acom­pa­ña­ron a los Glo­bos de Oro. ¿Van siem­pre con us­ted a sus even­tos? —Mis hi­jas no tie­nen ni idea de quién soy, y lo en­tien­do. Siem­pre fui un ac­tor am­bu­lan­te, en la ca­rre­te­ra, que se per­dió mu­chos mo­men­tos de la in­fan­cia de sus hi­jos. Cuan­do me di cuen­ta que la fa­mi­lia lo era to­do y el úni­co pre­mio im­por­tan­te, de­ci­dí de­te­ner­me. En tu le­cho de muer­te se te juz­ga por có­mo has edu­ca­do a tus hi­jos. El ci­ne es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro no pue­de com­pa­rar­se a la pe­lí­cu­la de la vi­da.

LA HE­REN­CIA DE ROCKY.. En la ima­gen, el ve­te­rano Bal­boa char­la con el hi­jo de Apo­llo Creed, al que quie­re con­ver­tir en cam­peón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.