A so­las con la mar

NO HAY NA­DA MÁS RO­MÁN­TI­CO, PA­RA LOS QUE DIS­FRU­TAN DE LA MAR, QUE PA­SAR UN TIEMPO CON­VER­SAN­DO CON ELLA. PE­RO CUAN­DO ESE RA­TO QUIE­RES PA­SAR­LO A BOR­DO DE UN BAR­CO, NA­VE­GAN­DO, ES ME­JOR QUE SE­PAS HA­CER­LO DE LA FOR­MA MÁS EFI­CAZ Y SE­GU­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - NÁUTICA - JUAN CAR­LOS RO­DRÍ­GUEZ

| Aca­bas de sa­lir del pan­ta­lán, des­plie­gas las ve­las y apa­gas el mo­tor. Atrás va que­dan­do el puer­to, ca­da vez es­tás más ale­ja­do del res­to de bar­cos que na­ve­gan por la mis­ma zo­na que tú. Em­pie­zas a es­cu­char úni­ca­men­te el so­ni­do del cas­co des­li­zán­do­se por el agua que cho­ca con­tra la proa y el graz­ni­do de un par de ga­vio­tas des­pis­ta­das que bus­can la cos­ta.

Pa­re­ce una es­tam­pa de en­sue­ño y no so­la­men­te lo pa­re­ce, sino que lo es. Los si­guien­tes con­se­jos son pa­ra evi­tar que es­ta ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia pue­da trans­for­mar­se en una pe­sa­di­lla.

La cla­ve pa­ra que to­do sal­ga bien y po­der dis­tri­buir to­das las ta­reas que per­mi­ti­rán una na­ve­ga­ción res­pon­sa­ble es la ges­tión del tiempo. Te­ner un ho­ra­rio de­fi­ni­do nos per­mi­ti­rá te­ner ba­jo con­trol tan­to el tra­ba­jo co­mo el des­can­so. A par­tir de es­to, po­dre­mos reac­cio­nar a cual­quier in­con­ve­nien­te que sur­ja lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble.

Pa­ra po­der mar­car­nos unos tiem­pos de­fi­ni­dos es ne­ce­sa­rio rea­li­zar cier­tos pre­pa­ra­ti­vos. El pri­me­ro es ase­gu­rar­nos de que el bar­co es­tá co­rrec­ta­men­te equi­pa­do. Dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos co­mo el ra­dar y el pi­lo­to au­to­má­ti­co son im­pres­cin­di­bles. Es muy re­co­men­da­ble lle­var a bor­do tan­to plóter co­mo car­tas náu­ti­cas en pa­pel. El pri­me­ro es más efi­caz, cómodo, apor­ta más in­for­ma­ción y, al no ocu­par es­pa­cio, más ma­ne­ja­ble, pe­ro las car- tas náu­ti­cas nos pue­den sal­var de al­gún apu­ro, an­ti­ci­pan­do al­gún fa­llo que pue­da ha­ber en los sa­té­li­tes. Des­ta­car que, des­de sal­va­men­to ma­rí­ti­mo nos re­cuer­dan que no se de­be­ría sa­lir sin el co­rres­pon­dien­te y ac­tua­li­za­do equi­po de ra­dio, ya que es lo que, uni­do a los sa­té­li­tes, per­mi­te trian­gu­lar nues­tra po­si­ción en ca­so de emer­gen­cia.

Ade­más, se de­be com­pro­bar el es­ta­do de las ve­las y, a po­der ser, lle­var unas que sean de cómodo ma­ne­jo en so­li­ta­rio. Bas­ta con ras­trear el mer­ca­do, que nos ofre­ce ma­yo­res sin sa­bles y en­ro­lla­do­res pa­ra cual­quier ti­po de ve­la. Tam­bién es muy re­co­men­da­ble lle­var la co­mi­da ya pre­pa­ra­da que so­lo ha­ya que ca­len­tar. Otra op­ción es pre­pa­rar to­das las co­mi­das a la vez en una zo­na có­mo­da, pa­ra que los si­guien­tes des­can­sos sean más breves. Con to­do es­to, per­se­gui­re­mos po­der pla­ni­fi­car de an­te­mano cuán­do y dón­de po­dre­mos ha­cer los des­can­sos, co­mi­das y cal­cu­lar a qué ho­ra es­ta­re­mos en qué lu­gar. Por su­pues­to, es fun­da­men­tal es­tar al tan­to del par­te me­teo­ro­ló­gi­co más ac­tua­li­za­do po­si­ble, pa­ra no su­frir im­pre­vis­tos.

Una vez so­lu­cio­na­da la pla­ni­fi­ca­ción, sur­gen otras cues­tio­nes de al­ta mar que de­be­re­mos plan­tear. Por ejem­plo, una bue­na idea es la de uti­li­zar ru­tas po­co con­cu­rri­das. Si na­ve­ga­mos por una zo­na con mu­chos bar­cos o eri­za­da de ba­jos, se­rá im­po­si­ble po­der ce­rrar los ojos si­quie­ra unos mi­nu­tos. Las pe­que­ñas sies­tas son ne­ce­sa­rias pa­ra no te­ner alu­ci­na­cio­nes. Al ca­bo de uno o dos días na­ve­gan­do sin dor­mir, las po­si­bi­li­da­des de de­li­rar son al­tas y pe­li­gro­sas. Ade­más, es re­co­men­da­ble co­men­zar con ru­tas más bien cor­tas y, con el tiempo y la prác­ti­ca, ir am­plián­do­las po­co a po­co.

Fi­nal­men­te, hay que po­ner la se­gu­ri­dad co­mo prio­ri­dad an­te to­do. Pri­me­ro, con una bue­na pre­pa­ra­ción pre­via: co­no­cien­do bien las aguas y ru­tas, así co­mo la fau­na que nos po­dre­mos en­con­trar. Asi­mis­mo, pue­de pa­re­cer ob­vio, pe­ro es al­go que tien­de a ser des­car­ta­do y es el uso de ar­ne­ses y la lí­nea de vi­da. Mu­chos al na­ve­gar en gru­po no los usan, a pe­sar de su im­por­tan­cia pa­ra la se­gu­ri­dad a bor­do, pe­ro es que na­ve­gan­do en so­li­ta­rio es­tos dis­po­si­ti­vos son im­pres­cin­di­bles. Una caí­da al agua no de­ja mar­gen pa­ra el error y, en al­ta mar, pro­ba­ble­men­te aca­be siendo fa­tal.

A pe­sar de to­do, es­tas lí­neas so­lo per­si­guen que lo con­cer­nien­te a la na­ve­ga­ción es­té ba­jo con­trol. Otra co­sa es la me­teo­ro­lo­gía y el es­ta­do del mar. Es­te es­cri­to es pa­ra que ten­gáis cla­ro có­mo po­der go­zar de la tranquilidad jun­to a la em­bar­ca­ción y el mar de la for­ma más se­gu­ra po­si­ble.

EL PLÓTER ES MÁS CÓMODO, PE­RO LAS CAR­TAS NÁU­TI­CAS NOS SAL­VAN DE UN PO­SI­BLE FA­LLO EN LOS SA­TÉ­LI­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.