Ecos ja­mai­ca­nos con­ver­ti­dos des­de aquí en gue­rri­lla del buen­ro­llis­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA -

C. CRES­PO | Hu­bo un tiem­po, allá por los 90 en el que a pun­to es­tu­vo de cua­jar un mo­vi­mien­to lú­di­co y cul­tu­ral que reivin­di­ca­ba el tro­pi­ca­lis­mo ga­lai­co. Las ci­clo­gé­ne­sis, el ata­vis­mo cel­ta y la que­ren­cia por los ca­che­los aca­ba­ron por des­ba­ra­tar­lo. Pe­ro si­gue ha­bien­do en es­tas tie­rras quien man­tie­ne el afán de per­pe­tuar so­ni­dos que por la­ti­tud no nos co­rres­pon­den.

Y no so­lo eso, sino que son ca­pa­ces de re­no­var­los y ac­tua­li­zar­los lla­man­do po­de­ro­sa­men­te la aten­ción en el cir­cui­to del gé­ne­ro. Como pa­sa tan­tas ve­ces, más allá que acá de nues­tras fron­te­ras. Ha­bla­mos de reg­gae y ha­bla­mos de Gan­jahr Fa­mily, gru­po co­man­da­do por Da­niel Ca­ne­la — Ras Ca­ne­low— y Pa­blo Leyenda — Don­pol—, am­bos asen­ta­dos en el sur de Pon­te­ve­dra. Des­de allí lan­zan una pro­pues­ta des­bor­dan­te de op­ti­mis­mo y des­pro­vis­ta de in­te­gris­mos. «No so­mos na­da sec­ta­rios, asu­mi­mos mu­chas in­fluen­cias que no pro­vie­nen del reg­gae », co­men­ta Da­ni Ca­ne­la. La prin­ci­pal y la más evi­den­te es, des­de lue­go, la que les co­nec­ta con el hip hop. A la ho­ra, por ejem­plo, de ex­pre­sar unas le­tras que, en con­tra de lo que sue­le ser re­cuen­te en el rap, no se cen­tran en la crí­ti­ca sino en tras­la­dar men­sa­jes de po­si­ti­vi­dad, aunque no exen­tos de reivin­di­ca­ción. «El reg­gae nos lo to­ma­mos como una mi­sión», di­cen. «Y nos per­mi­te tras­la­dar nues­tro men­sa­je a to­do el mundo». En sus com­po­si­cio­nes, y ase­gu­ran que tam­bién en sus di­rec­tos, pri­ma el es­pí­ri­tu fes­ti­vo. Con ba­ses que los acer­can por mo­men­tos al bai­le pe­ro sin per­der nun­ca la esen­cia. «Nues­tros con­cier­tos son ener­gía, men­sa­je y buen­ro­llis­mo. Es lo que es el reg­gae real­men­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.