Banksy, ¡Mi­ra qué pin­ta!

Una cam­pa­ña de Es­tre­lla Ga­li­cia ha pues­to to­do su em­pe­ño en que el mis­te­rio­so ar­tis­ta plas­me su ta­len­to en un mu­ro de Fe­rrol pa­ra ho­me­na­jear a las Me­ni­nas de Ca­ni­do. Banksy es un ti­po tan lis­to co­mo hui­di­zo ¿Que ha­rá?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEXTO: FER­NAN­DO MOLEZÚN

En el ba­rrio de Ca­ni­do, en Fe­rrol, en vez de po­ner­le una ve­la a la Vir­gen han lan­za­do una cam­pa­ña a tra­vés de me­dios y re­des pa­ra que Banksy pa­se por la ciudad, se ocu­pe de sus pa­re­des y obre el mi­la­gro de con­ver­tir la zo­na en un nue­vo pun­to de pe­re­gri­na­ción ar­tís­ti­ca. Un he­cho lla­ma­ti­vo que va más allá de la po­pu­la­ri­za­ción del ar­te pre­go­na­da por War­hol ha­ce más de me­dio si­glo y que pon­dría al ar­te ca­lle­je­ro, de­mo­ni­za­do des­de ha­ce dé­ca­das por ayun­ta­mien­tos y agen­tes de la ley a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta, al ser­vi­cio del ur­ba­nis­mo. Que lo que an­tes era un ac­to van­dá­li­co que afea­ba el en­torno y ba­ja­ba la co­ti­za­ción de un in­mue­ble aho­ra es un ele­men­to fun­da­men­tal en el pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción, ese por el que un ba­rrio hu­mil­de pa­sa a ser la ca­rí­si­ma zo­na de mo­da don­de to­dos los mo­der­nos quie­ren vi­vir. Y fun­cio­na. En su li­bro

Wall and Pie­ce, Banksy pu­bli­ca la car­ta que le hi­zo lle­gar un jo­ven ro­gán­do­le que no hi­cie­se más pin­ta­das en su ba­rrio, que por su cul­pa se es­ta­ba lle­nan­do de gen­te, los pre­cios es­ta­ban su­bien­do y que en bre­ve se ve­ría obli­ga­do a aban­do­nar­lo.

Y to­do gra­cias a Banksy, un ar­tis­ta ca­lle­je­ro sin ros­tro que en los úl­ti­mos tiem­pos ha pa­sa­do de ser bus­ca­do por la po­li­cía de Bris­tol a ser co­di­cia­do por ga­le­ris­tas y co­lec­cio­nis­tas de ar­te de las más im­por­tan­tes ciu­da­des. Un ge­nio del es­pray que do­mi­na tam­bién otras mu­chas ar­tes ne­ce­sa­rias pa­ra pro­vo­car se­me­jan­te re­vue­lo, co­mo el már­ke­ting. Ese es el prin­ci­pal mé­ri­to del gra­fi­te­ro. Su obra maes­tra no es­tá plas­ma­da en el mu­ro de Cis­jor­da­nia ni en nin­gu­na pa­red de Lon­dres. La obra por la que tie­ne la co­ti­za­ción que tie­ne y por la que to­do el mun­do del ar­te se vuel­ve lo­co es él mis­mo. Y eso le ha pues­to en el pun­to de mi­ra tan­to de pu­ris­tas del ar­te ur­bano co­mo de los más or­to­do­xos ga­le­ris­tas y res­pon­sa­bles de mu­seos.

De he­cho, Banksy es sin du­da el ma­yor fe­nó­meno sa­li­do del street art o ar­te ur­bano, en­ten­di­do es­te co­mo aquel que uti­li­za la ciudad y sus pa­re­des co­mo lien­zo.

REVENTAR DE ÉXI­TO

Pe­ro tam­bién es quien ha en­cen­di­do la me­cha pa­ra que es­te ex­plo­te, re­vien­te de éxi­to y pier­da su sen­ti­do pri­mi­ge­nio. Así se de­ri­va de lo que se afir­ma en el do­cu­men­tal Exit

