Ve­ne­cia 2016, Jac­kie Ken­nedy y Te­rren­ce Ma­lick

EL LI­DO RE­CU­PE­RA ALIEN­TO CON GRAN­DES DEL CIR­CUI­TO IN­TER­NA­CIO­NAL CO­MO LA­RRAÍN, TOM FORD, DEN­NIS VI­LLE­NEU­VE, KUS­TU­RI­CA O WENDERS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

JO­SÉ LUIS LO­SA | Hay una coin­ci­den­cia ge­ne­ral en que con el pro­gra­ma anun­cia­do pa­ra es­te agos­to de 2016 Ve­ne­cia re­cu­pe­ra alien­to y se so­bre­po­ne al cier­to de­cai­mien­to de las edi­cio­nes de los úl­ti­mos dos o tres años. Pe­ro re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que se ha­ble de có­mo la coin­ci­den­cia en fe­chas con el gran mer­ca­do de To­ron­to ha la­mi­na­do el rol de es­te fes­ti­val, el de puer­to de arri­ba­da de las pe­lí­cu­las de los Os­car del cur­so si­guien­te. Y que lue­go uno eche un vis­ta­zo a los tí­tu­los de Holly­wood pre­sen­tes en el Li­do y cons­ta­te que en el 2013 inau­gu­ró es­te fes­ti­val Gra­vity, en 2014 lo hi­zo Bird­man y el pa­sa­do año pro­por­cio­nó el pri­mer im­pul­so a Spotlight, con­ver­ti­das to­das ellas en ines­pe­ra­das aca­pa­ra­do­ras de es­ta­tui­llas, en slee­pers en­ca­ra­ma­dos con­tra pro­nós­ti­co en lo más al­to del es­ca­la­fón de la gran fiesta del ci­ne nor­te­ame­ri­cano.

Es de­cir: que acep­tan­do que la au­sen­cia en los úl­ti­mos tiem­pos de nom­bres co­mo Paul Tho­mas Anderson o Da­vid Fin­cher del car­tel ve­ne­ciano afea­ba su es­plen­dor, es­te fes­ti­val nunca ha de­ja­do de os­ten­tar el es­pa­cio de pri­me­ra ba­se de la ba­ta­lla que se libra en Holly­wood unos me­ses des­pués. En la lis­ta de tí­tu­los que se ve­rán en tres se­ma­nas en el Li­do apun­tan ha­cia esos ho­ri­zon­tes del área chi­ca del Os­car las nue­vas pe­lí­cu­las del au­tor de Si­ca­rio, Den­nis Vi­lle­neu­ve, la fan­ta­cien­tí­fi­ca Arri­val, la de la di­rec­to­ra emer­gen­te Ana Lily Amir­pour, The Bad Batch —una dis­tó­pi­ca his­to­ria de amor am­bien­ta­da en una Te­xas po­bla­da de ca­ní­ba­les—, el sal­to al mu­si­cal del di­rec­tor de la tan so­bre­va­lo­ra­da Whi­plash, Da­mian Cha­ze­lle, con La La Land, que inau­gu­ra­rá el cer­ta­men; o in­clu­so la in­só­li­ta re­con­ver­sión al an­ti­be­li­cis­mo de Mel Gib­son co­mo di­rec­tor de Hack­saw Rid­ge, en la cual rin­de ho­me­na­je al pri­mer ob­je­tor de con­cien­cia del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, en ple­na ba­ta­lla de Oki­na­wa.

Pe­ro la eu­fo­ria que ha pro­vo­ca­do la pro­gra­ma­ción de Ve­ne­cia 2016 vie­ne no ya de su re­pre­sen­ta­ción holly­woo­dien­se, que es ge­ne­ro­sa y que in­clu­ye tam­bién el re­ma­ke de Los sie­te mag­ní­fi­cos, que di­ri­ge An­toi­ne Fu­qua, o el dra­ma ro­mán­ti­co de De­rek Cian­fran­ce The Light Bet­ween Oceans, con la pa­re­ja top Mi­chael Fass­ben­der-Ali­cia Vi­kan­der. El en­tu­sias­mo ge­ne­ral que se per­ci­be se orien­ta más bien ha­cia la pre­sen­cia de los gu­rús del al­ter­mun­dis­mo ci­né­fi­lo, el gu­rú ma­yor, Te­rren­ce Ma­lick, que com­pe­ti­rá con Vo­ya­ge of ti­me, un do­cu­men­tal en el cual Ma­lick pa­re­ce que quie­re con­den­sar su vi­sión del na­ci­mien­to del uni­ver­so, es­to es, un big bang vi­sio­na­rio con Brad Pitt o Ca­te Blan­chett pres­tan­do voz a la ima­gen re­ve­la­da; y el gu­rú chi­qui­to, el fi­li­pino Lav Díaz, a quien en la pa­sa­da Ber­li­na­le le per­mi­tie­ron se­cues­trar a la crí­ti­ca allí acre­di­ta­da du­ran­te 8 ho­ras, y al que Ve­ne­cia ha dado car­ta blan­ca pa­ra un nue­vo rap­to, es­te me­nos cruel, so­lo de 4 ho­ras, lla­ma­do The Wo­man who Left. Pe­ro qué gus­to le ha to­ma­do el fi­li­pino a es­to de tomar rehe­nes.

