Del le­ve tem­blor al abis­mo a los pies

EL SE­LLO IM­PE­DI­MEN­TA PUBLICA UNA EX­CE­LEN­TE AN­TO­LO­GÍA DE «CUEN­TOS IN­QUIE­TAN­TES» DE EDITH WHAR­TON EN LA QUE LA MA­YO­RÍA DE LOS RE­LA­TOS PER­MA­NE­CÍAN INÉ­DI­TOS EN CAS­TE­LLANO. EL ES­PEC­TRO DE LAS NA­RRA­CIO­NES ES MUY AM­PLIO, Y SU EN­FO­QUE RE­SUL­TA DI­VER­SO, PE­RO CON­FIR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LETRAS -

HÉCTOR J. POR­TO | Pe­se a que la por­ta­da de es­ta be­lla edi­ción de Im­pe­di­men­ta de Cuen­tos

in­quie­tan­tes apun­ta a lo fan­tas­mal, los te­rro­res de Edith Whar­ton (Nue­va York, 1862-Saint-Bri­ce-sous-Fo­rêt, cer­ca de Pa­rís, 1937) son más bien te­rre­na­les, de ex­pre­sión su­ti­lí­si­ma y has­ta por ve­ces im­per­cep­ti­bles a una mi­ra­da po­co avi­sa­da o su­per­fi­cial (la am­bi­güe­dad, cla­ro, tam­bién pe­sa). Aunque acep­ta cier­tas do­sis de con­di­men­to ul­tra­te­rreno, lo de Whar­ton tie­ne más que ver con el tem­blor co­ti­diano, con la fi­su­ra, con ese le­ve seís­mo cu­yo ru­gi­do es ape­nas au­di­ble, con los sua­ves bor­bo­rig­mos que, aunque no con­ci­tan la aten­ción aje­na, son in­di­ca­dor de una ano­ma­lía que, es ver­dad, en oca­sio­nes no lle­ga­rá ni a ma­les­tar. Whar­ton es una maes­tra en de­tec­tar el sín­to­ma —un virus que no siem­pre ex­ce­de la la­ten­cia— que ha­bla de los des­ajus­tes co­mu­nes, de la vi­da apa­ren­te­men­te in­tras­cen­den­te, del do­lor ín­ti­mo, y que tam­bién pue­den de­ri­var en una cri­sis ma­yor, in­clu­so en la ca­tás­tro­fe. Ese ron­qui­do sor­do, como apun­ta la tra­duc­to­ra La­le Gon­zá­lez-Cotta en su pre­fa­cio, es la me­cha don­de pue­de pren­der la lla­ma de la desa­zón, el es­ca­lo­frío, y, por qué no, la grie­ta que, to­zu­da, abri­rá el abis­mo an­te nues­tros confiados pies. «His­to­rias mí­ni­mas pe­ro im­pac­tan­tes», ano­ta Gon­zá­lez-Cotta, son es­tas bre­ves pie­zas de Whar­ton, que —como la mu­jer de gran in­te­li­gen­cia e in­de­pen­dien­te que era, cua­li­da­des fe­me­ni­nas po­co aplau­di­das en su épo­ca— des­con­fia­ba del ma­tri­mo­nio como des­con­fia­ba de to­das las con­ven­cio­nes que sus­ten­ta­ban la so­cie­dad biem­pen­san­te de su tiem­po, y has­ta des­con­fia­ba del hom­bre, en ge­ne­ral. No le fal­ta­ban ra­zo­nes, y el aman­te de la li­te­ra­tu­ra ha de fes­te­jar­lo. Por­que no todos los re­la­tos son igual de lo­gra­dos, pe­ro bas­ta­ría la lec­tu­ra de El ve­re

dic­to o La bo­te­lla de Pe­rrier pa­ra jus­ti­fi­car el es­fuer­zo del li­bro. Ah, no hay que ol­vi­dar la ma­ra­vi­llo­sa ca­pa­ci­dad de Whar­ton pa­ra el uso de la elip­sis y la ce­le­bra­ción del hu­mor.

«CUEN­TOS IN­QUIE­TAN­TES»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.