Th­rough The Gift Shop, en el que se ana­li­za otro fe­nó­meno de­ri­va­do del tsu­na­mi Banksy, el de Mr. Brain­wa­sh, quien se con­vier­te en el ar­tis­ta de mo­da de la no­che a la ma­ña­na gra­cias a una re­vo­lu­cio­na­ria ope­ra­ción pu­bli­ci­ta­ria. En la pe­lí­cu­la se di­ce que el ar­te ur­bano es el ma­yor mo­vi­mien­to con­tra­cul­tu­ral des­de el punk, al­go que ha­brá que creer­se, da­do que el di­rec­tor del do­cu­men­tal es el pro­pio Banksy. Ahí pre­su­me el ar­tis­ta de su in­vi­si­bi­li­dad (a la que ca­li­fi­ca se su­per­po­der), al­go ne­ce­sa­rio pa­ra quien lle­va dé­ca­das hu­yen­do de la po­li­cía. E in­clu­so re­co­no­ce el pro­pio au­tor que to­do co­men­zó a per­der sen­ti­do cuan­do el ar­te ur­bano en­tró en los mu­seos y las ca­sas de subas­tas. Se que­ja Banksy, pe­ro la cul­pa no de­ja de ser su­ya. De­fien­de en su li­bro Wall and Pie­ce la le­gi­ti­mi­dad pa­ra ac­tuar en es­pa­cios pú­bli­cos ba­sán­do­se en un diá­lo­go con las gran­des com­pa­ñías: si las mul­ti­na­cio­na­les pue­den in­va­dir nues­tras vi­das con su pu­bli­ci­dad, el ciu­da­dano po­drá res­pon­der­les uti­li­zan­do el mis­mo me­dio, pro­po­ne. Pe­ro des­de el mo­men­to en el que es­ta ac­ción pa­sa a ser ce­le­bra­da por to­dos, pier­de su ca­rác­ter sub­ver­si­vo. Ahí es cuan­do el gam­be­rro se con­vir­tió en ar­tis­ta res­pe­ta­do y cuan­do su ar­te co­men­zó a per­der sen­ti­do. Aho­ra, al ván­da­lo más bus­ca­do de In­gla­te­rra se le in­vi­ta ofi­cial­men­te pa­ra que con­vier­ta un mu­ro en ar­te.

Pe­ro Banksy es muy lis­to, y con­si­gue man­te­ner ese ha­lo de pe­li­gro­si­dad al­re­de­dor de su obra con una es­tra­te-

gia in­fa­li­ble: el mis­te­rio. La ma­yo­ría de lo que se ha es­cri­to úl­ti­ma­men­te so­bre él ver­sa más so­bre su po­si­ble iden­ti­dad que so­bre su ar­te. Las teo­rías acer­ca de quién es real­men­te es­te ti­po han ido su­ce­dién­do­se en los úl­ti­mos años, y han pa­sa­do de iden­ti­fi­car­lo con el gra­fi­te­ro Ro­bin Gun­ning­ham a ha­blar­se de un co­lec­ti­vo, más que una so­la per­so­na, que fir­ma­se ba­jo el mis­mo nom­bre. In­clu­so hay quien ha rea­li­za­do un ma­pa en el que se si­gue la pis­ta de las ac­cio­nes ar­tís­ti­cas de Banksy al­re­de­dor del mun­do y se es­ta­ble­ce su coin­ci­den­cia con la pre­sen­cia en esas ciu­da­des del gru­po Mas­si­ve At­tack. Ca­da vez que la ban­da de

trip hop ac­tua­ba en una ciudad, allí apa­re­cía una plan­ti­lla de Banksy. Si a eso se le su­ma la coin­ci­den­cia en su pro­ce­den­cia (gru­po y gra­fi­te­ro son de Bris­tol), pa­re­ce que la ecua­ción se va re­sol­vien­do.

La pis­ta de­fi­ni­ti­va lle­gó es­te ve­rano gra­cias a un des­cui­do del mú­si­co Gol­die, quien en una en­tre­vis­ta, y ha­blan­do de Banksy, sol­tó «Res­pe­to a Ro­bert, creo que es un ar­tis­ta bri­llan­te que ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do del ar­te». Una me­te­du­ra de pa­ta, la de men­cio­nar el nom­bre de pi­la del mis­te­rio­so ar­tis­ta, tras la que guar­dó un in­có­mo­do si­len­cio y cam­bió de te­ma.

El nom­bre en cues­tión coin­ci­de, ade­más, con el de Ro­bert Del Na­ja, fun­da­dor de Mas­si­ve At­tack, quien tie­ne un pa­sa­do de­di­ca­do al ar­te ur­bano ba­jo el seu­dó­ni­mo de 3D. El mú­si­co no ha tar­da­do en des­men­tir es­ta teo­ría, lo que no apor­ta de­ma­sia­do a la in­ves­ti­ga­ción. ¿Qué ten­dría que ha­cer si, en efec­to, fue­ra Banksy más que ne­gar­lo ro­tun­da­men­te?

CA­NI­DO AGUARDA

Qui­zás es­te­mos an­te una po­si­bi­li­dad de des­ve­lar de­fi­ni­ti­va­men­te el mis­te­rio. En Ca­ni­do quie­ren que Banksy les pin­te un gra­fi­ti. Pues que lla­men a Mas­si­ve At­tack pa­ra que ac­túen en las fies­tas del ba­rrio. Y que, con to­dos los ve­ci­nos pen­dien­tes del mu­ro, ma­lo se­rá que na­die le qui­te la ca­pu­cha al ar­tis­ta in­vi­si­ble.

Uno de los más ce­le­bra­dos tra­ba­jos de Banksy, en Chalk Farm (Lon­dres), del 2006

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.