El fe­nó­meno At­wood to­ma la ca­lle

La sep­tua­ge­na­ria es­cri­to­ra ca­na­dien­se, pre­mio Franz Kaf­ka, se ha con­ver­ti­do en la lí­der es­pi­ri­tual del feminismo en la era de Trump. El po­der de la te­le­vi­sión ha em­pu­ja­do es­ta vez con­tra­co­rrien­te.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LITERATURA - TEX­TO: ELE­NA MÉN­DEZ

am­po­co es­te año le han da­do el No­bel, ni fal­ta que le ha­ce. La sin­gu­lar li­te­ra­tu­ra de la ca­na­dien­se Mar­ga­ret At­wood (Ot­ta­wa, 18 de no­viem­bre de 1939) se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno glo­bal que re­co­rre el mun­do co­mo una co­rrien­te im­pa­ra­ble. Las mujeres del pla­ne­ta han si­do ata­ca­das por su vi­rus y la fie­bre At­wood no de­ja de su­bir. Pron­to se con­ta­gia­rán los hom­bres.

Es­to es una aler­ta vi­ral. Pro­tes­tas, pan­car­tas, ca­mi­se­tas, li­bros y se­ries son los prin­ci­pa­les sín­to­mas de es­ta ge­nial pan­de­mia que ha lle­va­do a lo más al­to a es­ta au­to­ra de 77 años que co­ro­na­da de ri­zos gri­ses ejer­ce de tuitera (@Mar­ga­re­tAt­wood) y se de­cla­ra de­vo­ta de

Jue­go de Tronos. Sus li­bros, co­mo ella, vi­ven una se­gun­da ju­ven­tud y se han con­ver­ti­do en idea­rio y ban­de­ra de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas de la era Trump. «Vol­va­mos a con­ver­tir The hand­maid’s

tale en fic­ción», pe­dían las ac­ti­vis­tas en la ca­lle en el úl­ti­mo día de la mu­jer. Al­gu­nas in­clu­so se vis­tie­ron con el há­bi­to ro­jo y las to­cas blan­cas de las sir­vien­tas fér­ti­les de la dis­to­pía de At­wood pa­ra ma­ni­fes­tar­se en contra de los re­cor­tes de fon­dos a la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar a las puer­tas del Ca­pi­to­lio en Was­hing­ton. Unas ves­ti­du­ras que ya se han con­ver­ti­do en em­ble­ma de la so­li­da­ri­dad y co­la­bo­ra­ción de las mujeres en cues­tio­nes de de­re­chos. Digno de ver.

Sí. Ha si­do la emi­sión en te­le­vi­sión de la se­rie The hand­maid’s tale (El cuen­to de la cria­da) ba­sa­da en su no­ve­la la que ha da­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a es­ta ca­rre­ra con­tra­co­rrien­te que At­wood li­de­ra.

Pe­ro pron­to lle­ga el re­le­vo. Tras que­dar­nos emo­cio­nal­men­te ampu­tados al fi­na­li­zar las des­ven­tu­ras de Of­fred en Gi­lead ( de la mano de Eli­sa­beth Moss y Jo­seph Fien­nes) en HBO, aho­ra asis­ti­re­mos a la pues­ta en pan­ta­lla por Netflix del li­bro Alias Gra­ce. Una no­ve­la de cor­te his­tó­ri­co ba­sa­da en he­chos reales en la que At­wood po­ne so­bre la me­sa los con­flic­tos y con­tra­dic­cio­nes de la cla­sis­ta y ma­chis­ta so­cie­dad de­ci­mo­nó­ni­ca. Otra vez es una voz fe­me­ni­na la que ha­bla, una mu­jer pri­sio­ne­ra, so­la, que se ca­lla, pe­ro que no se so­me­te. Una cria­da que es acu­sa­da de la muer­te de su pa­trón y de su ama de lla­ves. ¿Es cul­pa­ble o so­lo es­ta­ba en el lu­gar equi­vo­ca­do en un mo­men­to inopor­tuno? Una se­rie di­ri­gi­da por Mary Ha­rron e in­ter­pre­ta­da por Sa­rah Ga­don que se es­tre­na el 3 de no­viem­bre y que mu­chos adic­tos a la au­to­ra es­pe­ran co­mo un bál­sa­mo que les qui­te la an­sie­dad. Apun­ta la fe­cha.

RE­GRE­SO A GI­LEAD

Un po­co más lar­ga se­rá la es­pe­ra pa­ra re­gre­sar al reino cruel de Gi­lead. La se­gun­da tem­po­ra­da de The hand­maid’s tale po­dría es­tar fi­na­li­za­da en abril y aún no tie­ne fe­cha de es­treno en Es­pa­ña. Se­gún ade­lan­ta­ba su pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal, Eli­sa­beth Moss, la ren­trée ten­drá una es­ce­na de aper­tu­ra muy ines­pe­ra­da. La tra­ma, que ya no se co­rres­pon­de con lo es­cri­to por Mar­ga­ret At­wood, ten­dría ca­bi­da en­tre la úl­ti­ma es­ce­na del li­bro y el epí­lo­go fi­nal en el que un his­to­ria­dor nos da al­gu­nas es­ca­sas pis­tas so­bre lo que le pue­de ha­ber pa­sa­do a Of­fred (si no has leí­do el epí­lo­go haz­lo an­tes de que co­mien­ce la se­rie). Es­te se­ría el pun­to de par­ti­da pa­ra desa­rro­llar la nue­va en­tre­ga de epi­so­dios en los que se­gún han co­men­ta­do los ac­to­res ha­bría in­clu­so un via­je a las co­lo­nias. Y... no cuen­to más, que no quie­ro que me acu­sen de ha­cer spoi­ler.

