Y aho­ra qué ha­go con mi bar­co

POR MUY CUI­DA­DO­SO QUE UNO SEA CON SU BAR­CO, AL­GÚN DÍA LLE­GA­RÁ SU FI­NAL. AUN­QUE NO PO­DA­MOS SE­GUIR UTILIZÁNDOLO O VENDIÉNDOLO, ESO NO SIG­NI­FI­CA QUE NO SEA ÚTIL PA­RA OTRAS PER­SO­NAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - NAÚTICA - JUAN CARLOS RODRÍGUEZ

| Den­tro de las em­bar­ca­cio­nes de re­creo exis­ten cua­tro ti­pos de ba­ja: de ofi­cio, por si­nies­tro, por ex­por­ta­ción y por des­gua­ce. Es en es­ta úl­ti­ma en la que nos cen­tra­re­mos, de­bi­do a los avan­ces que se han pro­du­ci­do re­cien­te­men­te. Ha­ce no mu­cho tiem­po, era muy co­mún en­con­trar­nos con bar­cos que lle­va­ban va­rios años va­ra­dos en un punto de ama­rre, des­cui­da­dos, con el cas­co cu­bier­to de algas o lle­va­dos a tie­rra a al­gu­na fin­ca, en oca­sio­nes aban­do­na­dos u olvidados. Es­tos eran un fo­co de con­ta­mi­na­ción, ade­más de un des­per­di­cio.

Por suer­te, con el tiem­po, han ido sur­gien­do di­ver­sas ini­cia­ti­vas que per­mi­ten la re­uti­li­za­ción de las pie­zas que fun­cio­nen, así co­mo de­se­char de for­ma res­pon­sa­ble to­do lo so­bran­te, pa­ra re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal que pue­dan pro­vo­car los res­tos de nues­tra em­bar­ca­ción. Las ba­jas de si­nies­tro y de ofi­cio se tra­mi­tan acu­dien­do a Ca­pi­ta­nía Ma­rí­ti­ma y me­dian­te un pro­ce­di­mien­to bu­ro­crá­ti­co. En cuan­to a la ba­ja por ex­por­ta­ción, el pro­ce­di­mien­to es di­fe­ren­te. En es­ta, se per­si­gue dar de ba­ja la ban­de­ra na­cio­nal pa­ra ins­cri­bir el bar­co ba­jo la ban­de­ra de otro país. Es­ta ges­tión se pue­de lle­var a ca­bo a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to.

Sin em­bar­go, es la ba­ja por des­gua­ce la que ha ex­pe­ri­men­ta­do más cam­bios en los úl­ti­mos tiem­pos. Es­te ti­po de ba­ja de­be­ría de ser el fi­nal ideal pa­ra la vi­da de cual­quier em­bar­ca­ción. En la ac­tua­li­dad, se pue­de en­con­trar un buen nú­me­ro de em­pre­sas por to­do el te­rri­to­rio es­pa­ñol que se de­di­ca a des­gua­zar bar­cos.

En Galicia, po­de­mos en- con­trar des­gua­ces tan­to en A Co­ru­ña co­mo en Re­don­de­la. Ade­más, la ma­yo­ría de es­tos ne­go­cios ofre­cen sus ser­vi­cios pa­ra to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, aun­que a di­fe­ren­te pre­cio. Es­tas em­pre­sas se en­car­gan de tra­mi­tar la ba­ja, re­ci­clar el ma­te­rial y, ade­más, las pie­zas que sir­ven son recuperadas y pues­tas a la ven­ta. Ca­be des­ta­car los avan­ces que se han pro­du­ci­do en la re­cu­pe­ra­ción del com­bus­ti­ble, y no só­lo en los des­gua­ces, sino que di­rec­ta­men­te al­gu­nos puer­tos cuen­tan con bom­bas de ex­trac­ción que per­mi­ten extraer el com­bus­ti­ble pa­ra su re­uti­li­za­ción. Es­to re­sul­ta muy in­tere­san­te cuan­do se tra­mi­ta una ba­ja que no es por des­gua­ce pa­ra ase­gu­rar­nos de que el com­bus­ti­ble aca­ba­rá sien­do re­ci­cla­do, co­mo ocu­rre en el Puer­to de A Co­ru­ña, que in­clu­ye en­tre sus pro­yec­tos de sos­te­ni­bi­li­dad la op­ti­mi­za­ción del uso de acei­tes y car­bu­ran­tes. Se tra­ta de un bien con­ta­mi­nan­te y es­ca­so, así que cuan­to me­nos se des­per­di­cie, mu­cho me­jor se­rá pa­ra nues­tros ma­res y océa­nos. Al­go si­mi­lar ocu­rre con las pie­zas de elec­tró­ni­ca del bar­co, ya que di­fí­cil­men­te se es­tro­pean, por lo que pue­den ser re­uti­li­za­das en la ma­yo­ría de los ca­sos. El res­pon­sa­ble de mu­chos de es­tos avan­ces a la ho­ra de des­ha­cer­nos de nues­tras em­bar­ca­cio­nes tie­ne nom­bre pro­pio: el Boat Di­gest. Es­te pro­yec­to, de vo­ca­ción eu­ro­pea, co­men­zó en 2013 con la idea de me­jo­rar los es­tán­da­res de sa­lud, me­dio am­bien­te y se­gu­ri­dad en las prác­ti­cas de des­gua­ce de em­bar­ca­cio­nes de re­creo, así co­mo dis­mi­nuir en un gran por­cen­ta­je el nú­me­ro de bar­cos aban­do­na­dos. El Boat Di­gest apli­có pa­ra es­to, en gran par­te de la Unión Eu­ro­pea, su me­to­do­lo­gía, ba­sa­da en la trans­mi­sión de he­rra­mien­tas y for­ma­ción a los res­pon­sa­bles de los des­gua­ces de em­bar­ca­cio­nes y la sen­si­bi­li­za­ción di­ri­gi­da a los pro­pie­ta­rios, a tra­vés de un mó­du­lo que ex­pli­ca el fi­nal de la vi­da útil de los bar­cos.

LAS PIE­ZAS DE ELEC­TRÓ­NI­CA SON UNO DE LOS ELE­MEN­TOS MÁS APRO­VE­CHA­BLES

AL­TER­NA­TI­VAS. Con el tiem­po han ido sur­gien­do al­ter­na­ti­vas que per­mi­ten la re­uti­li­za­ción de pie­zas de las em­bar­ca­cio­nes de re­creo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.