Fren­te a esos te­mo­res de cul­to, a mí me es­ti­mu­lan otras co­sas: lo que pue­da dar de sí el di­se­ña­dor de mo­da y di­rec­tor de la muy no­ta­ble A Sin­gle Man Tom Ford, quien ha adap­ta­do una de las no­ve­las que ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car­me ma­yor per­tur­ba­ción en los úl­ti­mos tiem­pos, Noc­tur­nal Ani­mals, de Aus­tin Wright, que de­fen­de­rán en el Li­do Amy Adams y Ja­ke Gy­llen­haal. O la evo­lu­ción del ci­neas­ta me­xi­cano de la cruel­dad Amat Escalante, tras su for­mi­da­ble He­li, aho­ra con La re­gión sal­va­je. Es­pe­ro con ga­nas Pla­ne­ta­rium, la nue­va pe­lí­cu­la de la fran­ce­sa Re­be­ca Zlo­tows­ki, so­bre mu­je­res con po­de­res pa­ra­nor­ma­les. No ol­vi­do el vir­tuo­sis­mo de Zlo­tows­ki pa­ra cons­truir ma­te­rial dra­má­ti­co ca­si de la na­da con Grand Cen­tral. Tam­bién me pro­du­ce gran curiosidad ver có­mo el chi­leno Pa­blo La­rraín, de mi­ra­da ca­si siem­pre lú­ci­da y vi­drio­sa, ha fo­ca­li­za­do los mo­men­tos en los cua­les Jac­kie Ken­nedy ape­nas ha­bía te­ni­do tiempo de lim­piar­se la san­gre y los se­sos de su ma­ri­do de su ves­ti­do ro­sa de Cha­nel. Vie­ne La­rraín de co­me­ter más o me­nos una vi­le­za con la vi­sión que ofre­ce de Pa­blo Ne­ru­da —en su pe­lí­cu­la ape­nas un pu­te­ro, un en­go­la­do egó­la­tra, un im­pos­tor de sí mis­mo— pe­ro hay que aten­der a có­mo cul­ti­va el chi­leno la ne­cro­fi­lia, una de sus ob­se­sio­nes, con la viu­da de to­das las viu­das del si­glo XX en­car­na­da por Na­ta­lie Port­man (en la fo­to).

Na­tu­ral­men­te es­pe­ro con avi­dez la nue­va pro­vo­ca­ción del aus­tría­co Ul­rich Seidl, Sa­fa­ri. Y el dra­ma so­bre el pe­so pe­sa­do Chuck Wep­ner The Blee­der, que ha di­ri­gi­do el que­be­qués Phi­lip­pe Fa­lar­deau, au­tor de la tram­po­sa pe­ro tan apre­cia­da Pro­fe­sor Laz­har. Tam­bién re­co­noz­co el mor­bo an­te lo que el há­bil vendedor de hu­mo Pao­lo So­rren­tino ha­ya po­di­do per­ge­ñar con su idea­ción de có­mo se­ría un pri­mer pa­pa nor­te­ame­ri­cano, Pio XIII, en­car­na­do por Ju­de Law en una se­rie, The Young Po­pe, que ten­drá su pre­mie­re en Ve­ne­cia.

Los leo­nes de la vie­ja es­cue­la

Tam­po­co hay que ex­cluir que al­guno de los ve­te­ra­nos del ci­ne eu­ro­peo pre­sen­tes en Ve­ne­cia de­mues­tren que to­da­vía es­tán pa­ra dar zar­pa­zos de león. Po­dría ha­cer­lo el ru­so An­drei Kon­cha­lows­ki, quien ya sor­pren­dió ha­ce un par de años con el vi­gor de El Car­te­ro de las no­ches blan­cas, y que trae aho­ra Ray. O el ser­bio Emir Kus­tu­ri­ca, quien re­tor­na a la fic­ción tras 9 años, pa­ra di­ri­gir y pro­ta­go­ni­zar, al la­do de Mo­ni­ca Be­lluc­ci, On the Milky Road. Y se­gu­ro que Fra­nçois Ozon, cu­ya mi­ra­da tur­bia y sin em­bar­go cla­ri­vi­den­te siem­pre me ge­ne­ra fas­ci­na­ción, re­ser­va sor­pre­sas en Frantz. Me ago­ta re­con­tar el nú­me­ro de ve­ces que otros han dado por li­qui­da­do a Ozon. Tan­tas co­mo ha re­sur­gi­do con ci­ne pun­zan­te, ca­lei­dos­có­pi­co.

No es­pe­ro ab­so­lu­ta­men­te na­da de Wim Wenders. Creo que ha­ce trein­ta años que vi­ve del cuen­to, de ren­tas, del pres­ti­gio de otros. Y no hay ra­zón pa­ra que The Beau­ti­ful Days of Aran­juez, con mu­cho se­xo rodado en 3D y guion del ma­muth Peter Hand­ke va­ya a des­per­tar el ta­len­to hi­ber­na­do o ya ex­tin­to del ci­neas­ta ale­mán.

Y con­fío en que la úni­ca re­pre­sen­ta­ción es­pa­ño­la, el th­ri­ller Tar­de pa­ra la ira, de­but en la di­rec­ción de Raúl Aré­va­lo, pre­sen­ta­do en la sec­ción Oriz­zon­ti, me con­fir­me eso que me cuen­tan al­gu­nos, que asis­ti­mos a una edad de oro del ci­ne ne­gro na­cio­nal, y que me in­sis­ten que se con­fir­ma­rá ya en sep­tiem­bre, en San Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.