NO­VE­DA­DES

Pe­ro no to­do va a ser ci­ne. La At­wood

fe­ver es­tá en el ai­re, pe­ro so­bre to­do es­tá en los li­bros. Si eres una de sus víc­ti­mas más no­va­tas pue­des su­mer­gir­te en su uni­ver­so em­pe­zan­do por La mu­jer comestible y su crí­ti­ca a la vi­sión de la mu­jer en la so­cie­dad oc­ci­den­tal, o por la tri­lo­gía de Mad­dAd­dam (Oryx y Cra­ke, El año del di­lu­vio y Mad­dAd­dam) cen­tra­da en la he­ca­tom­be me­dioam­bien­tal y el fin de los hom­bres a ma­nos de las mul­ti­na­cio­na­les tras una pan­de­mia.

Si ya eres un ini­cia­do, pue­des op­tar por al­guno de sus li­bros más re­cien­tes.

Por úl­ti­mo el co­ra­zón nos ha­bla de los te­rri­bles efec­tos que el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je tie­ne en una pa­re­ja que se arrui­na, pier­de el em­pleo, su ca­sa y aca­ba vi­vien­do en un co­che. Pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción se le ofre­ce par­ti­ci­par en un pro­gra­ma ex­pe­ri­men­tal en el que ten­drán que pa­sar tem­po­ra­das en la cár­cel a cam­bio de vol­ver a re­cu­pe­rar su es­ta­tus de cla­se me­dia. Una pers­pec­ti­va de fu­tu­ro muy in­quie­tan­te. Pu­bli­ca­do ini­cial­men­te co­mo un fo­lle­tín por en­tre­gas en la pá­gi­na web de la au­to­ra, com­bi­na mo­men­tos de hu­mor es­per­pén­ti­co con otros de afi­la­da sá­ti­ra so­cial. Aun-

que no ha co­se­cha­do las me­jo­res crí­ti­cas, me­re­ce la pe­na leer­lo por ese pun­to as­tra­ca­na­do que nos ha­rá reír y nos en­co­ge­rá el co­ra­zón.

SHA­KES­PEA­RE

Otro de sus úl­ti­mos lo­gros ha si­do su es­tu­pen­do re­te­lling de la obra de Sha­kes­pea­re La tem­pes­tad. At­wood ha ela­bo­ra­do es­ta ver­sión del clá­si­co den­tro del pro­gra­ma Ho­gart que pre­ten­de ac­tua­li­zar los tex­tos in­mor­ta­les del bar­do de Avon dán­do­les una nue­va vi­da de la mano de las me­jo­res plu­mas con­tem­po­rá­neas.

El li­bro ti­tu­la­do Hag Seed pre­sen­ta a Fé­lix, un mal­va­do di­rec­tor ar­tís­ti­co de un fes­ti­val de tea­tro ca­na­dien­se que ha si­do nin­gu­nea­do por un ri­val cuan­do es­ta­ba a pun­to de es­tre­nar la obra de su vi­da: una am­bi­cio­sa pro­duc­ción de

La Tem­pes­tad de Sha­kes­pea­re que pre­ten­día ser ade­más un ho­me­na­je pós­tu­mo a su hi­ja Mi­ran­da. Y aquí At­wood nos ofre­ce el com­ple­jo la­be­rin­to de una obra de tea­tro den­tro de una obra den­tro

de una no­ve­la. Un re­to, ¿no? Pues aún lo es más, ya que de mo­men­to no la han pu­bli­ca­do en cas­te­llano, así que ha­brá que leer­la en in­glés... Si pue­des.

LI­BRO SE­CRE­TO

De to­das for­mas hay un li­bro su­yo que nun­ca po­dre­mos leer y no por­que no es­té tra­du­ci­do, sino por­que per­ma­ne­ce­rá ocul­to has­ta den­tro de un si­glo. El ma­nus­cri­to for­ma par­te del pro­yec­to Fu­tu­re Li­brary y se ti­tu­la Scrib­bler

Moon. Es­to es lo úni­co que sa­be­mos. El pro­yec­to, con­ce­bi­do por la ga­lar­do­na­da ar­tis­ta es­co­ce­sa Ka­tie Pa­ter­son, co­men­zó con la plan­ta­ción de un bos­que de 1.000 ár­bo­les en Nord­mar­ka, a las afue­ras de Os­lo. Se desa­rro­lla­rá len­ta­men­te du­ran­te el pró­xi­mo si­glo. Ca­da año has­ta 2114, se in­vi­ta­rá a un es­cri­tor a que con­tri­bu­ya con un nue­vo tex­to a la co­lec­ción, y en 2114, se cor­ta­rán los ár­bo­les pa­ra pro­por­cio­nar el pa­pel pa­ra los tex­tos que se im­pri­mi­rán y, fi­nal­men­te, se lee­rán. At­wood de­po­si­tó su be­lla dur­mien­te en el 2014 y rehu­só ha­cer cual­quier co­men­ta­rio so­bre la obra se­cre­ta.

Pe­ro The Real Mar­ga­ret At­wood, tal co­mo ella mis­ma se de­no­mi­na en Ins­ta­gram, no siem­pre es tan dis­cre­ta. El día que le die­ron el pre­mio No­bel a Bob Dy­lan se en­con­tra­ba en una se­sión de fo­tos pa­ra una re­vis­ta. Cuan­do le co­mu­ni­ca­ron la in­só­li­ta no­ti­cia no pu­do re­pri­mir una res­pues­ta in­me­dia­ta. La pre­mio prín­ci­pe de As­tu­rias so­lo di­jo: « ¿Y por qué? ». Lo di­jo to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.