“Una mu­jer li­bre da mie­do”

La guían Jo March, Ja­ne Aus­ten, Si­mo­ne de Beau­voir o la Plath más «do­més­ti­ca». La crea­do­ra de la web La Tri­bu re­ve­la la his­to­ria de la ge­nea­lo­gía li­te­ra­ria fe­me­ni­na en un li­bro que sal­ta de la es­tan­te­ría y em­pu­ja a de­cir al­to: «¡Ma­má, quie­ro ser fe­mi­nis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS • ELLAS SEGÚN ELLAS - TEX­TO: ANA ABELENDA

o March mar­có su vi­da. Ca­si to­das las ni­ñas (de los 70 y los 80) qui­si­mos ser la chi­ca re­bel­de que se cor­ta­ba las tren­zas y ac­tua­ba co­mo un chi­co. «Nun­ca ol­vi­da­ré el día que me re­ga­la­ron un li­bro que me acom­pa­ña­rá siem­pre: Mu­jer­ci­tas, de Loui­sa May Al­cott», de­cla­ra Car­men G. de la Cue­va en Ma­má, quie­ro ser fe­mi­nis­ta, una vo­ca­ción muy ra­zo­na­ble que no so­lo alen­tó la chi­ca chi­ca­zo de Mu­jer­ci­tas. Ahí es­ta­ba tam­bién, vi­to­rean­do las as­pi­ra­cio­nes de li­ber­tad de su in­fan­cia, la in­do­ma­ble Pip­pi Cal­zas­lar­gas: «Tu­vo una in­fluen­cia de­ci­si­va en mí. Nues­tra his­to­ria em­pe­zó co­mo las bue­nas his­to­rias, ella me re­la­ta­ba su vi­da y yo la es­cu­cha­ba aten­ta».

En un pue­ble­ci­to de Se­vi­lla, pa­re­ci­do al de las March en Mas­sa­chu­setts, co­mien­za la his­to­ria de Car­men. Na­ció en Al­ca­lá del Río en el 86, año en que se pro­du­je­ron dos acon­te­ci­mien­tos: el cen­te­na­rio de la muer­te de la poe­ta Emily Dic­kin­son… y que «abría sus puer­tas la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal en mi pue­blo». Los li­bros en­tra­ron en su vi­da y de­ci­die­ron con ella. «Una pa­cien­cia sal­va­je me ha traí­do has­ta aquí», le con­fió Adrien­ne Rich. «La gue­rra la re­la­tan las mu­je­res», le di­jo Svetla­na Ale­xié­vich. Las pa­la­bras de Ja­ne Aus­ten, Si­mo­ne de Beau­voir o Syl­via Plath fue­ron la lin­ter­na en la os­cu­ri­dad de un mun­do ce­rra­do, «en el que las chi­cas de mi edad, chi­cas lis­tas, muy ca­pa­ces, bri­llan­tes, aún re­pi­ten la vi­da de sus ma­dres. Mu- chas de mis com­pa­ñe­ras de ins­ti­tu­to de­ja­ron los es­tu­dios o no desa­rro­lla­ron su pro­fe­sión. Con vein­ti­pi­co se ca­san, tie­nen hi­jos y ya es­tá. A mí me cues­ta en­ten­der­lo, que sean fe­li­ces así», con­fie­sa Car­men.

—«Ma­má, quie­ro ser fe­mi­nis­ta» es el re­la­to de tu vi­da y de la vi­da de mu­chas mu­je­res, cé­le­bres o anó­ni­mas. Las ilus­tra­cio­nes de Ma­lo­ta y la pri­me­ra per­so­na re­cor­tan dis­tan­cias.

—No qui­se ha­cer un li­bro en­sa­yís­ti­co que se que­da­se en las es­tan­te­rías. Tam­bién por esa ne­ce­si­dad que ten­go cuan­do co­jo un li­bro de in­vo­lu­crar­me en él, y que me acom­pa­ñe.

—Ya hay ca­mi­se­tas de mo­da con el le­ma «Fe­mi­nist».

¿Por qué hoy más que nun­ca hay que de­cir al­to y cla­ro: «Ma­má, quie­ro ser fe­mi­nis­ta»?

—Ha­ce tres o cua­tro años no se ha­bla­ba tan­to de fe­mi­nis­mo, ¿ver­dad? Creo que cuan­do mon­té La Tri­bu era al­go ex­tra­ño abrir una web fe­mi­nis­ta. No es­ta­ba el am­bien­te tan re­cep­ti­vo a es­tas pro­pues­tas. Yo veo un sal­to ge­ne­ra­cio­nal. Las mu­je­res de los 50 y los 60 pe­lea­ron por lle­gar al mer­ca­do la­bo­ral, por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, por de­ci­dir so­bre la ma­ter­ni­dad. La ge­ne­ra­ción de los 70 lle­gó al mer­ca­do la­bo­ral, ellas sa­lie­ron a tra­ba­jar y pen­sa­ron que ese te­cho de cris­tal ya no exis­tía. El fe­mi­nis­mo se fue re­le­gan­do co­mo si no fue­se ne­ce­sa­rio. Has­ta aho­ra. Las mu­je­res na­ci­das en los 80 y los 90 ve­mos que vi­vi­mos en una so­cie­dad ma­chis­ta que si­gue tra­tan­do a las mu­je­res con vio­len­cia, y que aho­ra he­mos pa­sa­do de ser es­cla­vas del ho­gar a ser tam­bién es­cla­vas del sis­te­ma.

—Nu­ria Va­re­la, ex­per­ta en vio­len­cia de gé­ne­ro, apun­ta que el mun­do es­tá más azul y ro­sa que nun­ca.

¿Có­mo lo ves tú?

—La ex­po­si­ción de las mu­je­res se ha mul­ti­pli­ca­do con re­des co­mo Ins­ta­gram o Fa­ce­book. Ha­ce años li­dia­bas con tu pa­dre o con tu com­pa­ñe­ro de cla­se; hoy li­dias con una pre­sión cons­tan­te las 24 ho­ras del día.

—Paula Eche­va­rría ha di­cho: «Ni fe­mi­nis­ta ni ma­chis­ta, hay que ser per­so­na» y se ha que­da­do tan an­cha. ¿Aún es­ta­mos pez en fe­mi­nis­mo?

—Es que nun­ca nos han ex­pli­ca­do bien lo que es el fe­mi­nis­mo. Pe­ro yo es­toy muy en con­tra de ha­cer es­tas pre­gun­tas a Paula Eche­va­rría. Igual ella no es fe­mi­nis­ta, no to­das las mu­je­res son fe­mi­nis­tas, ni de­be­ría ha­blar de es­to. El de Emma Wat­son es un ca­so dis­tin­to, y ayu­da a que la co­rrien­te mains­tream en­tien­da la ne­ce­si­dad del fe­mi­nis­mo. Es una per­so­na pú­bli­ca, una ac­triz que ha re­pre­sen­ta­do a to­da una ge­ne­ra­ción con Harry Pot­ter, pe­ro tam­bién es em­ba­ja­do­ra de la ONU pa­ra la de­fen­sa de los de­re­chos

CAR­MEN G. DE LA CUE­VA LU­MEN

«MA­MÁ, QUIE­RO SER FE­MI­NIS­TA»

AU­TOR

EDI­TO­RIAL

La au­to­ra rin­de ho­me­na­je a las mu­je­res de su vi­da en un li­bro con voz pro­pia que ilus­tra Ma­lo­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.