Un 30 de mar­zo de 1924

Graham Swift, in­te­gran­te del gru­po de jóvenes bri­tá­ni­cos se­lec­cio­na­dos por la re­vis­ta «Gran­ta» en 1983 jun­to a McE­wan, Amis o Bar­nes, ofre­ce su me­jor no­ve­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD - TEX­TO: ELE­NA MÉN­DEZ

Cuando la cie­rras ya es­tás desean­do vol­ver­la a em­pe­zar. El do­min­go de

las ma­dres es una pe­que­ña jo­ya (de so­lo 160 pá­gi­nas) que te enamo­ra desde la pri­me­ra lí­nea. Una his­to­ria que co­mien­za con un éra­se una vez... y que abor­da con sol­tu­ra la muer­te y el amor co­mo las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da. Lo ha­ce en un re­la­to per­fec­to en el que las pie­zas del pa­sa­do y del pre­sen­te en­ca­jan en una pro­sa in­ten­sa y sen­sual, pe­ro tam­bién pau­sa­da.

To­do trans­cu­rre en un so­lo día. Es el 30 de mar­zo de 1924. Jor­na­da que en In­gla­te­rra se ce­le­bra el do­min­go de las ma­dres. Ese día las cria­das vuel­ven a sus ca­sas pa­ra vi­si­tar a sus fa­mi­lias. Pe­ro la doncella Ja­ne Fair­child es huér­fa­na y pa­sa­rá el día de un mo­do po­co con­ven­cio­nal: ha­cien­do el amor con su aman­te, Paul She­ring­ham, el úni­co hi­jo vivo de los ve­ci­nos de sus pa­tro­nes. Es una des­pe­di­da: ya que el jo­ven va a ca­sar­se con una chi­ca de su mis­ma cla­se so­cial. Se­rán unas ho­ras in­ten­sas que mar­ca­rán la vi­da de Ja­ne pa­ra siem­pre.

Swift cons­tru­ye una his­to­ria sus­pen­di­da en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro y la im­preg­na de una be­lla car­ga eró­ti­ca en la que de­ja hue­co pa­ra las pinceladas fe­mi­nis­tas. Esa Ja­ne que por pri­me­ra vez se mi­ra des­nu­da al es­pe­jo y con­si­gue en­con­trar­se, de­fi­nir­se co­mo per­so­na. Sa­car a la su­per­fi­cie su vo­ca­ción y des­tino: los libros. Un amor a la li­te­ra­tu­ra que la trans­for­ma­rá y la ele­va­rá por en­ci­ma de las rí­gi­das barreras de cla­se de la épo­ca.

El tono nos­tál­gi­co, la me­lan­co­lía del re­la­to, es­con­de un la­ti­do que pre­sa­gia un desen­la­ce ines­pe­ra­do. Un rit­mo de fon­do que nos ten­sa y nos in­quie­ta a pe­sar de la apa­ren­te cal­ma. Una co­rrien­te sub­te­rrá­nea que Swift do­si­fi­ca en es­ta his­to­ria de es­truc­tu­ra com­ple­ja pe­ro que se lee con su­ma fa­ci­li­dad.

La atrac­ción de la crea­ción li­te­ra­ria, el ho­me­na­je a la maes­tría de Jo­seph Con­rad es otro de los pi­la­res de es­ta fá­bu­la sen­sual en la que cuen­tan más las im­pre­sio­nes que los he­chos, lo re­cor­da­do que la reali­dad, lo ca­lla­do que lo con­ta­do.

Graham Swift (4 de ma­yo de 1949) for­ma par­te del gru­po de es­cri­to­res bri­tá­ni­cos que fue­ron se­lec­cio­na­dos por la re­vis­ta Gran­ta en 1983 co­mo los me­jo­res no­ve­lis­tas jóvenes de aque­lla ge­ne­ra­ción. En las lis­ta fi­gu­ran tam­bién Is­hi­gu­ro, Rush­die, Bar­nes, Amis y McE­wan. Has­ta aho­ra, y por ra­zo- nes in­jus­ti­fi­ca­das, Swift no ha te­ni­do en Es­pa­ña tan­ta po­pu­la­ri­dad co­mo otros de los men­cio­na­dos en la lis­ta Gran­ta, a pe­sar de que es au­tor de diez no­ve­las tra­du­ci­das a más de trein­ta idio­mas y tie­ne en su ha­ber un pre­mio Boo­ker por su obra Úl­ti­mos tra­gos, tam­bién lle­va­da al ci­ne co­mo Last Or­ders, pro­ta­go­ni­za­da por Mi­chael Cai­ne y Bob Hos­kins.

EL DO­MIN­GO DE LAS MA­DRES AU­TOR

GRAHAM SWIFT EDI­TO­RIAL

ANA­GRA­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.