Una jo­ya de la cien­cia fic­ción ru­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS • ACTUALIDAD - TEX­TO: HÉC­TOR J. PORTO

esul­ta di­fí­cil ima­gi­nar que los her­ma­nos Stru­gats­ki —Ar­ka­di (Ba­tu­mi, Geor­gia, 1925- Moscú, 1991) y Bo­rís (Le­nin­gra­do, 1931-San Pe­ters­bur­go, 2012)— que es­cri­bie­ron Mil mi­llo­nes de años has­ta el fin del mun­do son los au­to­res del guion (jun­to a An­dréi Tar­kovs­ki) del fil­me Stal­ker (1979) rea­li­za­do so­bre su pro­pia no­ve­la Píc­nic ex­tra­te­rres­tre. So­lo nos lo tra­ga­mos por­que es­tá­ba­mos ad­ver­ti­dos por el tra­ba­jo pre­vio del se­llo Gi­ga­mesh —es­pe­cia­li­za­do en cien­cia fic­ción; sí, el mis­mo que ha pu­bli­ca­do la exi­to­sa sa­ga de Geor­ge R. R. Mar­tin Can­ción de hie­lo y fue­go—: en su ca­tá­lo­go, ade­más de Píc­nic ex­tra­te­rres­tre, se pue­den ha­llar Des­ti­nos trun­ca­dos, Ciu­dad mal­di­ta y Qué di­fí­cil es ser dios (otra de sus obras maes­tras, El lu­nes em­pie­za el sá­ba­do, fue edi­ta­da en el 2011 por Nevsky Pros­pects).

Aun­que Píc­nic es uno de sus re­la­tos más os­cu­ros, po­co hay en los her­ma­nos Stru­gats­ki —de Mil mi­llo­nes de años has­ta el fin del mun­do— de la so­lem­ni­dad fi­lo­só­fi­ca, la tras­cen­den­cia ca­ren­te de hu­mor, la críp­ti­ca ma­gia poé­ti­ca y la na­rra­ti­va abs­tru­sa y ex­ce­si­va­men­te mo­ro­sa de Tar­kovs­ki. De­be­rá con­ce­der­se que Stal­ker sim­ple­men­te se ins­pi­ra en el uni­ver­so —con­cep­to hoy tan en bo­ga— de Píc­nic. El bri­llan­te ci­neas­ta ru­so tra­tó de ex­pli- car­se en su li­bro Es­cul­pir en el tiem­po: «Que­ría que to­do con­tri­bu­ye­ra a dar la im­pre­sión de ha­ber ro­da­do la pe­lí­cu­la en­te­ra en un so­lo plano. Es­te mé­to­do tan sen­ci­llo, ca­si as­cé­ti­co, me pa­re­cía que en­ce­rra­ba gran­des po­si­bi­li­da­des. Por ello qui­té del guion to­do aque­llo que me hu­bie­ra im­pe­di­do tra­ba­jar con un mí­ni­mo ab­so­lu­to de efec­tos ex­te­rio­res». Si es­to no sa­tis­fa­ce que na­die bus­que res­pues­tas es­cla­re­ce­do­ras en La zo­na, per­so­nal en­sa­yo de Geoff Dyer so­bre el fil­me.

Lo que bus­ca de­cir es­ta re­se­ña es que Mil mi­llo­nes de años... es una ma­ra­vi­lla —no so­lo un dia­man­te li­te­ra­rio, sino tam­bién di­ver­ti­da, ame­na, pro­fun­da e in­te­li­gen­te— y que úni­ca­men­te unos ge­nios fri­kis co­mo Ar­ka­di (tra­duc­tor del ja­po­nés) y Bo­rís (as­tró­no­mo y ma­te­má­ti­co compu­tacio­nal) po­dían crear es­te ti­po de ar­te. Son co­mo su coe­tá­neo Sta­ni­sław Lem (Lvov, 1921-Cra­co­via, 2006), pa­ra quien la bue­na cien­cia fic­ción es so­lo bue­na li­te­ra­tu­ra, una vía pa­ra sor­tear la cen­su­ra —a ve­ces sin éxi­to, co­mo en es­te ca­so— y un so­por­te más pa­ra ha­blar de cien­cia, filosofía, po­lí­ti­ca, li­ber­tad... ¡Va­mos, del ser hu­mano!

KAFKIANA

El ras­go que los dis­tin­gue es el hu­mor. Es­pe­cial­men­te en Mil mi­llo­nes de años has­ta el fin del mun­do, una crea­ción en­tre kafkiana y qui­jo­tes­ca, una co­me­dia que, más allá de la ter­nu­ra de sus per­so­na­jes, en­cie­rra una fu­ri­bun­da crí­ti­ca so­cial. Es­ce­na mí­ti­ca del fil­me del ci­neas­ta ru­so An­drei Tar­kovs­ki «Stal­ker» (o «La zo­na», 1979), que adap­ta —con un guion es­cri­to por el pro­pio Tar­kovs­ki, en co­la­bo­ra­ción con Ar­ka­di y Bo­rís Stru­gats­ki— la no­ve­la «Píc­nic ex­tra­te­rres­tre», es­cri­ta por los men­cio­na­dos her­ma­nos, y que son tam­bién los au­to­res de «Mil mi­llo­nes de años has­ta el fin del mun­do».

En un pró­lo­go que el po­pu­lar es­cri­tor de cien­cia fic­ción Theo­do­re Stur­geon re­dac­tó pa­ra Píc­nic ex­tra­te­rres­tre, de­cía de los Stru­gats­ki que po­seían «una fu­ria en la que se re­cha­zan la hi­po­cre­sía, el par­lo­teo de la bu­ro­cra­cia, el egoís­mo y las dis­tor­sio­nes sub­je­ti­vas de la ló­gi­ca, la ver­dad y las mo­ti­va­cio­nes hu­ma­nas, ini­cial­men­te hon­ra­das. Su fu­ria es­tá acom­pa­ña­da de ri­sas, y en ella abun­da la mo­fa». La pe­ri­pe­cia de Di­ma en Mil mi­llo­nes de años... así lo ra­ti­fi­ca. Una jo­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.